Nuevas proyectos para renovar los sistemas de energía solar

0 15

El cambio climático, la subida del petróleo y los problemas con la energía nuclear empujan a científicos e ingenieros a buscar alternativas factibles para los actuales desarrollos solares

En el desarrollo de sistemas de energía solar están implicados la mayoría de los países. Distintas ideas se están proyectando para hacerla más accesible e incluso que su diseño sea menos agresivo que los actuales paneles. Estos tienen un impacto visual en el tejado que puede ser decisivo para descartar la idea de su instalación. Por ello, una alternativa son las tejas sola-res que generan energía sin romper la estética del edificio. Se parecen a las convencionales en cuanto a forma y color, pero, además, producen electricidad y calor. Hay modelos que ya se pueden instalar en cualquier tejado. No obstante, todavía son más caras que los paneles convencionales. Las tejas solares se basan en el desarrollo de nuevos sistemas y materiales, como el silicio amorfo o monocristalino, que permiten a los paneles ser flexibles y adoptar cualquier forma y color.

El responsable de comunicación de la Asociación de la Industria Fotovoltaica (Asif), Tomás Díaz, ha señalado que estos sistemas fotovoltaicos flexibles se aplican ya en láminas para la cubierta de edificios, de manera que impermeabilizan y producen electricidad. En cuanto a los sistemas de tejas solares, Díaz señala que varias empresas en nuestro país trabajan en su desarrollo.

Coches y bicicletas

En Holanda apuestan por el proyecto SolarRoad, que incorporará a los carriles bici ya existentes paneles solares que suministrarán electricidad para la iluminación de calles. El carril bici, construido a base de hormigón, contiene una capa superior de cristal de un centímetro de espesor. Debajo de esa capa de vidrio templado se encuentran las células solares de silicio cristalino que recogerán la energía del sol. SolarRoad generaría al año 50 kWh por metro cuadrado. TNO, la empresa holandesa responsable del proyecto, lo implementará en 2012.

La idea no es nueva. Scott Brusaw propuso en 2010 utilizar la infraestructura de las autopistas estadounidenses para abastecer la demanda energética del país. Su proyecto, llamado Solar Roadways, consistía en insertar las células fotovoltaicas al sistema de carreteras. El prototipo incluía una célula solar, un diodo emisor de luz, un ultracondensador y una capa de vidrio sobre la que circularían los vehículos que generaría electricidad para las viviendas, además se podría disponer de estaciones de carga para vehículos eléctricos en cualquier lugar, incluidos los lugares más remotos. Desde el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) se busca la manera de transmitir a las baterías de los coches la electricidad que genera el pavimento.

También investigadores del (MIT) recientemente han presentado un sistema menos costoso para transformar el calor solar en electricidad, y con una eficiencia ocho veces más alta, mediante la utilización de paneles planos fijos similares a los paneles solares tradicionales, pero sin sistemas de seguimiento del sol. La producción de energía se realiza mediante la generación y el aprovechamiento de una diferencia de temperatura de unos 200 grados centígrados entre el interior del dispositivo y el aire ambiente, según se describe en un artículo publicado en la revista Nature Materials. Mientras que los sistemas solares de energía térmica involucran amplias selecciones de espejos móviles que siguen el sol y sus rayos se centran en un área pequeña, el nuevo enfoque utiliza paneles planos y fijos similares a los solares tradicionales, eliminando la necesidad de sistemas de seguimiento.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más...