La calidad de potencia en los sistemas de energía eléctrica

0 534

Las nuevas soluciones industriales apuntan hacia una mejora en la calidad de potencia en las redes de distribución de media y baja tensión.

Hoy en día, y dentro de las soluciones basadas en la tecnología tradicional mejorada, se instalan circuitos de interrupción sincronizada y módulos de compensación del factor de potencia (PFC modules), con bancos de condensadores conmutados y protección de resonancia, basados en la tecnología de conmutación tradicional. Comparándolos con las soluciones basadas en semiconductores de potencia, son muy compactos, seguros, tienen pérdidas muy bajas y son de reducido coste efectivo. Generalmente, se encuentran integrados en los sistemas de desconexión estandar de MT; por lo que, tales sistemas se pueden usar con los equipos de medida de tensión y corriente existentes. Sin embargo, ya que su mecanismo de funcionamiento limita el número de ciclos de conmutación que pueden manejar, no son adecuados para demasiadas frecuencias de conmutación.

La conexión de los módulos de compensación de potencia reactiva (MV PFC modules), se puede o bien centralizar (por ejemplo en las subestaciones primarias para elevadas relaciones de kVAr), descentralizar en la red de distribución de MT o, como alternativa, en el lado de BT, lo cual supone una ventaja para valores bajos de kVAr.

Entre las soluciones basadas en semiconductores de potencias más conocidas, para redes de MT, se encuentra el compensador estático de potencia reactiva (static var compensator, SVC), aunque también se encuentran otros dispositivos; tales como, el restaurador dinámico de tensión (dynamic voltage restorer, DVR), el sistema de suministro ininterrumpible de potencia de MT (uninterruptible power supply, MVUPS) y el compensador síncrono estático (static synchronous compensator, STATCOM). Otro a considerar es el interruptor de transferencia de estado sólido (solid state transfer switch, SSTS), el cual permite al cliente industrial conectarse a otra alimentación si tiene lugar una falta en la red de distribución de MT a la que está conectado.

Los sistemas de calidad de potencia basados en los semiconductores de potencia, están equipados con semiconductores de mayor potencia y menores pérdidas para frecuencias de conmutación superiores a 1 kHz.; lo cual, tiene como ventaja una respuesta de tiempo muy corta y un menor esfuerzo de filtrado.

Compensador estático de potencia reactiva

Se comportan como fuentes pasivas de potencia reactiva a la frecuencia fundamental: Se consigue una mejora de la calidad de la red regulando la tensión. Su uso está justificado, especial-mente, para la compensación de flicker.

Existen, básicamente, tres tipos de compensadores de potencia reactiva (SVC):


– Reactancias controladas por tiristores (TCR).
– Capacidades conmutadas por tiristor (TSC).
– Compensadores basados en inversores PWM.

Las reactancias controladas por tiristor (TCR), funcionan como reactancias variables y pueden demandar o no VA inductivos. Dependiendo de cada caso concreto puede haber necesidad de VA inductivos o capacitivos; por lo que, se suele utilizar el TCR en paralelo con condensadores. El TCR se basa en una inductancia y dos tiristores montados en antiparalelo (figura 1).

Actuando sobre el ángulo de disparo de los tiristores se puede modificar la componente fundamental de la corriente absorbida y, por lo tanto, varía la potencia reactiva absorbida. La ecuación (1) expresa la potencia reactiva por fase:

Qf= Vf. IL1 (1)

Si los tiristores se disparan en el instante en el que la tensión es máxima o mínima, según corresponda habrá circulación de corriente por la inductancia durante todo el ciclo. Si se retrasa el ángulo de disparo la corriente circulará durante un tiempo inferior al período. El efecto del retraso en el disparo es que la componente fundamental de la corriente disminuye, esto es equivalente a un incremento en la inductancia de la reactancia, ya que se cumple por fase la ecuación (2).

Vf = Lf . ?. IL1 (2)

El TCR se comporta como una susceptancia variable en lo que a la componente fundamental se refiere. Las consecuencias que ocasiona un retraso en el ángulo de disparo de los tiristores son: la disminución de pérdidas en los mismos y que la corriente tiene mayores componentes armónicas, resultando menos senoidal.

Si los disparos de los tiristores tienen el mismo retraso, la corriente tendrá todos los armónicos de orden impar y su valor eficaz vendrá dado por la ecuación (3).

Debido a la presencia del tercer armónico y de sus múltiplos, se suele montar el TCR en triángulo (figura 2) en lugar de en estrella, con la finalidad de que estos armónicos circulen por el triángulo y no aparezcan en la corriente de línea.

El control está basado en la identificación de la potencia reactiva fundamental y, a partir de ahí, con control analógico o digital, se determinan los ángulos de disparo de los tiristores.

Los inconvenientes que plantea este sistema son los siguientes:

– Hacen la conmutación de los tiristores a frecuencia de red (apagado natural), mientras que tienen que reaccionar a las frecuencias bajas del parpadeo o flicker.

– Generan armónicos que dependen del nivel de potencia reactiva fundamental, y no puede ser cambiada con conmutación natural.

Para evitar este problema, se están desarrollando reactancias conmutadas por modulación de anchura de impulsos consiguiendo, de esta manera, que las corrientes inductivas se aproximen bien a las componentes fundamentales de corriente.

Las capacidades conmutadas por tiristores (TSC), se basan en la conexión o desconexión de bancos de condensadores a la red, a través de dos tiristores conectados en antiparalelo, que actúan como interruptores bidireccionales (figura 3).

Para variar la potencia reactiva en pequeños escalones es preciso disponer de bancos de condensadores de pequeña capacidad, conectando o desconectando, por intermedio de los tiristores, de los bancos que sean precisos. El control utilizado normalmente es el integral.

Con la finalidad de evitar sobrecorrientes, se debe hacer entrar al tiristor correspondiente en conducción en el instante adecuado de máxima tensión de red. En la práctica y con el fin de limitar la corriente en el instante de encendido de los tiristores, se suelen conectar pequeñas inductancias en serie con los condensadores.

La utilización de compensadores basados en inversores PWM, en estos momentos, está limitada a aplicaciones de baja y media potencia. Sus ventajas son la reducción de tamaño, peso y coste de los componenetes reactivos, asimismo, se puede realizar un control de potencia reactiva más preciso y con un tiempo de respuesta más rápido; por otra parte, y debido a las altas velocidades de conmutación, no se introducen en la red componentes armónicas de baja frecuencia.

Límite de estabilidad de un sistema con un SVC

A continuación se determina el límite de estabilidad de tensión de un sistema simple de dos nudos en uno de los cuales se ha conectado un SVC (figura 4).

La potencia reactiva del SVC se puede controlar actuando sobre el ángulo de disparo de los tiristores. Cuando la carga se incrementa la tensión VR se reduce y el SVC inyecta potencia reactiva capacitiva. Sin embargo, cuando el funcionamiento del SVC alcanza su límite superior, no se puede ajustar más la potencia reactiva para mantener la tensión al valor deseado. En consecuencia, la tensión en la carga se reduce con el incremento posterior de la carga, lo que conlleva a un colapso de tensión. En estas condiciones, el SVC se representa por una susceptancia capacitiva Bc constante.

Para el esquema de la figura 1, se tiene:

IR = (SL/ VR)*+ jBc VR (4)

SL= S?? = PL + QL (5)

VS = A VR + B IR (6)

Donde A y B son las constantes de la línea de transporte. En forma rectangular, A y B se pueden expresar como:

A = a1+ j a2 (7)

B = b1+ j b2 (8)

Sustituyendo las ecuaciones (4), (7) y (8), en la ecuación (6), se tiene:

Donde:

VR se considera como referencia. Después de algunas operaciones matemáticas, VR se puede expresar por el siguiente polinomio:

c3VR 4 + c4VR 2 + c5 = 0 (10)

Donde:

c4=2S(b1c1+ b2c2)cos B + 2S (b2c1– b1c2)sen? – V2S

c5 = S2(b21 + b22)

La ecuación (10) tiene cuatro soluciones posibles; no obstante, para

c1 = a1-b2Bc generar la curva P-V únicamente es

c2 = a2+b1Bc válida la solución real y positiva. Una curva típica del sistema (con Bc = 0),  para un factor de potencia de la carga constante, se puede ver en la figura 5. Los puntos “a” y “e” de la citada figura, representan las condiciones de circuito abierto y de cortocircuito, respectivamente, y el punto “c” representa el punto crítico de la curva P-V. La tensión y la potencia en el punto “c”, se denominan tensión crítica (Vcr) y potencia aparente crítica (Scr). Para valores de potencia mayores de Scr (S>Scr) no existe solución para la tensión VR, mientras que para valores menores que Scr (S<Scr) existen dos soluciones: una estable (punto “b”) y otra inestable (punto “d”). Se observa que si la carga se incrementa, la solución estable (línea gruesa) se reduce, mientras que la solución inestable (línea fina) se incrementa y en el punto “c” ambas soluciones coinciden.

En el punto “c”, los coeficientes de la Ec (10) deben de satisfacer la siguiente expresión, (Ec.11): c42 – 4c3c5 = 0 (11)

Restaurador dinámico de tensión (DVR)

Una forma de proteger las instalaciones contra las perturbaciones de la red eléctrica, es instalar un sistema UPS de alimentación sin interrupciones, de respuesta rápida y a gran escala. Sin embargo, para muchas aplicaciones el sistema UPS resulta desproporcionado, ya que está diseñado para compensar la pérdida total de energía eléctrica cuando, normalmente, en la práctica, la mayoría de los problemas se deben a perturbaciones muy breves que, general-mente, afectan a una sola fase; por otra parte, un sistema UPS resulta ser una solución bastante cara, tanto por la inversión inicial como por los costes de explotación.

Así pues, la solución a muchos problemas puede ser afrontada utilizando un restaurador dinámico de tensión o DVR (figura 4).

En un DVR la energía se almacena durante el funcionamiento en condiciones normales de operación y se usa para la compensación de la tensión en la carga durante el tiempo que duren los huecos de tensión. Es decir, se trata de detectar y compensar, prácticamente de forma instantánea, las caídas de tensión provocadas, principalmente, por los huecos de tensión de forma que no se note que han sucedido.

En la fabricación del VDR, se utilizan como elementos de conmutación tiristores conmutados de puerta integrada (IGCT), lo cual le confiere una rápida respuesta (<1ms), menores pérdidas de conducción y conmutación, mayor fiabilidad y mejores características de corte, que hacen posible diseñar convertidores sin amortiguamiento.



Figura 6: Esquema representativo de un VDR.

Aunque se puede realizar un DVR para compensar hasta un 90% de la caída de tensión, no soporta una caída de tensión completa. En estos casos, sería preciso instalar, en paralelo con el DVR, un DUPS (Dynamic Uninterruptable Power Supply).

Lo importante, en muchos casos, es proyectar un equipo para que ningún fallo interno –por ejemplo, los defectos de un condensador, un cortocircuito o fallo en el convertidor– pueda producir daños más allá del componente mismo en el que se hayan producido. Ésta no es una cuestión trivial, ya que durante el funcionamiento del dispositivo (cuando es preciso compensar una caída de tensión), la corriente extraída de la batería de condensadores es elevada; si la corriente fuese demasiado baja, o si llegara a tener valor nulo por efecto del limitador, los efectos serían bastante perjudiciales. Una solución razonable consistirá en dividir la batería de condensadores en dos grupos y situar, en puntos estratégicos, una combinación de resistencias amortiguadoras y fusibles.

Interruptor de transferencia de estado sólido

La estrategia de un interruptor de estado sólido SSTS (solid state transfer switch) es alimentar la carga sensible desde un sistema (Alimentación-1) mientras se dispone de una segunda alimentación independiente (Alimentación-2) para cuando aparezca un problema en la primera.

Cada una de las alimentaciones está conectada a la carga mediante conmutadores montados en antiparalelo (SSTS). Normalmente la carga se puede transferir de una fuente a la alternativa en medio ciclo. La eficiencia puede alcanzar hasta un 99%.

Sistemas de transferencia de alta velocidad

Una alternativa atractiva a los interruptores de transferencia de estado sólido (solid state transfer switch, SSTS), en términos de coste y pérdidas, es el sistema de transferencia de alta velocidad (high-speed transfer system, HSTS), que dispone de un circuito de ruptura de conmutación rápida con actuadores magnéticos. Esta solución ofrece elevada fiabilidad con una inversión limitada. El HSTS conmuta a otra alimentación en un tiempo muy corto (típicamente menos de un período).

Así pues, normalmente, el HSTS consta de dos circuitos de ruptura de actuación rápida (tiempo total de transferencia <30 ms), tensión hasta 24 kV, corriente de carga hasta 2.500 A y corriente de cortocircuito de hasta 40 kA.

Sistemas de transferencia híbridos

Un sistema de transferencia híbrido se compone, básicamente, de dos IGCT´s en antiparalelo con su protección, una bobina (B) para facilitar la conmutación de los IGCT´s y, en paralelo con este conjunto, un interruptor mecánico (I) y un AR (Zinx Oxide Surge Arrester) (figura 8).

En condiciones normales de funcionamiento, la corriente circulará por el interruptor mecánico mientras que los IGCT´S se encontrarán apagados. En caso de falta, el interruptor “I” abre rápidamente, los IGCT´s se encienden y empiezan a conducir la corriente bloqueándose justo en el instante en que ésta pasa por cero.

Todas las funciones de control, incluyendo la detección de la corriente de falta, se pueden llevar a cabo mediante un DSP (Digital signal processor).

Sistemas de transferencia híbridos con limitadores de la corriente de falta

El interruptor de transferencia a base de semiconductores de potencia (SSTS o HSTS) es uno de los dispositivos más útiles para la mejora de la calidad de potencia. Como se ha indicado anteriormente, estos dispositivos están constituidos por tiristores (SCR´s), o bien por IGCT´s, montados en antiparalelo. Por otra parte, las configuraciones híbridas con un interruptor mecánico rápido permiten reducir las pérdidas de conducción. No obstante, el poder disponer de elementos que permitan reducir las corrientes de falta resulta de gran interés práctico.

Los dispositivos con funciones limitadoras, que proponen algunos autores [*], constan de semiconductores IGBT´s, puentes de diodos y elementos limitadores de corriente tales como las resistencias. La conexión de los limitadores de corriente con los dispositivos de transferencia híbridos, se puede realizar, básicamente, de dos formas:

1. – Conectando, en serie con cada dispositivo de transferencia híbrido, un limitador de corriente, tal y como se puede ver en la figura 9.

2. – Conectando, en serie con cada dos dispositivos de transferencia híbridos, un limitador de corriente, tal y como se puede ver en la figura 10.

Soluciones para redes de BT

Las soluciones basadas en los semiconductores de potencia para redes de BT, son diferentes versiones de los sistemas UPS (uninterrumpible power supply) de BT (offline, online y línea interactiva) para proteger las cargas sensibles tanto contra fluctuaciones de tensión como contra interrupciones, así como filtros activos o híbridos para compensar corrientes armónicas.

Automatización distribuida y tecnología web

El control de potencia ha sido, tradicionalmente, uno de los principales objetivos de la automatización distribuida (Distribution Automation, DA). Minimizar las consecuencias de faltas y mantener la tensión dentro de límites tolerables, son las características, referidas a la calidad de potencia, más comunes proporcionadas por la automatización distribuida. Estas tareas son realizadas por dispositivos electrónicos inteligentes que reciben su entrada desde diferentes sensores, generalmente equipo de control primario, tales como interruptores y dispositivos de reenganche, bancos de condensadores, filtros activos, tomas de transformadores, etc. Se pueden encontrar esquemas de control basados en inteligencia autónoma local, así como esquemas que utilizan un amplio y coordinado control de la red.

El destacado desarrollo que ha tenido la tecnología web y comunicación sin cables, están preparando el camino para un nuevo desarrollo en la monitorización remota y el control en redes de distribución. Las subestaciones secundarias, contienen servidores web integrados y la comunicación GMS, sin cable, permite a los usuarios monitorizar y controlar virtualmente, desde cualquier parte, los nudos críticos de su red a un precio bastante razonable.

Algo obvio y crucial, relacionado con el uso de la tecnología web y las redes de comunicación pública, es la seguridad. Ninguno de estos negocios toleraría cualquier compromiso donde la seguridad estuviese en entredicho. La seguridad requerida se puede alcanzar usando alguna de las diferentes técnicas existentes; por ejemplo: Passwords, Codificación, Esquemas “Call-back”, etc., en los cuales la operación remota sólo se permite cuando el enlace de comunicación se establece con el propio dispositivo controlado.

Fuentes de energía distribuidas

Como se indicaba al principio, las tendencias económicas y medioambientales señalan hacía unidades de generación de potencia distribuidas, con una potencia relativamente pequeña. Estas fuentes de energía distribuidas constituirán una auténtica alternativa comercial a la generación de potencia centralizada en un futuro muy próximo. No obstante, en cuanto a su contribución a la calidad de potencia de un sistema, es preciso distinguir claramente entre fuentes controlables y no controlables (o difícilmente controlables).

Fuentes de energía distribuidas no controlables

Por ejemplo: aerogeneradores, sistemas fotovoltaicos. La mayoría de ellas están promovidas por los gobiernos y organizaciones medio-ambientales de todo el mundo para ayudar a desarrollar un mercado de energía eléctrica ambientalmente amigable. Sin embargo, es preciso notar que, en general, este tipo de energías constituyen una fuente de problemas en lo que a calidad de potencia se refiere.

Fuentes de energía distribuidas controlables

Por ejemplo: generadores diesel, pequeñas turbinas de gas, celulas de combustible, dispositivos de almacenamiento de pequeña energía (baterías, volantes de inercia, condensadores, etc.). Este tipo de energías, pueden contribuir a mejorar la calidad de potencia del sistema.

Dentro de una red existente, las fuentes distribuidas controlables, se pueden usar para hacer frente a los picos de potencia, para reducir tarifas o para mejorar la red o, también, para incrementar la eficiencia de la energía utilizando, mediante la cogeneración, energía primaria. Así pues, todas las fuentes distribuidas controlables pueden contribuir a mejorar la calidad de potencia, especialmente los equipos de almacenamiento, para superar caídas de tensión o interrupciones cortas del suministro eléctrico, las cuales constituyen los problemas de calidad más frecuentes.

Sistemas de potencia de primera calidad

Estos sistemas se diseñan para operar en redes de distribución de MT próximas a los clientes. Los sistemas de potencia de primera calidad proporcionan un control de la red en tiempo real, protegen a los equipos sensibles de los clientes frente a perturbaciones en la red y protege a la red de distribución de MT frente a perturbaciones de potencia originadas en el lado de la carga.

Un bloque construido de forma modular, permite realizar las diferentes configuraciones posibles para tener en cuenta las distintas necesidades de los clientes. Las cargas normales y protegidas de c.a., así como las cargas de c.c., se pueden alimentar con potencia del lado de BT. Este sistema de potencia cuenta con una subestación secundaria y unidades locales de generación de potencia. La subestación secundaria dispone de un sistema integrado para mitigar las caídas de tensión y las interrupciones breves. El interruptor rápido de BT, instalado entre las cargas no protegidas y las protegidas, aísla las dos partes de la barra en caso de falta.

Tanto los dispositivos de almacenamiento de energía como la generación local de potencia, están interconectados a través de una línea de c.c. El uso de una línea común de c.c. supone un menor número de componentes y, permite, la conexión a la red mediante un inversor común. La conexión de c.c. se puede configurar para permitir que diferentes unidades complementarias sean fáciles de interconectar. Como las unidades modernas de generación distribuida, tales como microturbinas, células de combustible, etc., tienen una capacidad de carga limitada; por ello, son necesarias unidades adicionales de almacenamiento de energía para garantizar la operación estable del sistema. La solución integrada supone una considerable reducción de coste, por ciclo de vida, respecto de las tradicionales versiones no integradas.

Tendencias futuras

La tecnología de c.c., en AT (HVDC), jugará un papel muy importante en las próximas décadas y ello será posible gracias a la disponibilidad de nuevos semiconductores de alta potencia con capacidades de conmutación rápidas, que permitirán instalaciones extraordinariamente compactas. Los avances que tendrán lugar en la tecnología HVDC y en la tecnología por cable de c.c. darán como resultado, en los sistemas HVDC, desarrollos similares a los aplicados a nivel de redes de distribución. Entonces, dentro de unos pocos años, el rango de potencia económica de los sistemas HVDC, se espera que se reduzca a justo unos pocos MW, y a niveles de tensión típicos de los MV de la red de distribución.

Hasta ahora, la tecnología de conversión c.a./c.c., ha sido demasiado costosa para su uso rutinario en los sistemas de MT. Las innovaciones técnicas están cambiando esta situación y haciendo que la sustitución de incluso un transformador típico de distribución MT/BT, 50 Hz, en el más bajo rango de potencia (100 kW a 2 MW), por un transformador conmutado electrónicamente de elevada frecuencia resulte económicamente viable. El transformador basado en los semiconductores de potencia puede operar bien desde una entrada de c.a., en MT (trifásica o monofásica), o desde una entrada de c.c., en MT. El sistema permitirá el balance de carga y garantizará baja distorsión armónica de la corriente. Las caídas de tensión, o incluso las interrupciones breves, en el lado de MT, se podrán superar sin ningún problema, usando los usuales condensadores conectados en c.c.

Conclusiones

En la medida en que los semiconductores de potencia, fiables, de bajas pérdidas y con capacidades de elevadas frecuencia de conmutación, se utilicen ampliamente, y su precio, en consecuencia, se reduzca, se puede esperar que los productos y soluciones basadas en estos semiconductores jueguen un creciente e importante papel en el futuro de la distribución en MT. Entonces, estas soluciones servirán para mejorar la calidad de potencia y como interface muy eficiente entre las fuentes de potencia distribuida y la red. Las nuevas soluciones combinando aparatos altamente integrados, basados en la tecnología convencional y controlados por el estado del arte de la electrónica digital, con tecnología de la información, permitirán considerables mejoras en la calidad de potencia de las redes de distribución de MT y BT.

Resumen

El valor de la calidad de potencia se decide por las consecuencias económicas que supone una deficiente calidad. Por ejemplo, el coste del daño causado por una interrupción de tensión puede variar desde millones de euros para un pequeño número de consumidores (aquellos con plantas de producción muy automatizadas, por ejemplo fabricación de microchips e industrias químicas), hasta prácticamente nada para la gran mayoría de consumidores. Hoy en día, las soluciones basadas en semiconductores de potencia son bastante normales para redes de BT, existiendo un gran mercado mundial firmemente establecido para estos sistemas. Sin embargo, en las redes de MT, las soluciones de calidad basadas en semiconductores de potencia representan sólo una pequeña fracción del equipamiento de calidad instalado. Se espera que, con la rápida reducción de costes y elevada fiabilidad de semiconductores de potencia de bajas pérdidas y con la elevada capacidad de frecuencia de conmutación de la que ya disponen actualmente, tales soluciones incrementen su proporción de mercado, en la red de distribución de MT, en los próximos años. En redes de distribución de MT, las soluciones de calidad de potencia constan, básicamente, de componentes primarios que proporcionan el adecuado control del propio sistema. Para redes automatizadas, se puede proporcionar un interface que superordene la información y controle el sistema. La liberación de los mercados mundiales de la energía está forzando a la industria eléctrica de suministro a reorganizarse ella misma desde su base. Por otra parte, esta expansión incluye los servicios relacionados con la energía, servicios basados en el marketing de potencia y la tecnología de la información y; por otra parte, ello incrementa los activos de utilización, reduce los costes de mantenimiento y ahorro en inversiones, optimizando la operación de las redes existentes y reduciendo personal, etc., todo ello con el fin de conseguir los beneficios previstos. Por otra parte, las tendencias económicas y medioambientales señalan hacia unidades de generación de potencia distribuidas, con una potencia de salida de menos de 10 MW, constituyendo una auténtica alternativa comercial a la generación de potencia centralizada en un futuro muy próximo. Se espera que ya en el año 2010 un 25% de todas las nuevas instalaciones de generación de potencia serán de tipo distribuido. La desregulación y el incremento de potencia producida por unidades de potencia distribuida, tendrán ambas un impacto en la calidad de potencia (calidad de onda

La situación de mercados de energía eléctrica abiertos y la valoración económica de la calidad de potencia en la estructura de la tarifa eléctrica, en cada vez mayor número de mercados, permitirá también soportar y hacer más atractiva la investigación en sistemas diseñados para mejorar la calidad de potencia.

Referencias



  1. L. Heinemann, G. Mauthe, J. J. Maillet, M. Hellum. Power Quality. The new paradigm for MV power distribution. pp. 49-56, ABB.

  2. M. H. Haque. Determination of steady state voltaje stability limit of a power system in the presence of SVC. 2001 IEEE Porto Power Tech, Porto (Portugal), septiembre, 2001.

  3. T. Ise, M. Takami y K. Tsuji. Hybrid Transfer Switch with Fault Current Limiting Function. pp. 189-192. Ninth Internacional Conference on Harmonics and Quality of Power, Florida (USA), octubre, 2000.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.