Impulso a los chips ópticos más baratos mediante el proyecto Paradigm de la Unión Europea

0 20

Los chips ópticos funcionan con pulsos de luz en lugar de mediante señales electrónicas. A pesar de que los datos ya se transmiten de forma óptica a través de cables de fibra de vidrio, existe todavía un enorme potencial para un empleo mayor de chips ópticos en ordenadores y procesadores. Su tecnología posee una gama extensa de aplicaciones. Por ejemplo, los sensores de fibra pueden utilizarse para medir la tensión en puentes, aeroplanos o álabes de aerogeneradores y emitir alertas antes de que la estructura se sobrecargue. Los chips ópticos pueden utilizarse también en equipo médico y ordenadores. El equipo de Paradigm calcula que podrían suponer en un futuro cerca del 10% del mercado de la microelectrónica. Europa mantiene una posición de liderazgo en lo referente al desarrollo de chips ópticos gracias, en parte, a proyectos comunitarios en marcha creados para estandarizar la integración tecnológica de la óptica. Con la ayuda de Paradigm, Europa afianzará su posición en el mercado. El proyecto se centrará en tecnologías basadas en fosfuro de indio (InP), que prometen ser muy útiles en aplicaciones presentes y futuras.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.