Vasyl Vivcharuk, Ingeniero Técnico Industrial ucraniano afincado en Madrid, nos cuenta su testimonio

0 361
Vasyl Vivcharuk.

Vasyl Vivcharuk estudió Ingeniería Mecánica en Ucrania, pero hace 16 años decidió emprender una nueva vida en España. Tras llegar a nuestro país, convalidó su título de Ingeniero Técnico y hace varios años se colegió en el Colegio de Graduados e Ingenieros Técnicos Industriales de Madrid (COGITIM). Como él mismo afirma, el Colegio le ayuda a seguir formándose y estar al día, a través de los cursos que se imparten para ingenieros, aunque también manifiesta que “en realidad, me gustan todos los servicios que ofrece el Colegio”.

Su carácter inquieto y su curiosidad por “investigar cosas nuevas y preparar nuevos proyectos” le llevaron a estudiar una Ingeniería, unos estudios por los que demostró un interés especial desde una edad temprana.

Ahora reside en la Comunidad de Madrid, donde trabaja en el sector del transporte, con su familia (está casado y tiene un hijo de 6 años), donde está completamente integrado, aunque, como es lógico, no puede dejar de pensar en lo que está pasando en su país y en el sufrimiento de sus compatriotas, a consecuencia de la ofensiva rusa, iniciada a finales del pasado mes de febrero. En estos momentos, también están viviendo en su casa varios de sus familiares más allegados: su madre, su suegra y su cuñado, tras el estallido de la guerra.

A las inquietudes cotidianas que cualquier persona puede tener, se suma, en su caso, la gran preocupación que le provoca la grave situación en la que se encuentra su país. Aunque espera que la guerra acabe pronto, es consciente de que la situación en Ucrania es muy complicada. “A pesar de ello, tengo buena fe en que muy pronto se arregle todo y vuelva a ser como antes, que las familias que se han marchado puedan regresar a Ucrania y todo esté bien”, señala.

Cuando piensa en el futuro de su país y de los ucranianos, Vasyl se muestra optimista, una vez finalice la guerra: “Todos juntos vamos a reconstruir Ucrania”, aunque muy preocupado por los familiares que siguen viviendo allí, porque Vasyl Vivcharuk, Ingeniero Técnico Industrial ucraniano afincado en Madrid, nos cuenta su testimonio no quieren marcharse y abandonar sus casas. “Todos ellos me dicen que van a estar en Ucrania hasta el último momento, ya que allí pueden ayudar a la gente”, destaca.

”Tengo fe en que muy pronto se arregle todo y vuelva a ser como antes, que las familias que se han marchado puedan volver a Ucrania”

Mientras tanto, desde la distancia, Vasyl y sus compatriotas en España hacen lo que pueden, aportando su apoyo y ayuda en todo lo que está en sus manos, con la esperanza de que esta pesadilla acabe lo antes posible. Para ello, recogen medicamentos, ropa y comida para enviar a Ucrania. En su caso, además, ha llegado incluso a viajar a Barcelona, los fines de semana, para traerse a Madrid a sus compatriotas, mujeres y niños, que llegan desde su país. Además, también ha viajado hasta la frontera de Ucrania con Polonia para traerse a algunas familias. En este sentido, recuerda que recogió en Polonia a dos mujeres y sus hijas, que habían salido del país sin nada, “con lo puesto”, ni siquiera llevaban una mochila, ni pertenencias, ni dinero, tan solo la documentación. Durante el viaje de traslado a España, siempre intenta transmitirles un mensaje optimista, diciendo que pronto van a salir de esta guerra, que reconstruirán su país, aunque con mucho trabajo, y que lo dejarán todavía mejor de lo que estaba antes.

Vasyl quiere agradecer también la solidaridad del pueblo español, y especialmente de las familias que están acogiendo a sus compatriotas, y al COGITIM por la ayuda y el apoyo que les están brindando. No puede evitar que se le humedezcan los ojos al pensar en todo lo que está ocurriendo, pero con la esperanza y el deseo, como todos, de que la guerra termine lo antes posible y Ucrania pueda trabajar en su reconstrucción, con las vistas puestas en un futuro prometedor, como se merecen.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.