Uno de los productos de Sun, reconocido en la categoría Eco-Design

0 375
El Sun Ray 270 ha sido reconocido en el evento anual Consumer Electronics Show (CES), la mayor exhibición de tecnología de consumo del mundo, celebrada en Las Vegas, recibiendo uno de los premios a la Innovación en Diseño e Ingeniería concedidos en la categoría Eco-Design, un galardón otorgado por un panel independiente de diseñadores industriales, ingenieros y miembros de la prensa especializada. Sun Ray 270 ha sido reconocido por su capacidad para proporcionar un entorno de sobremesa seguro, eliminando los costes de mantenimiento, actualización y operación asociados con los entornos de sobremesa tradicionales basados en PC. Todo ello acompañado de notables beneficios para el medio ambiente, según el jurado. Sun Ray 270 ayuda a reducir este impacto ambiental gracias a que su consumo de electricidad y refrigeración puede llegar a ser tan bajo como cuatro vatios, lo que supone sólo el 5% del consumo típico de un PC. Sun Microsystems cree firmemente que las empresas de tecnología “deben alinearse con gobiernos, instituciones y organizaciones de todo el mundo en pro de reducir el consumo energético, reducir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera o favorecer el uso de tecnologías renovables”. En este sentido, se considera pionero en el sector de los proveedores de tecnologías de la información y la comunicación puesto que hace ya más de dos años que estructuró una completa política de tecnología sostenible o eco-responsable, que implica aplicar la innovación para crear nuevos productos que ayuden a minimizar el impacto sobre el medio ambiente a lo largo de todo su ciclo de vida –fabricación, período de actividad y eliminación– y que supongan un ahorro de energía, lo que repercute positiva y directamente tanto en la cuenta de resultados de las empresas como en la defensa y protección del medio ambiente. A finales de 2005 Sun lazó el Ultra SPARC T1, el primer procesador “eco-responsable” de la industria, capaz de aumentar la potencia de computación y a la vez reducir enormemente las necesidades de consumo energético de los sistemas; consume lo mismo que una bombilla de uso doméstico. Asimismo, ha trasladado el concepto de “eco-responsabilidad” de los centros de datos a los entornos de sobremesa, aquejados de los mismos problemas de exceso de con-sumo de energía debido al uso de PC, con ciclos de vida cada vez más reducidos, algo que tiene un impacto negativo sobre el medio ambiente, tanto por la deficiente utilización del potencial de la máquina, como por la electricidad requerida para su funcionamiento y el aire acondicionado necesario para refrigerarla.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.