Salidas profesionales en el sector del automóvil

0 60

La fabricación de automóviles

Bajo el término de fabricación de automóviles incluimos un amplio abanico de subsectores que pasamos a enumerar:


– fabricación de turismos
– fabricación de motocicletas
– fabricación de vehículos industriales
– fabricación de maquinaria minera y de obra pública – fabricación de maquinaria agrícola
– fabricación de vehículos especiales (autobuses, competición…)

No incluimos otros casos como los vehículos isotermos, los camiones cisterna, etc., que, por su especificidad, los trataremos en otro epígrafe.

Pues bien, la labor del ingeniero técnico industrial, en cualquiera de los casos enumerados, puede abarcar desde:


  • la redacción y ejecución (total o parcialmente) del proyecto de la fábrica, incluyendo el cálculo estructural, el diseño de cerramientos e instalaciones, la distribución en planta de equipos y máquinas de la línea o líneas de fabricación, etc. Esto exige, necesariamente, conocer de primera mano el producto que se va a fabricar.
  • el trabajo como responsable o técnico intermedio en cualquiera de los departamentos siguientes:

    – producción
    – calidad
    – mantenimiento
    – seguridad (prevención de riesgos laborales)
    – investigación y desarrollo
    – diseño (ingeniería de base y de detalle)
    – ensayo de prototipos
    – etc.

Volvemos a insistir en que, para desempeñar cualquiera de estos trabajos que, por otra parte, son comunes a otros sectores productivos, es necesario, además de tener importantes conocimientos de diseño gráfico, gestión de calidad, instalaciones industriales…, tener conocimientos específicos suficientes sobre las tecnologías fundamentales del automóvil.

Los proyectos de reforma y ampliación de vehículos

Si bien los trabajos de diseño y desarrollo de nuevos vehículos son compartidos con otros profesionales de la ingeniería, la redacción de proyectos de reforma y ampliación de vehículos, así como de instalaciones en vehículos especiales, son labores exclusivas del ingeniero técnico industrial.

Efectivamente, entramos en un terreno en el que poner en práctica nuestros conocimientos de diseño industrial, resistencia de materiales, diseño de máquinas, hidráulica, etc. Enumeramos a continuación, como ejemplos, algunos de los cometidos que se pueden desempeñar:


– diseño y cálculo de bastidores y refuerzos (chasis, remolques, etc.)
– dimensionado de articulaciones e instalación oleohidráulica en basculantes
– acoplamiento de grúas de carga y descarga. Estudio de estabilidad
– diseño y cálculo de bastidor, soportes y tanque en vehículos cisterna
– diseño, cálculo e instalación de sistemas de carga y descarga hidráulicos (palets)
– diseño y cálculo de carrocerías de vehículos industriales (pilares, refuerzos, cierres, uniones, chapa, selección del material, etc.)
– diseño, cálculo y montaje de sobrebastidores móviles para unidades de televisión, vehículos de promoción, etc. – diseño de vehículos blindados
– instalaciones auxiliares en maquinaria agrícola, minera y de obra pública
– acondicionamiento de vehículos para transporte de mercancías peligrosas
– acondicionamiento de vehículos para el transporte de mercancías perecederas (isotermos, etc.)
– etc

Esto nos da una idea de las múltiples posibilidades que existen en este campo, en el que cada vehículo se convierte en un proyecto totalmente diferente, que da respuesta a una nueva necesidad.

España ocupa el quinto puesto en la producción mundial de vehículos, con una industria competitiva y pujante, que ofrece numerosas alternativas profesionales a los ingenieros técnicos industriales

El proyecto del taller de reparación

Del mismo modo que nuestros titulados están capacitados para redactar y dirigir el proyecto de cualquier fábrica o planta industrial, también lo están para llevar a cabo los proyectos de locales industriales para albergar talleres de reparación.

Se trata de proyectos, en los que, además de la construcción del local (cálculo de la estructura, diseño del cerramiento para cumplir las exigencias de aislamiento térmico y acústico, etc.) se deben proyectar las instalaciones. Algunas son comunes a cualquier nave industrial, si bien, la mayoría, o son específicas para talleres de este tipo, o requieren matizaciones importantes:


–instalación eléctrica (alumbrado, alimentación general de fuerza, alimentación individual para equipos de gran potencia como elevadores, equipos de soldadura de carroceros, etc.)
–instalación de aire comprimido (compresor, acumulador, red de conductos, unidades de mantenimiento y regulación)
–instalación de ventilación-extracción (ventilación natural, ventilación forzada)
–instalación de protección contra incendios (extintores, detectores de humos, detectores de CO2, etc.)
–instalación de cabinas-hornos de pintado-secado (iluminación, renovación de aire, filtrado, tomas de aire comprimido, quemadores, depósito de combustible, sala de preparación y mezcla de pinturas, reducción de emisiones contaminantes, reciclado de disolventes…)
–instalación de líneas para preparación de superficies (brazos aspirantes, planos aspirantes, etc.)
–distribución en planta de equipos de trabajo. En función del tipo de taller (electromecánica, chapa y pintura, reparación y puesta a punto de bombas diesel, vehículos pesados, etc.) el equipamiento es diferente. Es preciso conocer el espacio requerido en cada caso, además de organizar adecuadamente los espacios disponibles. Algunos equipos específicos con especiales requerimientos son: bancadas de medición y estiraje, bancos de diagnóstico, cabinas de pintura, equilibradoras, etc.

En determinados casos, por proximidad a edificios habitados, es preceptivo realizar los proyectos de medidas correctoras correspondientes, circunstancia que exige el conocimiento de la legislación vigente.

Dentro del amplio abanico de sectores en los que pueden desempeñar su trabajo los ingenieros técnicos industriales, el automóvil, y todo el conjunto de actividades asociadas a él, constituye uno de los mayores centros de interés, como importante motor industrial de nuestro país. La actividad de los fabricantes establecidos en España nos sitúa en el entorno del quinto puesto como productor mundial de vehículos. Asimismo, la importancia y competitividad de nuestra industria de componentes coloca a algunas de las empresas españolas del sector a la vanguardia de Europa. Con este artículo se pretende hacer una revisión realista de las alternativas profesionales que existen en el sector del automóvil.

Se debe pues desterrar el tópico del “taller de pueblo” ubicado en un pequeño garaje, que carece de las instalaciones más esenciales, y concebir el taller como un centro de trabajo donde se utiliza tecnología de vanguardia, en muchos casos.

Lógicamente –insistimos de nuevo– para acometer con éxito cualquiera de estas labores es imprescindible tener un conocimiento profundo del sector.

La inspección técnica

Otra de las salidas profesionales específicas del sector es la inspección técnica de vehículos. Hay que precisar, no obstante, que el trabajo de campo propiamente dicho lo realizan los “técnicos de ITV”, que son, normalmente, titulados de formación profesional. ¿Dónde se ubica, por tanto, el ingeniero? Pues bien, el ingeniero técnico trabaja como responsable técnico de sección o, lo que es más habitual, como director de la pro-pia empresa.

En cualquiera de los casos, es imprescindible un conocimiento exhaustivo de la normativa vigente sobre inspección técnica de turismos, maquinaria pesada, etc., así como del sofisticado equipamiento necesario, lo que nos lleva, en suma, a un conocimiento general de las tecnologías del automóvil. Como responsable, es quien debe firmar los documentos que acreditan el buen estado del vehículo inspeccionado.

La peritación de automóviles

Una de las salidas de mayor tradición en el sector es la peritación de automóviles.

Se trata de un trabajo que requiere conocimientos avanzados, en muchos aspectos, sobre la mecánica y la carrocería del automóvil.

La labor de “perito” es valorar los daños que se producen en un automóvil cuando ha sufrido un accidente, una colisión, la rotura de lunas, etc. Es un trabajo en el que se lucha día a día con los profesionales del taller y para el que resultan imprescindibles buenas dosis de paciencia y capacidad de negociación.

En la peritación se deben tener en cuenta los tiempos de reparación asignados a cada uno de los elementos que es necesario reparar o sustituir, las afecciones a elementos mecánicos como el motor, la suspensión… y al final, traducirlo en dinero.

La enseñanza

Con la nueva formación profesional específica (FPE), el Ministerio de Educación y Cultura ha creado un amplio catálogo de ciclos formativos agrupados en familias profesionales. En el sector de la automoción, la familia profesional es la de “Mantenimiento de vehículos autopropulsados”. Pues bien, dentro de esta familia existen tres ciclos formativos, dos de grado medio y uno de grado superior, a saber:

• C.F.G.M.:


–Electromecánica de vehículos
–Carrocería

• C.F.G.S.:


– Automoción

En los tres casos se trata de estudios de carácter eminentemente práctico de dos años de duración y con una carga lectiva importante. Precisando un poco más, he aquí las asignaturas tecnológicas que se imparten en cada uno de los títulos:

• Electromecánica de vehículos


–Motores
–Sistemas auxiliares del motor
–Circuitos electrotécnicos básicos. Sistemas de carga y arranque – Circuitos eléctricos auxiliares
–Circuitos de fluidos. Suspensión y dirección – Sistemas de transmisión y frenado
–Sistemas de seguridad y confortabilidad
–Seguridad en el mantenimiento de vehículos
–Técnicas de mecanizado en el mantenimiento de vehículos

• Carrocería


–Elementos amovibles
–Elementos fijos
–Elementos metálicos y sintéticos
–Preparación de superficies
–Embellecimiento de superficies
–Estructuras de vehículos
-Seguridad en el mantenimiento de vehículos • Automoción

• Automoción


–Motores y sistemas auxiliares
–Sistemas de transmisión y frenado
-Elementos amovibles y fijos no estructurales – Elementos estructurales
–Preparación y embellecimiento de superficies
–Circuitos eléctricos, de seguridad y confortabilidad
–Gestión y logística en automoción
–Seguridad en el mantenimiento de vehículos

Como se puede comprobar, teniendo en cuenta exclusivamente el nombre, se trata de módulos profesionales o asignaturas con alto grado de especificidad y evidente carácter práctico.

Pues bien, para impartir cualquiera de estos módulos, el profesional más capacitado (en teoría) es el ingeniero técnico industrial, por su clara versatilidad, aunque también existe la posibilidad de que accedan a la docencia técnicos supe-riores en automoción, sin título universitario.

Aquellos ingenieros técnicos con vocación docente interesados en impartir cualquiera de estos módulos se encuentran con que han de impartir no sólo la parte teórica sino, particular-mente, los contenidos prácticos de taller. Existen, en la mayoría de los casos, claras deficiencias de formación y el camino a seguir, si se pretende hacer carrera, es duro e incluye, necesariamente, el paso por talleres del sector para familiarizarse con los métodos de trabajo, los equipos utilizados, etc.

Se trata de una alternativa laboral muy interesante para aquellos ingenieros que previamente cursaron la formación profesional.

La investigación y desarrollo en reparación e inspección

Otra de las posibilidades, aunque sin duda con menor trascendencia, la constituye la actividad investigadora. Se trata de una investigación aplicada, fundamentalmente, a la reparación e inspección, que abarca desde el desarrollo de nuevos equipos de diagnosis y bancos de pruebas, de sofisticados equipos de reparación (air-puller, soldadura multifunción, etc.)

También debemos incluir aquí la investigación en lo que a nuevas técnicas de reparación de refiere (carrocería), el estudio de tiempos de reparación, el establecimiento de criterios de valoración de utilidad en las peritaciones, etc.

Necesidad de formación

En muchas ocasiones, el recién titulado desconoce las posibilidades de inserción laboral que ofrece el sector, en cierto modo debido a la polarización que existe en determinadas titulaciones y especialidades y a la inexistencia de conocimientos de base suficientes en los planes de estudio.

Actualmente, en España no está implantada de manera generalizada la titulación de ingeniero técnico en automoción. Tan sólo existen casos aislados, como en la Universidad Católica de Ávila, o en centros privados de formación patrocinados por algunos fabricantes. En otros casos, existen asignaturas optativas o de libre configuración relacionadas con la automoción, si bien no está definida la especialidad.

En este sentido, destacamos la apuesta realizada por la Escuela Universitaria Politécnica de Almadén, que ha puesto en marcha un curso de especialización en tecnologías del automóvil, para completar la formación de sus titulados y alumnos con contenidos específicos de automoción.

Por otra parte, formación también se puede conseguir en algunos de los centros que patrocinan las compañías aseguradoras, tales como Cesvimap y Centro Zaragoza.

Se ha constatado, pues, que el sector de la automoción constituye una interesante vía de inserción laboral para cualquier ingeniero técnico ya que, como se ha visto, existen diferentes itinerarios a seguir, de acuerdo con las inquietudes de cada uno.

Resumen

Dentro del amplio abanico de sectores en los que pueden desempeñar su trabajo los ingenieros técnicos industriales, el automóvil, y todo el conjunto de actividades asociadas a él, constituye uno de los centros de interés, como importante motor industrial de nuestro país.

La actividad de los fabricantes establecidos en España nos sitúa en el entorno del quinto puesto como productor mundial de vehículos. Asimismo, la importancia y competitividad de nuestra industria de componentes coloca a algunas de las empresas españolas del sector a la vanguardia de Europa.

Con este artículo se pretende hacer una revisión realista de las alternativas profesionales que existen en el sector del automóvil.

Bibliografía

Losilla, F., Mata, F. y otros. Monografías didácticas del curso Tecnologías del automóvil. Asociación de Antiguos Alumnos de la Escuela Universitaria Politécnica de Almadén.

Varios. Manual de acción pericial. Cesvimap. Gracia, F. El vehículo industrial y automóvil. Francisco Muñoz Gracia.


    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.