Rompiendo las olas

0 128
El orden político en las sociedades encambio

Samuel P. Huntington

Paidós, Barcelona, 2014, 496 págs. ISBN 978-84-493-2980-7

Samuel P. Huntington (Nueva York, 1921-2008),uno de los grandes analistas políticos del sigloXX, explica en esta obra las causas de la vio-lencia e inestabilidad política en los países endesarrollo de Asia, África y América Latina. ParaHungtinton la mayordificultad que encuen-tran estos países esla lentitud en dotarsede instituciones políti-cas apropiadas quepermitan el cambiosocial y económico. Laobra de Hungtintonsiempre ha estadorodeada de polémica;incluso se le ha califi-

cado de conservador,lo que es injusto y erróneo. Una gran obra de aná-lisis político comparativo.

Nunca es demasiado tarde, princesa

Irene Villa

Espasa, Madrid, 2013, 266 págs. ISBN978-84-670-3961-0

Tras contar su terrible experiencia personal en

Saber que se puede, Irene Villa cambia de ter-cio y opta por la fic-ción para volver sumirada a las viven-cias de siete per-sonas que sufrenun vuelco dramá-tico en sus vidas.Villa busca en la fic-ción mayor libertadexpresiva paraexponer sus ideasa través de la emo-ción y los senti-mientos. El libro secompone de siete

capítulos, cada uno dedicado a un personaje, en

los que encontramos adiciones, erotismo, lágri

mas o maltrata, que, sin embargo, dejan un poso

de optimismo y vitalidad.

La utilidad de lo inútil

Nuccio Ordine

El Acantilado, Barcelona, 2013, 176 págs.ISBN978-84-15689-92-8

En estos tiempos de crisis, eficiencia a toda costay recortes a la cultura se agradece un ensayocomo este que trata de los saberes tradicionales,considerados inútiles. De ahí el oxímoron que apa-rece como título de este ensayo. Para NuccioOrdine (Calabria, Italia, 1958), existen saberesque son fines por símismos. La utilidad delos saberes inútilesse contrapone a la uti-lidad dominante que,en nombre de unasupuesta racionalidadeconómica, mata lashumanidades, las len-guas clásicas, la fanta-sía, el arte o el pensa-miento crítico, que

debieran inspirar todaactividad humana. Un ensayo muy pertinentepara estos tiempos que corren.

CONTRASEÑASGabriel Rodríguez

Rompiendo las olas

Una filosofíadifusa, muy en boga en nuestros días, que propagancon insistencia machacona los medios de comunicación, el cine yla televisión, nos transmite la idea de que la vida es una competición.Contra quién no queda claro, pero parece que solo cuenta la recom-pensa inmediata: el gratificante éxito económico, el glamuroso bri-llo de la fama. Sin embargo, son muchos los llamados pero pocoslos elegidos, naturalmente, pues que en estas historias no se cuentanada de los que se quedan por el camino. Siempre habrá muchosmás cronopios que famas. Nada extraño: el fracaso es poco televi-sivo, y para nuestra mentalidad actual, poco edificante.

“Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!”, se dolía CésarVallejo. Teresa Silva, directora y alma máter de la Fundación Tam-bién, que se dedica a la integración social de personas con disca-pacidad a través del deporte, sufrió un accidente de parapente mien-tras se preparaba para un campeonato hace más de 20 años, deresultas del cual va desde entonces en silla de ruedas. Eso no leimpidió practicar toda clase de deportes al aire libre, que eran y sonsu gran pasión: esquí, bici, vela, buceo. Además, decidió crear unafundación de ayuda a los discapacitados donde dar rienda sueltaa su energía. El accidente le cortó las alas, pero no le impidió lle-gar lejos, muy lejos. Silva destaca la sensación de libertad queproduce la práctica de deportes como el esquí adaptado, que lehace olvidarse de barreras y limitaciones, y no solo físicas.

Irene Villa González, que fue víctima, junto a su madre, de un cruely mísero atentado terrorista de la banda ETA, en el que sufrió la ampu-tación de las dos piernas y varios dedos cuando tenía 12 años, laedad en que las niñas saltan a la comba y empiezan a fijarse en loschicos, después de tres carreras y 40 operaciones, además de difí-ciles recuperaciones, es ahora escritora y solicitada conferen-ciante. Por otra parte, Villa no solo ha sabido hacer frente a la adver-sidad con admirable tesón; también ha sabido desmarcarse del papelde símbolode las víctimas del terrorismo, que inevitablemente se habíacreado en torno a su carismática figura. Su manera de afrontar las difi-cultades que un trauma de este género puede provocar es sencillade expresar: sonríe a la vida. Para Villa la vida es un regalo y no unacondena. Con esta actitud ha superado muchas adversidades.

Como afirma el atleta paralímpico Mark Wellman, “cada uno nosenfrentamos al mundo con diferentes capacidades e incapacida-des. Pero todos tenemos, al menos, una misma meta en común…romper con nuestras propias barreras”. Lo que tienen en comúnestas dos mujeres no es un afán de superación competitivo, aunqueel deporte puede suponer una poderosa herramienta –o unanecesidad vital, de libertad, para quien tiene dificultades motrices–,sino una lucha de superación de adversidades o barreras, para adap-tarse a la vida en situaciones difíciles. Es curioso que ambas des-tacan la importancia del amor y la amistad para remontar las situa-ciones difíciles, y de los sentimientos como energía vital. Irene yTeresa han tenido que, tomando prestado el título de la película deLars Von Traer, romper las olas de la adversidad para adaptarse eincluso crecer como personas.

Técnica Industrial 304, diciembre 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.