Nuevos materiales magnéticos para extraer energía de las mareas

0 18
Científicos de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) participan en el proyecto Magnetide cuyo objetivo es desarrollar un nuevo tipo de generador que transforme la energía mecánica producida por el movimiento de las mareas en energía eléctrica. Los investigadores han modificado el diseño del generador para poder instalar componentes fabricados mediante tecnología de moldeo por inyección de polvos (PIM, por sus siglas en inglés; Powder Injection Moulding). Esto permitiría abaratar estos sistemas y mejorar hasta un 30 por ciento su eficiencia, según sus cálculos. «Estos generadores incorporan componentes magnéticos que estamos produciendo mediante tecnología PIM, que resulta más versátil a la hora de modificar las composiciones y que permitirá obtener estas piezas a un precio más bajo», explica el investigador que coordina la participación de la UC3M en este proyecto, el catedrático José Manuel Torralba, del Grupo de Tecnología de Polvos (GTP) de la universidad.

El moldeo por inyección de polvos se presenta como una alternativa real para la producción de piezas complejas con una alta cadencia de producción. Así lo confirma un trabajo publicado recientemente por los investigadores en la revista «International Journal of Microstructure and Materials Properties«, en el que se describen las diferentes etapas de este proceso de fabricación y las soluciones que ha aportado al respecto el GTP. Esta tecnología pulvimetalúrgica avanzada de conformado de materiales que combina las ventajas del moldeo por inyección de plásticos y la tecnología de polvos. Es algo así como hacer pan en el horno, pero, en lugar de harina, usando aleaciones de polvos metálicos que «cuecen» en moldes y dan lugar a piezas de una exactitud milimétrica. En este caso, los científicos estudian la mejor combinación de polvos metálicos de carácter magnético (hierro, silicio, cobalto, níquel…) para inyectarlos después en una matriz de polímero plástico que permite crear piezas complejas difíciles y caras de producir por mecanizado. «La gran ventaja que tiene esta tecnología es que, una vez que diseñas el material, resulta fácil, a través de la modificación de la matriz, fabricar millones de piezas iguales de una manera sencilla, rápida y bastante barata», explica Torralba.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más...