Nuevo volquete compacto y seguro para vehículos de recogida de residuos

0 13
La sociedad francesa Gillard, especializada en la fabricación, comercialización y mantenimiento de equipamientos para el tratamiento de residuos acaba de lanzar su nuevo diseño Kalypso: un volquete para vehículos ligeros de recogida manual o en contenedor para calles angostas. Patentado y adaptado para chasis estrechos, Kalypso tiene una capacidad de carga de 5m3.Fruto de dos años de investigaciones, el volquete de recogida presenta una excelente relación peso/solidez por dos fundamentos principales: sólo emplea 3 cilindros hidráulicos, en vez de 6 a 9 como los volquetes tradicionales, lo que supone una fiabilidad considerable, y la consiguiente reducción de peso. Y Las piezas han sido realizadas en acero, en lugar de aluminio. Dado que este material es más resistente, las bielas y pala, que están sometidas a un continuo desgaste, gozan de mayor solidez, y por tanto, su vida útil es más prolongada.

Los elevacontenedores de Kalypso han sido diseñados como los de los camiones de recogida de basura tradicionales. Pueden levantar uno o dos contenedores, de 60 hasta 1.100 litros, en ciclo automático o manual, respetando además la norma 1501-5. Además, dos radares detectan cualquier intrusión en la zona de maniobra, desde el momento en que la parte inferior del contenedor alcanza la altura de un metro. Entonces, el ciclo automático se interrumpe, y sólo se permiten los ciclos manuales. Asimismo, se ha reforzado la seguridad mediante cárteres laterales que impiden que el operador quede atrapado. Además, la pala, contraída durante la fase de transporte, cierra la tolva de carga para evitar que se caigan los residuos o polvo durante el transporte. También se han contemplado los riesgos de balanceo, y para evitarlos, dos cilindros mecánicos automáticos estabilizan el volquete durante la fase de vaciado.

Cuando el volquete se encuentra posicionado en su ángulo máximo, los cilindros ascienden de forma natural, lo que permite que el vehículo avance lentamente para facilitar el vaciado en el suelo. Además de la seguridad, también se ha optimizado la ergonomía: un umbral de carga de aproximadamente 1,5m garantiza al operario la recogida sencilla en fase manual. La apertura de la pala de compactación para la carga manual de las bolsas se dirige a través de un botón, que desactiva automáticamente las células de detección de presencia de contenedores, y pone en funcionamiento el elevacontenedores. Cuando la tolva está llena en carga manual, se puede fácilmente lanzar un ciclo de compactación mediante un simple mando.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más...