«Novo»

0 53

Inicio de una nueva etapa, nuevos tiempos, modos nuevos, que significan cambios pero no sustanciales, más bien formales, de hacer, motivar, promover, realizar, porque la esencia en sí de la revista Técnica Industrial no puede ni va a cambiar, pues es parte fundamental de la Fundación Técnica Industrial, cuyos pilares actuales son, además de esta revista, la nueva Escuela de Fomento Industrial (EFI) y la investigación tecnológica y científica, a través de sus premios y becas, para cumplir de este modo las actividades y fines que dictan los estatutos.

La trayectoria de la Fundación Técnica Industrial, editora de Técnica Industrial, es continuación de la hasta ahora desarrollada por quienes nos precedieron, que sigue siendo la promoción, el desarrollo, la protección y el fomento de la investigación científica y técnica en el campo industrial, y la formación científica, académica y profesional de los peritos e ingenieros técnicos industriales españoles; fines igualmente válidos para esta, nuestra revista 3I3, de Ingeniería, Industria e Innovación.

Unas instituciones nuestras y un conjunto de compañeros que nos crecemos ante las dificultades para lograr superarlas, porque “en tiempos difíciles, se necesitan decisiones precisas”. Cada día aprendemos algo, eso nos hace estar vivos, sentirnos útiles, viviendo nuestra profesión de ingeniero técnico industrial. Nuevo gerente, uno más de vosotros, un medio para lograr fines, el manager activador de las acciones y acuerdos que le encomiende el patronato de la Fundación; un actor más en esta obra nuestra de la profesión y en el acto de nuestra vida profesional. Con una idea central, en este 2015, año de la reindustrialización, que hemos venido en llamar, que es precisamente una atención especial a la industria, motor principal de la economía de un Estado, sin la cual no es posible el desarrollo económico y que, además, resulta que es nuestro apellido profesional, el de “industriales”.

“QUEREMOS QUE NUESTRA REVISTA SEA TRANSMISORA DE INQUIETUDES, COMUNICADORA DE NOVEDADES, DIFUSORA DE IDEAS, UN MEDIO EN FIN DE EMPRENDIMIENTO Y DESARROLLO, COMO META DE NUESTRA ACTIVIDAD”

Pero también hacemos votos de apoyo a otros sectores productivos, fuente continua de ingresos y de inversiones financieras del exterior: industria-comercio-servicios; que cada año, incluso en los últimos de crisis, nos ha sorprendido con cifras que aun hoy asombran a propios y extraños, a locales y foráneos, que motivan al resto de sectores productivos para superarse a sí mismos, ya que hoy mandan los lobos, no las ovejas. Pues son objetivos de nuestras instituciones la excelencia en la calidad, la formación continua, el empleo pleno, como los medios útiles y necesarios para nuestro desarrollo profesional, la meta que debemos fijarnos, haciendo nuestras las frases “sin prisa, pero sin pausa”, porque “no hay que correr, hay que llegar”; “piano, piano si arriva lontano”.

La Universidad nos aporta una parte de nuestra formación, la básica generalista, nuestras instituciones nos proporcionan y procuran la formación continua, y nos la acreditan junto a la experiencia profesional, con la Acreditación DPC Ingenieros, reconocida en Europa.

La revista Técnica Industrial es el medio transmisor, el hilo conductor, de esos conocimientos de ingeniería, humanidades e innovación, en el que el ingeniero técnico industrial puede presentar sus propuestas científicas y tecnológicas de investigación, desarrollo e innovación, en beneficio de la sociedad a la que nos debemos. El bagaje que cada uno de nosotros llevamos son los conocimientos adquiridos a lo largo de nuestra vida profesional, es la experiencia personal en esta profesión que elegimos, la de ingeniero técnico industrial, llena de satisfacciones morales y humanas.

Y, finalmente, una declaración de intenciones: queremos que nuestra revista sea transmisora de inquietudes, comunicadora de novedades, difusora de ideas, un medio, en fin, de emprendimiento y desarrollo, como meta de nuestra actividad. Porque esta revista Técnica Industrial nuestra tiene una trayectoria histórica: más de 300 números publicados ininterrumpidamente, desde marzo de 1952, hace ya 63 años; con un antecedente importante que la precedió, el Boletín Tecnológico, que, hasta julio de 1936, publicó nuestra antigua Asociación Nacional de Peritos Industriales (ANPI) y que es parte importante de nuestro pretérito, que debe enorgullecernos.

Es oportuno y de plena actualidad, a pesar del tiempo transcurrido, recordar el contenido de la presentación del que fue director de esta revista, Eduardo Serrano Cerezo, al escribir en el número 1 de nuestra revista: “ (…) páginas abiertas a las realizaciones técnicas e ideas científicas, con lógica preferencia de la técnica sobre la ciencia, en razón a nuestra titulación y trabajo diario, sin olvidar que la ciencia es el manantial que la llena de contenido; trataremos de lograr la colaboración de todos, exponiendo ideas, experiencias y conocimientos a comunicar; ofreciendo esta revista a quienes se interesen por el progreso industrial de España, con idéntico fervor que desde hace cien años [hoy ya 163 años], y a las autoridades [Administraciones] nuestro deseo de cooperar en el proceso del renacer industrial de España, como desde 1850 [reconocido origen de nuestra titulación técnica] venimos haciendo”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.