Miguel Garcés Moreno

0 141

«El futuro me lo imagino trabajando en perfecta armonía con máquinas y robots»

Miguel Garcés, ingeniero técnico industrial
(rama electrónica industrial), sabe
lo que es aprovechar bien el tiempo; y
es que todavía no había finalizado sus
estudios cuando comenzó a trabajar
como becario en Omron España, empresa
proveedora de tecnología para
automatización industrial, sanidad y componentes
electrónicos. Desde entonces,
ha ido creciendo profesionalmente en
la empresa hasta llegar a su puesto actual
como especialista de robots industriales
Omron|Adept, Yamaha y Codian,
especialista de robots colaborativos
TM|Omron, y máximo responsable de
ventas y especialista técnico de Mobile
Robots Omron en España y Portugal.

Una vez finalizados sus estudios de
Ingeniería Técnica Industrial, ¿cómo
comenzó a trabajar en Omron?

En realidad, comencé a trabajar en
Omron antes de finalizar por completo
mis estudios, ya que entré como becario
en el año 2010 a falta del Proyecto de
Fin de Carrera. Omron me apoyó en este
sentido, ya que me ayudó y prestó todo el
material necesario para poder desarrollar
un proyecto basado en robótica y automatización.

A lo largo de estos casi 9 años he pasado
por diferentes puestos en la compañía,
trabajando casi desde el principio
con robots industriales. Uno de los puntos
positivos de Omron es que la mayoría
de los empleados entran en la empresa
como becarios, y pueden ir desarrollándose
profesionalmente dentro de la empresa,
incluso hasta llegar a altos cargos
de máxima relevancia.

¿Qué productos comercializa Omron?
¿Para qué sectores?

Omron es una empresa que está en
constante desarrollo y buscando la innovación
en la automatización. Comenzó
hace ya más de 85 años en Japón comercializando
sistemas de detección, con la
invención del detector de proximidad.
Pero a lo largo de todos estos años, se
especializó en el desarrollo de controladores,
para más tarde incluir Servodrives,
Motion Control, Variadores de Frecuencia,
Safety, Sistemas de Visión Artificial,
componentes electrónicos para cuadros
eléctricos, etc., y desde hace unos 10
años, la robótica, incluyendo desde robots
industriales, hasta robótica móvil y
robótica colaborativa.

Destaca también que Omron, por tercer
año consecutivo, ha sido declarado
como una de las 100 empresas más innovadoras
del mundo con un gran número
de patentes.

Respecto a los sectores para los que
trabajamos, estamos especializados en
el sector del automóvil, del food & beverage
y de farmacia, aunque en realidad
podemos abarcar cualquier tipo de sector
o mercado. En Omron decimos que
estamos en cualquier instalación que se
quiera automatizar.

¿En líneas generales, en qué consiste
su trabajo en dicha empresa?

Mi trabajo actual consiste en el estudio
y análisis de proyectos de robótica, ya
sea industrial, colaborativa o móvil. El
estudio de un proyecto engloba muchos
aspectos: calcular el número de robots
necesarios, determinar el tipo, comunicaciones
con el resto de la máquina
o incluso de la fábrica, y por supuesto
pruebas de viabilidad con el producto final
bajo condiciones similares a las que
se darán posteriormente en la producción
real.

Ya en el período de postventa, también
he de asegurar el buen funcionamiento
de toda la aplicación de robótica,
asegurando que se cumple con todo lo
especificado anteriormente y formando a
las personas que interactuarán con nuestros
productos.

Al mismo tiempo, la formación a otros
ingenieros de otras empresas es una parte
fundamental de mi trabajo, tanto formación
genérica del producto/solución
como aplicada al proyecto en cuestión.

¿Qué proyectos y objetivos tienen
planteados a corto plazo?

Omron en estos momentos está trabajando
en todo lo relacionado con la innovación
y la Industria 4.0, ya sea robótica
colaborativa, sistemas de Inteligencia
Artificial, detección humana o mantenimiento
predictivo, en aras de proveer la
mejor solución para la digitalización de
las fábricas.

Además, está apostando por proporcionar
productos que puedan crear la máquina
completa, e incluso comunicarla
con el resto de las máquinas de la fábrica
y con el mundo exterior a través de las
redes OT e IT a través de los estándares
abiertos que soportamos.

El objetivo es dotar de los productos
necesarios para crear máquinas y fábricas
en las que exista una armonía total
con las personas, facilitándoles el trabajo.

¿Qué es lo que más le gusta de su
trabajo?

El poder intervenir en los procesos de
producción de las fábricas, ayudando a crear productos que luego llegan a nuestras casas. Una de las mayores satisfacciones es poder intervenir en cómo se creará un producto desde antes de que incluso se haya creado la máquina o la fábrica, pudiendo formar parte de cada decisión en el desarrollo de nuevos productos o nuevas fábricas.

Uno de los nuevos aspectos que Omron lleva trabajando desde hace tiempo es en la logística interna de las fábricas, gracias a los robots móviles colaborativos, en los cuales hay que intervenir en el layout de la fábrica, ya que el espacio es un elemento que juega un papel muy importante en el éxito de la aplicación.

Se aprende mucho de cada proyecto y de cada proceso de producción. Es muy interesante ver cómo funciona cada fábrica, con diferentes organizaciones, y cómo cada empresa está tratando de mejorar e innovar en la creación de sus productos.

¿Y lo que le resulta más complicado?

Puede que lo más complicado sea la dificultad de que cada proyecto sea distinto, que cada empresa nos consulte proyectos totalmente diferentes, y hay que recopilar muchos datos y meterse en la cabeza de muchas personas que en esa empresa luego interactuarán con los robots, empleados del departamento de ingeniería, de seguridad, de mantenimiento, etc.

Esta labor es muy complicada en muchas ocasiones y lleva consigo muchas reuniones, estudios y múltiples replanteamientos del proyecto, pero también es muy satisfactorio una vez que se ha entendido todo, y se ha creado una nueva aplicación innovadora que en muchas ocasiones puede ser un referente para otras fábricas o empresas en todo el mundo.

Dentro de nuestro país, ¿en qué ámbitos de la automatización piensa que es o podría llegar a ser referencia mundial?

Hoy en día es muy complicado ser referencia mundial en algún producto dada la gran competencia que hay, sin embargo, Omron puede considerarse sin duda una de las empresas referentes en controladores de máquina, ya que la funcionalidad de nuestros controladores ha avanzado notablemente llegando a controlar e integrar en la misma plataforma de automatización llamada Sysmac desde lógica, motion, seguridad, visión, CNC, robots, etc.

Respecto al futuro cercano, como de-cía anteriormente, Omron se está especializando en la Industry 4.0, en Inteligencia Artificial y en robótica colaborativa.

El reto es dar la solución completa y perfectamente integrada para las máquinas y la intra-logística entre ellas. Hay muchos sectores como el de alimentación o farmacia, en los cuales todo esto es totalmente necesario para alcanzar los objetivos, cada vez más ambiciosos, que se están planteando.

Como analista de aplicaciones de innovación en Industria 4.0, ¿cómo se imagina una planta industrial dentro de diez años?

Me la imagino con multitud de personas trabajando en conjunto con máquinas y robots, con una armonía perfecta máquina-personas; con la posibilidad de conectarse remotamente a cualquier máquina desde cualquier otro lugar del mundo e interactuar sobre ella, con máquinas que se adelanten a sus propios fallos, y que aprendan de sí mismas de manera que la intervención sobre ellas sea mucho menor o mucho más especializada.

Y sobre todo con trabajos menos repetitivos, menos físicos y más seguros para la salud y el bienestar de las personas, cada vez se está teniendo más en cuenta la seguridad en las fábricas, pero todavía queda mucho camino por recorrer en muchas partes del mundo, aunque desde Omron ya tengamos un área de “Safety Services” que cubre una gran parte, o toda, de estas necesidades.

¿Qué sectores considera que van a encabezar la automatización en los próximos años?

Históricamente la industria del automóvil ha sido una de las más adelantadas en cuanto a automatización se refiere; sin embargo, el sector de la alimentación y de la farmacia está dando un paso de gigante en los últimos años y va a continuar siendo así.

Cada vez recibimos más consultas de laboratorios farmacéuticos que necesitan renovar sus fábricas para poder crear productos con calidad y de manera eficiente, incluyendo robots industriales, móviles, colaborativos, así como sistemas de información y trazabilidad de manera que todo esté registrado; algo sumamente importante en este tipo de sectores, además de la legislación existente al respecto.

Por otra parte, hay sectores no industriales, como hoteles, restaurantes, aeropuertos, etc., que también están comenzando a integrar robótica y automatización, y que demandarán poco a poco este tipo de soluciones alrededor de la robótica.

El pasado año, Omron firmó una alianza estratégica con Techman Robot Inc. para crear una nueva generación de robots colaborativos. ¿Qué asignaturas quedan pendientes en la colaboración robot-humano?

Todavía queda mucho por hacer. Hoy en día, un robot colaborativo puede trabajar de manera segura con un ser humano sin ningún problema. Sin embargo, se ha de mejorar mucho en sistemas de detección de objetos o personas, en adelantarse a movimientos imprevistos. Los sistemas de visión artificial son vitales en este sentido; es por eso por lo que muchos robots colaborativos apuestan por tener una cámara en el propio brazo, dotando así de unos ojos al robot, etc.

La inteligencia artificial será el próximo paso en estos robots, de tal manera que sea mucho más colaborativo con el ser humano, que en muchos casos puede realizar movimientos impredecibles. Otro elemento a tener en cuenta es la investigación en garras adaptables a muchos productos. Una mano humana es capaz de manipular objetos y realizar movimientos que son muy complicados de reproducir, y que hoy en día todavía requiere mucha investigación y desarrollo.

Como ingeniero técnico industrial, la formación continua es sumamente importante. ¿Cómo enfoca este aspecto en el desarrollo de su carrera profesional?

Es algo que se conoce antes de decidir meterse en el mundo de la ingeniería industrial. Cada pocos meses sale un producto nuevo y hay que estudiar mucho, recibir trainings, hacer pruebas, etc. Vivimos una de las eras de mayor dinamicidad tecnológica desde la existencia del ser humano, y esto representa un reto que sólo a través de la formación continua nos permitirá estar preparados.

En mi opinión es algo muy bonito que hace que nunca haya lugar a la relajación, ya que siempre hay algo que aprender, no hay tiempo para aburrirse, y hace que el trabajo sea menos monótono o repetitivo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.