Gerardo Sánchez Revenga

Presidente de AESMIDE

0 557

“La industria de la Defensa tiene unas capacidades de tecnología e innovación superiores a otros sectores industriales”

Gerardo Sánchez Revenga

AESMIDE es la Asociación de Empresas Contratistas con las Administraciones Públicas. Las numerosas empresas que la integran son suministradoras del Ministerio de Defensa y, a través de sus servicios, apoyan tanto a las Fuerzas Armadas como a las AAPP. Gerardo Sánchez Revenga es el presidente de la asociación.

AESMIDE se funda en 1984 y tiene como objetivo fundamental la colaboración entre la Administración Pública, en general, y el Ministerio de Defensa, en particular, con la empresa privada, ¿cómo ha evolucionado esta colaboración con el paso del tiempo? La evolución de la asociación ha sido paralela a la evolución de las Fuerzas Armadas, su modernización y profesionalización, acompañándolas en el inicio de la externalización de servicios, su salida en operaciones de paz, y apoyándolas en nuevas necesidades como campamentos de vida y hospitales militares.

Si existe una palabra que define a AESMIDE es el de colaboración con las FFAA en tres etapas: como asesoramiento en su creación, como proyectos piloto de externalización del ejército profesional acompañando a las FFAA, en su desarrollo, y como plena colaboración entre FFAA y

“Las empresas que forman parte de  Aesmide suministran bienes y servicios a las Fuerzas Armadas como cliente de referencia”

empresas, ofreciendo a éstas soluciones, experiencia y conocimiento ante las necesidades de las FAS en el desarrollo de sus misiones, en la actualidad. Las Fuerzas Armadas nos han dado la posibilidad de liderar proyectos y demostrar el potencial de nuestras empresas, tanto nacional como internacionalmente.

“Las empresas que forman parte de Aesmide suministran bienes y servicios a las Fuerzas Armadas como cliente de referencia”

¿Qué pueden aportar las empresas que forman parte de AESMIDE al sector de la Defensa? ¿Y especialmente las que cuentan con una fuerte base tecnológica?

La industria de defensa y seguridad es uno de los sectores que más han avanzado a nivel tecnológico. Sus productos tienen un alto nivel de tecnología, que además es aplicable muchas veces al ámbito de la vida civil, son productos duales. Aesmide es una asociación cuyas empresas suministran bienes y servicios a las FFSS como cliente de referencia, aunque su actividad se refiere a todo el sector público. Es una asociación multisectorial, que puede ofrecer soluciones a proyectos complejos con todas sus empresas.

En este escenario, las empresas de AESMIDE están capacitadas para competir en ese esfuerzo colectivo por concurrir a las diversas oportunidades, en unas condiciones de igualdad con las industrias de nuestros países de referencia. En estos sectores prestan sus servicios un personal altamente cualificado y con una gran productividad. Estas cualidades han hecho a sus empresas altamente competitivas y exportan gran parte de su producción.

La ingeniería juega también un papel muy destacado en este sector, ya que tiene que estar en continua evolución e integrando las innovaciones que necesita, ¿cómo se lleva a cabo esta simbiosis a nivel tecnológico? La innovación tecnológica es imprescindible para alcanzar mayores cotas de competitividad para las empresas, que les hará conseguir éxitos, tanto en los mercados nacionales como en los internacionales.

La sociedad actual tiene el privilegio de disfrutar de oportunidades, avances únicos y un progreso con los que generaciones anteriores no contaban; pero también se enfrenta a nuevos retos que ponen en jaque nuestra seguridad. Los responsables políticos y militares tienen el deber y la responsabilidad de proteger a sus ciudadanos y promover valores como la paz, la cooperación, la defensa y la seguridad.

Innegablemente, para hacer frente a estos retos hace falta un sector de la Defensa desarrollado -económica y tecnológicamente-, que sea capaz de superar cualquier acontecimiento imprevisible. En ese sentido, es lógico pensar que la Defensa del futuro dependerá de tres factores fundamentales: innovación, tecnología e industria integrados.

“En estos sectores presta sus servicios un personal altamente cualificado y con una gran productividad, en empresas altamente competitivas”

De entre todos los proyectos que se desarrollan en estos momentos, o que se pondrán en marcha próximamente, por parte de las empresas integradas en AESMIDE, ¿cuáles destacaría?

La industria de la defensa tiene que estar siempre al tanto de las necesidades, tanto presentes como futuras de las Fuerzas Armadas, su cliente de referencia, y ellas deben saber cuáles son las posibilidades reales de provisión de bienes y servicios; en resumen, el apoyo a sus necesidades que la industria le ofrece y la valoración técnica de sus soluciones.

En este marco existen varios proyectos relacionados con la centralización y digitalización de las Bases Logísticas y tecnológicas de las FFAA. En este sentido, la filosofía de la Asociación es dar solución a estos proyectos mediante la aportación de distintas soluciones, a través de las capacidades de las distintas empresas, de las que muchas de ellas responderán por duplicado para asegurar la viabilidad de los mismos, y para ello en nuestra asociación hay empresas que pueden responder en el mando y control, en la logística para dar respuesta al mantenimiento y abastecimiento de la base, empresas que respondan de la calidad de las capacidades, empresas de servicios, de energía, combustible, es decir, empresas que den respuesta a todas las necesidades que se planteen.

La industria para la defensa está catalogada como industria auxiliar dentro del Ministerio de Defensa, y la componen diversos subsectores, que abarcan ámbitos como el equipamiento, vestuario, alimentación, infraestructuras, logística, financiación y tecnología, ¿cómo piensa que será su evolución en los próximos años e incluso décadas? Disponer de una base industrial y tecnológica asociada a la seguridad y la defensa es un elemento esencial para lograr la deseada capacidad de respuesta a las amenazas y riesgos que se presentan a España en el futuro inmediato, según el Documento “Estrategia Española de Seguridad: Una responsabilidad de todos”, aprobado por el Gobierno en junio del 2011.

Por ello, el encaje de la contribución de la Defensa a una estructura más integral de Seguridad Nacional, con la participación de todos los instrumentos del Estado, parte como idea central de la nueva Directiva. Así mismo, es necesario multilateralismo a la hora de sumar esfuerzos a través de organizaciones internacionales como la Unión Europea, la OTAN o la ONU.

Por su parte, las empresas de Aesmide van a tener que seguir dedicando la atención a las necesidades y calidad de vida del personal de las Fuerzas Armadas, ofreciendo también preferencia a la hora de establecer bases industriales y tecnológicas, a nivel nacional y europeo, así como de ciberseguridad en pro del beneficio social y de la creación de empleo cualificado, participando en el apoyo logístico, la mejora de la calidad de vida, la introducción de nuevas tecnologías y, en general, en los diferentes proyectos que se están llevando a cabo para la modernización de nuestras Fuerzas Armadas, y para lograr los objetivos de operatividad deseados.

“El 64 por ciento de las empresas españolas del Sector Defensa son pymes, el 19% micro, y el 17 % son grandes empresas o corporaciones”

La investigación en todos estos ámbitos, adquiere una gran relevancia, ¿en líneas generales, en qué productos y artículos se está investigando en la actualidad?

La industria de la Defensa tiene unas capacidades de tecnología e innovación superiores a otros sectores industriales, y que puede dar solución a programas europeos de manera eficiente, continuando con las actuaciones realizadas desde el 2017. La industria de defensa y seguridad son los sectores de lo que más han avanzado a nivel tecnológico. Sus productos tienen un alto nivel de tecnología que, además, es aplicable muchas veces al ámbito de la vida civil. Hoy día decimos que son productos duales.

La protección balística supone uno de los mayores retos en investigación, ya que no sólo es imprescindible el uso de materiales de alto módulo. El estudio y empleo de materiales antitrauma y de sistemas de acolchado, permite optimizar las prestaciones de la solución.

Vehículos todo terreno de gran velocidad diseñados para cumplir con los más estrictos requisitos de las operaciones especiales del Ejército de Tierra. Con taras de 2.000kg, grandes capacidades de carga, gran potencia y autonomía.

Mantenimientos de equipos de gestión de residuos de los buques de La Armada Española, a través de plantas de tratamiento de aguas residuales, separadores de aguas oleosas, incineradores de residuos y equipos de tratamiento de residuos orgánicos existentes en los buques.

Exoesqueletos, trazabilidad, de vestuario resistente al frío, cerámica para chalecos, y visión nocturna en panorámica. Es fundamental el valor del conjunto, la unión de capacidades entre empresas, tanto a nivel nacional como internacional.

¿Cuáles son los próximos retos y objetivos que se han marcado desde la asociación?

Los retos a los que se enfrentan las empresas son la digitalización, la innovación, la formación del personal, la dimensión de las empresas, la financiación, la sostenibilidad, la logística, el apoyo a la internacionalización y la competitividad.

Por parte de la Administración los retos son de carácter político estratégico, como el encaje de la contribución de la Defensa a una estructura más integral de Seguridad Nacional, con la participación de todos los instrumentos del Estado; el necesario multilateralismo a la hora de sumar esfuerzos a través de organizaciones internacionales como la Unión Europea, la OTAN o la ONU; y la atención a las necesidades y calidad de vida del personal de las Fuerzas Armadas, ofreciendo también preferencia a la hora de establecer bases industriales y tecnológicas, a nivel nacional y europeo, así como fomentar la Tecnología e Innovación en pro del beneficio social y de la creación de empleo cualificado.

Por otro lado, el apoyo y defensa de las Pymes es también un reto importante. Las Pymes aportan un valor dinamizador de la economía española y la industria de la Defensa. No en vano, el 64 por ciento de las empresas españolas del Sector Defensa son pymes, el 19% micro, y el 17 son grandes empresas o corporaciones. Y son las pymes precisamente las que aportan mayor innovación y desarrollo del I+D.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.