Fuentes de alimentación robustas para aplicaciones industriales

0 34

Lambda ha ampliado su nueva gama LZSa de fuentes de alimentación compactas monosalida con unidades de 500, 1.000 y 1.500 W que han sido diseñadas específicamente para cumplir las necesidades de aplicaciones industriales. Las nuevas unidades se caracterizan por construcción rugerizada, que garantiza una operación fiable incluso en entornos adversos, y ofrecen protección ante transitorios en la entrada principal. Ideales para operación universal, desde alimentación AC en el rango de 85 a 265 V hasta fuentes de 47 a 440 Hz y DC en el rango de 100 a 400 V, los modelos Lambda LZSa tienen una tensión de salida nominal de 24 VDC. También es posible el ajuste por parte del usuario entre 18 y 29,4 V, permitiendo responder a las necesidades de cada aplicación. Además, poseen remote sensing para compensar caídas de voltaje de cable. Las fuentes de alimentación LZSa promediadas a 1.000 W también se encuentran disponibles con una salida nominal de 12 VDC. Todos los modelos combinan elevada eficiencia operativa con un diseño térmico superior, asegurando un ciclo largo de vida con enorme fiabilidad, incluso con la máxima temperatura operativa recomendada de +71 °C. Para demostrar su confianza en la fiabilidad de estas unidades, Lambda las introduce en el mercado con una garantía de cinco años. Con el objetivo de facilitar su uso en aplicaciones industriales, las fuentes de alimentación LZSa incorporan protección ante elevación de tensión, corriente y temperatura. También soportan control on/off y ajuste de salida remotos. Totalmente compatibles con EN60950-1 y sus equivalentes internacionales, así como FM 3600, 3611 y 3810, las unidades LSZa se presentan con el marcado CE. Además, satisfacen los requerimientos de EN55022/ EN55011 Clase B, junto con EN61000-6-6 para prestaciones EMC.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.