FOROGEn sienta las bases para generar una cultura de la gestión energética en las empresas

0 19

Invertir para ahorrar. Este podría ser el lema de una buena eficiencia energética, como quedó patente en el I Foro Nacional de Gestión Energética (FOROGEn), organizado por la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética (A3e) y que contó con el Cogiti como entidad colaboradora y con la intervención del presidente de la institución, José Antonio Galdón Ruiz, en el acto de apertura.

El evento se estructuró en torno a tres grandes temas: La figura del gestor energético, Compra y abastecimiento energético y Soluciones tecnológicas y herramientas para una gestión eficiente.

Uno de los objetivos del foro era generar un espacio de conocimiento y networking a compañías interesadas en mejorar la gestión energética de sus instalaciones. Cerca de 200 representantes, directivos y profesionales de destacadas empresas líderes pudieron compartir en FOROGEn su modelo de gestión energética.

José Antonio Galdón Ruiz, que intervino en el acto de apertura, destacó: “La gestión energética no es solo importante para las empresas en las que se va a aplicar, sino también para la sociedad en su conjunto. Desde nuestras instituciones, defendemos la figura del gestor energético, no solo como profesional que de alguna forma asesora y lleva a cabo el estudio para tratar de ahorrar costes energéticos, sino también como agente para favorecer la mejora medioambiental y la reducción de la dependencia energética, para que las empresas consuman energías renovables y limpias, con todos los efectos positivos y beneficios económicos que entraña también para el conjunto de la sociedad española”.

De este modo, subrayó la importancia que supone la labor educadora de los gestores energéticos, encaminada sobre todo a lograr una reducción de los combustibles fósiles y de la dependencia energética, así como de las emisiones de CO2.

Para ello, es necesario generar una cultura de la gestión energética, y que “no se convierta en una obligación, que nos venga impuesto por determinadas normas o decisiones legislativas, ya que al final estas medidas acaban siendo negativas, como la certificación energética de las viviendas, en la que cabe preguntarse si finalmente se han cumplido los objetivos buscados, a la vista de los resultados. Lo que hace falta realmente es una concienciación ciudadana en esta materia”.

Las necesidades de las pymes

También apeló a las necesidades de las pymes, teniendo en cuenta que el 99,9% de las empresas españolas son pymes, que “requieren un salto de competitividad”. Más del 50% de las pymes destinan el 10% de sus recursos económicos a pagar sus facturas energéticas. “Tenemos que concienciar a las empresas para que no contaminen y sean autosuficientes. De este modo, serán más competitivas, tendrán un ahorro económico, y mejorarán su marca, de cara a la sociedad. La Administración, los agentes sociales y los colegios profesionales deseamos lo mejor para la sociedad, y en eso tenemos que trabajar”, concluyó.

El acto de inauguración contó también con la intervención de Valvanera Ularqui, directora de la Oficina Española de Cambio Climático (OECC), que hizo referencia a la Cumbre del Clima (COP21), que se celebraría del 30 de noviembre al 11 de diciembre en París. ”La delegación española y los representantes de los 196 países que acudiremos a esta cumbre para dar una nueva respuesta al cambio climático y gestionar un sistema de desarrollo bajo en emisiones, a partir del año 2020, estamos plenamente convencidos de que tiene que resultar un éxito”. Otro objetivo fundamental de la cumbre es limitar el aumento de la temperatura global en menos de 2 °C.

“Para España, ese éxito tendrá que recoger sobre todo tres temas muy importantes: la descarbonización de la economía, las políticas de adaptación a los impactos del cambio climático, especialmente en aquellos países más vulnerables, y los flujos de financiación climática, que se están poniendo encima de la mesa”, indicó. La UE y España se han comprometido a reducir, en el año 2030, las emisiones en al menos el 40% respecto a los niveles de 1990. En 2013, las emisiones se redujeron el 19% respecto a dicho año base, al tiempo que el PIB de la UE creció el 45%. ”Esto significa que las políticas de cambio climático ayudan a crecer de forma sostenible e innovadora. Los resultados son positivos y debemos apoyarnos en la innovación”.

Por último, comentó la hoja de ruta para alcanzar los objetivos hasta 2020, con 43 medidas, muchas de ellas centradas en la eficiencia energética. “El reto del cambio climático es global, y sin el compromiso de las empresas, la Administración española no podrá alcanzar sus objetivos”, afirmó.

Rodrigo Morell, presidente de la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética (A3e), entidad organizadora de FOROGEn, aportó ciertos datos sobre el sector de la eficiencia energética, que representa el 1,8% en el PIB, y el 1,4% del empleo. Se prevé que para 2020, esta estadística suba al 3,9% del PIB y en torno a 750.000 puestos de trabajo. ”La fabricación de productos eficientes y la prestación de servicios relacionados con la eficiencia energética es un sector de futuro en el que muchos jóvenes van a encontrar una oportunidad de empleo”, destacó.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más...