El metal es el material de envasado más reciclado de España

0 23
Según la Asociación Metalgráfica Española (AME) el metal se ha posicionado como el material de envasado más reciclado en España. Se reciclan más de 8 de cada 10 envases metálicos. Concretamente, el reciclaje de envases de acero y aluminio alcanzó en 2014 una tasa del 83,6%, lo que nos sitúa entre los países con mejores resultados, superando incluso los objetivos marcados por la UE, que ha fijado una tasa de reciclado del 80% para 2020. Para su reciclaje, los ciudadanos pueden depositar todos los envases metálicos en los contenedores amarillos habilitados al efecto. Además de por su gran resistencia y durabilidad, las latas y envases metálicos destacan por estar fabricados con materiales permanentes.Esto quiere decir que los metales se reciclan infinitas veces, sin pérdida alguna de sus propiedades o merca de la calidad.

Gracias a esta virtud, los elementos metálicos nunca se pierden, simplemente van adaptando diferentes formas: un envase metálico se recupera, se funde de nuevo y se convierte en otro producto. Por ejemplo: con 700 latas se puede construir una bicicleta; con 126 tapas de metal se puede hacer un móvil y 1.678 aerosoles se pueden convertir en una silla de ruedas. Separar y reciclar metales es un proceso sencillo y altamente eficiente. En el caso del acero, su cualidad magnética permite su recuperación mediante electroimanes, sin que sea necesario seleccionar los envases a mano de entre los demás residuos. El aluminio, por su parte, se puede separar mediante corrientes de Foucault. En ambos materiales, el proceso de reciclaje a gran escala supone una drástica reducción del impacto medioambiental porque disminuye la generación de emisiones de CO2 y asegura la preservación de los recursos naturales.

De hecho, los envases metálicos son un modelo a seguir dentro del nuevo paradigma de la economía circular, en donde los productos se reutilizan y reciclan en un círculo continuo que, además, crea puestos de trabajo. Algunas cifras demuestran estas ventajas: Por cada tonelada de chatarra que se recicla, se ahorran más de dos toneladas de materias primas, es decir, cada lata ahorra en materias primas dos veces su peso cuando se recicla. Reciclar una tonelada de chatarra permite la reducción del 75% de las emisiones de CO2 producidas cuando se fabrica el acero a partir de mineral de hierro. Reciclar 1 tonelada de chatarra reduce hasta un 95% de las emisiones de CO2 producidas cuando se fabrica el aluminio a partir de bauxita. Un envase de acero ahorra 1,5 veces su peso en emisiones de CO2

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más...