El gigante azul cumple 100 años

0 22

El ordenador Watson de IBM pretende ser el buscador del futuro por su comprensión del lenguaje

IBM cumple un siglo este año 2011. La compañía vio la luz el 16 de junio de 1911 en Nueva York bajo el nombre de Computing Tabulating Recording Co. A IBM se deben las primeras tarjetas perforadas de comienzos del siglo XX, las cintas magnéticas de datos, el primer gran ordenador empresarial y el primer ordenador personal (PC). El Apolo XI alcanzó la Luna gracias a los sistemas de cálculo del gigante azul. También el estándar universal del código de barras o las bandas magnéticas de las tarjetas de crédito, creada en 1969 por Forrest Perry.

Su estrategia actual es lo que la compañía llama “planeta inteligente”, que pretende mejorar los sectores empresariales y la sociedad en su conjunto mediante la aplicación de la tecnología. “La fortaleza, la solidez y, sobre todo, la capacidad de regeneración y reinvención han sido elementos clave para que la empresa haya logrado cumplir su centenario”, dice Juan Antonio Zufiria, presidente de la compañía en España.

Estrella de la televisión

Son muchas las innovaciones tecnológicas que ha lanzado IBM en su historia. Pero su último reto mediático ha sido con el ordenador-buscador Watson. Su salto a la fama ha sido en la versión del televisivo Pasapalabra de Estados Unidos, un concurso llamado Jeopardy, en el que superó al mejor de los concursantes humanos. Watson utiliza los procesadores IBM Power7, está compuesto por 10 racks de Power 750 con 2.880 núcleos de procesador funcionando a 80 teraflops y 15 TB (terabytes) de RAM. Su sistema operativo es Linux.

Uno de los adelantos más importantes que se observa en Watson es su capacidad de reconocer la voz humana y el lenguaje humano con una rapidez y un rango de variación asombroso.

Dentro de la puesta en escena para deslumbrar y ganar atención con inventos mediáticos que después tendrán aplicación en el mundo empresarial encajan dos máquinas. La primera: Deep Blue, que derrotó en 1997 a Gary Kasparov, entonces mejor jugador de ajedrez del mundo. “Se trató de demostrar la capacidad de cálculo de una máquina. Era capaz de ver 10 jugadas diferentes por cada movimiento. Un humano puede hacerlo con cinco”, ha declarado con orgullo Zufiria.

La segunda: Watson, la estrella del momento, comprende datos complejos, lenguaje y es capaz de contestar con giros semánticos y segundas intenciones. La máquina no está conectada a Internet pero cuenta con más de dos millones de archivos que consulta y procesa en cuestión de segundos.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más...