Comprender la corrosión a escala nanométrica permitirá obtener mejores aleaciones

0 18
Investigadores europeos y mexicanos, liderados por el Instituto Max-Planck en Alemania, ha analizado mediante una «sonda atómica» los procesos de corrosión. La sonda permite que se evaporen los átomos de la muestra uno a uno y se proyectan hacia un detector. Esto permite obtener información tridimensional sobre cómo varía la composición y morfología de los elementos según se calienta la aleación. El estudio, que publica la revista Science, revela que la temperatura y la distribución homogénea de elementos como el cromo resultan claves para obtener aceros inoxidables más resistentes.

Concretamente presentan un análisis de cómo la estructura a nivel atómico influye en la resistencia a la corrosión de un acero o aleación integrada por hierro, cromo, molibdeno, carbono y boro. El cromo y el molibdeno son esenciales para convertir un acero en inoxidable. En concreto, la distribución homogénea del cromo en un material amorfo o vitrificado -como el del experimento en su fase inicial- forma una capa de óxido protectora que le confiere alta resistencia a la corrosión. Los científicos han observado que esta propiedad se mantiene a unos 620 ºC, ya que aunque se forman unos pequeños cristales de cromo, siguen repartidos por la matriz.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más...