Y los proyectos se hacen realidad…

0 17
El pasado 11 de mayo fue un día especial. Después de un intenso e ilusionante trabajo, el Consejo General de la Ingeniería Técnica Industrial (Cogiti) presentaba en la Real Academia de Ingeniería (Madrid) el Sistema de Acreditación DPC Ingenieros, en el que hemos estado trabajando durante más de un año.

Y digo “un día especial”, porque cuando cualquiera de nosotros inicia un proyecto, está deseando que llegue el día de su puesta en marcha y poder mostrarlo a la sociedad, y ese día había llegado. Pero para llegar hasta aquí, no ha sido nada fácil el camino, y ha hecho falta muchísimo trabajo, e ilusión, y eso es precisamente lo que ha derrochado el equipo humano del Cogiti, unido al unánime apoyo de todos los colegios que forman nuestro consejo, a la enorme implicación de los miembros de la Comisión del Sistema de Acreditación y, por supuesto, al calor recibido por nuestra propuesta desde Unión Profesional y todos sus integrantes, que desde el principio nos han animado a seguir adelante con el proyecto y han aportado sus iniciativas al mismo.

También quiero expresar mi agradecimiento a las empresas colaboradoras con el Cogiti, que desde el principio han confiado en el proyecto y lo han estado enriqueciendo con sus aportaciones e ideas, así como a los sindicatos, la patronal y otros agentes sociales que nos han escuchado y nos han manifestado su convencimiento de la enorme utilidad del sistema y las bondades que presenta. Todos ellos nos han manifestado el compromiso de colaboración para su mejor implantación en la sociedad.

En definitiva, quiero dar un agradecimiento general a todos los que han hecho posible que lo que hace un año era un sueño ahora sea una realidad que acaba de nacer. La Acreditación Profesional DPC (desarrollo profesional continuo), surge de la inquietud y de la imperiosa necesidad de adaptarse a los requerimientos reales de la sociedad y de los profesionales. Y, por supuesto, para reivindicar el papel fundamental que hoy por hoy desempeñamos los colegios y corporaciones profesionales.

Los colegios hemos sido, somos y seremos, instrumentos fundamentales para el desarrollo de una sociedad justa, equilibrada y segura, y en ello hemos de seguir poniendo todo nuestro empeño, y no cabe duda de que estos últimos cambios que nos han afectado y los que están por venir están propiciando que tengamos que modificar nuestra velocidad de crucero e imprimir una aceleración en nuestras actuaciones para recuperar el camino perdido y situarnos nuevamente en el lugar que nos corresponde y que, por otra parte, la sociedad demanda.

Y es que no hemos de olvidar que los colegios tenemos nuestra base en los profesionales y en la sociedad y a ellos nos debemos. Y en estos pilares se cimienta nuestro sistema de Acreditación Profesional DPC. A los profesionales, les ofrecemos la posibilidad de hacer visible su carrera profesional, de motivarles para el desarrollo de la misma, de facilitarles formación, empleabilidad, reconocimiento social, currículos certificados y, por supuesto, de que sientan el respaldo permanente de su colegio profesional.

Los profesionales, en un entorno cada vez más competitivo, necesitamos tener nuestra propia marca personal y las herramientas que nos permitan utilizarla. De ahí la importancia de crear un título profesional que certifique las capacidades adquiridas a lo largo de la vida laboral y que facilite la movilidad internacional de los profesionales.

LOS PROFESIONALES, EN UN ENTORNO CADA VEZ MAS COMPETITIVO, NECESITAMOS TENER NUESTRA PROPIA MARCA PERSONAL Y LAS HERRAMIENTAS QUE NOS PERMITAN UTILIZARLA

Por otra parte, a la sociedad le ofrecemos profesionales totalmente identificados y comprometidos con la actualización permanente de sus conocimientos, que ejercerán su labor con la máxima profesionalidad y preparación, lo que, sin duda alguna, se traducirá en unos mejores servicios, una mayor competitividad y una mayor seguridad.

Al mismo tiempo, facilitará la búsqueda de los perfiles profesionales más adecuados a la demanda de las empresas, adornado con los complementos de seguridad y garantía que ofrecen los currículos certificados, facilitando así una mayor y mejor incorporación al mundo laboral, que es por otra parte uno de los objetivos primordiales para este país.

Los colegios, las empresas, los profesionales, y si me apuran todos nosotros, hemos de reinventarnos y aprovechar al máximo nuestro conocimientos y potencial.

Por último, solo quiero transmitir mi optimismo y mandar un mensaje de esperanza e ilusión a todos los colegios, tanto de mi corporación como de otras profesiones, para que afrontemos con positividad las adversidades que nos estamos encontrando y las que vendrán, y seamos capaces de transformarlas en oportunidades y éxitos, porque ello implicará nuestro compromiso claro y sincero para con la sociedad y los profesionales.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más...