Virante, el vehículo eléctrico disruptivo que propone un cambio en la movilidad urbana

0 454
El ámbito de la movilidad es un factor fundamental a la hora de abordar las actuaciones encaminadas a lograr una ciudad sostenible. Por ello, cada vez son más numerosas las iniciativas empresariales que ponen el foco en la movilidad sostenible, y en el desarrollo de innovaciones y tecnologías para adaptarse a las nuevas necesidades y desafíos

En España destacan interesantes proyectos, como el que han puesto en marcha el fabricante automovilístico Tecnovelero y Arcamo Controls S.A. Se trata de un proyecto conjunto para el desarrollo de Virante, el primer vehículo eléctrico de Tecnovelero, y estará propulsado por hidrógeno. El trabajo de ambas compañías es desarrollar una pila de combustible y un depósito de hidrógeno para poder impulsar el vehículo Virante.

Equipo de Tecnovelero.

Los máximos responsables de Tecnovelero y Arcamo Controls S.A. (compañía especialista en tecnologías relacionadas con el hidrógeno, con sede en Madrid), Javier Lavernia y Gerard Aragonés, respectivamente, coinciden en la necesidad de “alinear todos los proyectos desarrollados hacia una orientación 100% sostenible y capaz de cubrir, ya actualmente, las necesidades de un país donde las energías verdes serán clave”. Con esta colaboración,  ambas compañías pretenden que el hidrógeno sea un vector energético que, sumado a la electricidad, facilite una movilidad sostenible.

Javier Lavernia, CEO de Tecnovelero, es el fundador e impulsor de este proyecto, como profesional que cuenta con décadas de experiencia en las principales marcas del sector del automóvil, entre las que se encuentran Ford, Mazda, Jaguar, Volvo, Land-Rover, Volkswagen, Seat, Peugeot, Citroën o Vauxall. Este ingeniero apasionado por la automoción, la electrificación de la movilidad y el desarrollo de soluciones para la movilidad urbana, lidera este proyecto innovador desde la ciudad de Tarragona.

Tecnovelero es una empresa tecnológica orientada a actividades de I+d+i y al desarrollo de proyectos tecnológicos de alto valor añadido. Creada a finales de 2018 en un vivero de empresas, con un capital inicial de 20.000€ que permitiera establecer la empresa como star-tup tecnológica y acceder a los diversos programas tecnológicos del Ministerio de Ciencia y Tecnología, actualmente se ha especializado en el campo de la automoción y la movilidad urbana sostenible, segura y conectada.

“Nosotros apostamos por un nuevo paradigma de la movilidad, con el fin de ofrecer soluciones y alternativas que encajen con las nuevas necesidades de los ciudadanos, y con las demandas sociales de un entorno más sostenible, ofreciéndoles más espacio, con un modelo de circulación más inteligente, fluido, seguro y conectado. Nuestro principal proyecto, el coche eléctrico y de hidrógeno Virante, nace para vivir en un tiempo de cambios como el actual”, explica Javier Lavernia.

Tecnolovero cuenta en la actualidad con más de una decena de empleados, entre los que se encuentran ingenieros mecánicos, mecatrónicos, electrónicos y eléctricos, y de diseño, así como personal de gestión y dirección. Sin embargo, la empresa seguirá creciendo en los próximos años, y el escalado de personal directo pasa por 19 posiciones en 2022, 51 en 2023 y 80 en 2024.

La empresa se caracteriza por desarrollar proyectos y tecnología que promuevan una nueva movilidad urbana más sostenible, eficiente, inteligente, segura y conectada. “Esto no solamente se consigue a través del desarrollo de productos que faciliten dicha meta, como vehículos para el transporte de personas o mercancías. Hay que ir más allá, y encontrar las fórmulas que permitan objetivos más ambiciosos. El carsharing, por ejemplo, lleva tiempo en esa línea”, indica.

Proyecto del vehículo Virante.

El vehículo Virante, y las fórmulas asociadas a su uso, representan un nuevo modelo de movilidad sostenible. “Su objetivo es generar valor y desarrollo entre los ciudadanos y organizaciones donde se implante, durante todo su ciclo de vida (desde su fabricación hasta su reciclaje), siendo los principales beneficiados las personas que habitan en el entorno urbano y reduciendo la huella de carbono en la logística asociada”, señala Lavernia.

Innovación made in Tarragona

El proyecto ha comenzado su andadura en Tarragona, y como asegura el CEO de Tecnovelero a Técnica Industrial, la voluntad de la empresa es apostar por el talento humano y los recursos del entorno. “En este sentido, más allá de tener la sede laboral en la ciudad de Tarragona, las colaboraciones de la compañía se extienden por el territorio más próximo. Y lo hacen a través de entidades como la Universitat Rovira i Virgili o el Eurecat (Centro Tecnológico de Catalunya), o la empresa IDIADA, entre otros, y en diferentes etapas aseguran la correcta consecución de los proyectos”, afirma.

Además, el proyecto Virante, en línea con las iniciativas relacionadas con el hidrógeno verde que han de transformar la economía española en los próximos años, cuenta con diferentes colaboraciones de organismos públicos de investigación (OPI), que ayudarán a impulsar el proyecto. Por ejemplo, en él participará el Centro Nacional del Hidrógeno, ubicado en Puertollano (Ciudad Real), organismo impulsado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Este centro está plenamente dedicado al desarrollo de tecnologías relacionadas con el hidrógeno, y colaborará en el proyecto aportando apoyo, equipo técnico e investigador cualificado, así como laboratorios y un centro de experimentación.

El marco de desarrollo para el primer prototipo está fijado para 2024, y a continuación se desarrollará su industrialización

También tendrán una participación destacada organismos como Eurecat, el Centro Tecnológico de Cataluña, aportando conocimiento en el sector de la automoción, y el ente participado por el CSIC Liftec (Laboratorio de Investigación en Fluidodinámica y Tecnologías de la Combustión), especialista en mecánica de fluidos, como el hidrógeno. En una fase final del proyecto, también colaborará la empresa Applus Idiada, para la homologación de los vehículos resultantes.

Tecnologías únicas de Virante

Virante pretende incorporar tecnologías únicas en el sector automovilístico, que están en proceso de protección y patente. Se trata de una propuesta de valor en un contenido vehículo de 2,5 metros, capaz de alojar cómodamente a 2 usuarios de talla alta (1.95m), desde 300 hasta 1.000 litros de maletero, peso ultrarreducido, potencias entre 4 y 40 kW, y una autonomía sobre 300 Km.

Los desarrollos tecnológicos para crear la pila de combustible, alimentada por hidrógeno que impulsará los diferentes motores eléctricos del nuevo Virante, permitirá que el vehículo pueda configurarse con potencias que van desde los 4 a los 25 kilovatios. Además, se produciría una versión de altas capacidades con un motor de 40 kilovatios pensada para tareas pesadas o para el ámbito rural. Esta versión contaría con un alto volumen de carga de hasta 1.000 litros de capacidad, y se equiparía con llantas y neumáticos all track, además de soluciones técnicas para utilizar el vehículo en el ámbito del trabajo. Con ello, la nueva tecnología permitiría llenar el depósito de hidrógeno en pocos minutos a través de una red de abastecimiento.

El vehículo ha sido validado e impulsado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) con una financiación por valor de proyecto de 315.192 euros. Unos recursos que se destinarán a continuar con la I+D+i de la empresa, a través de la contratación del personal para las siguientes fases de desarrollo del proyecto, desde la proyección a escala 1:1 del vehículo eléctrico hasta la industrialización del mismo.

Fase final de desarrollo

El proyecto se encuentra en la fase final de desarrollo. “Ya presentada la versión a escala 1:5, totalmente funcional, estamos desarrollando el primer vehículo a escala 1:1 en nuestra sede de Tarragona. A partir de ahí, nuestro objetivo es fabricar una serie Beta de 30 unidades máximo, gracias al apoyo e interés de empresas como Mail Boxes, que aboga por la descarbonización de su parque móvil, a la cual esperamos que se unan más organismos e instituciones. Dichas unidades ayudarán a apalancar el proyecto hacia la fabricación en serie de Virante, y hacia el desarrollo de fórmulas de movilidad asociadas al uso de vehículo, con el objetivo final de aportar nuestro granito de arena hacia la electrificación e hidrogenización de la movilidad”, explica Javier Lavernia.

Javier Lavernia, CEO de Tecnovelero.

En cuanto a la proyección de Virante, según comenta el CEO de Tecnovelero, actualmente está focalizado en el mercado de la península ibérica, “desarrollando inicialmente el Business to Public Administration (B2PA), en nuestro afán de otorgar mayor protagonismo a los ciudadanos, empoderándolos con vehículos más lógicos a su definición de uso: más pequeños que para faciliten el tránsito y aparcamiento, con versatilidad de uso… Virante ha sido directamente conceptualizado, diseñado y desarrollado para ello”. Los siguientes mercados que abordarán son el B2B Flotas, “que también requiere de descarbonización debido a la legislación municipal y a la implantación de zonas de bajas emisiones, y a la necesidad de incorporar vehículos lógicos e inteligentes en el reparto de última milla, por ejemplo. B2B Custom, adecuado a las necesidades de cada negocio y B2B Retail, llegando al cliente final. B2C, el cliente final que desee tener un medio de transporte seguro, polivalente y económico que cumpla con sus expectativas de uso”, asegura Lavernia.

En este sentido, desde Tecnovelero explican que han realizado estimaciones aproximadas en base a hechos contextuales. “Por un lado, creemos que los actuales vehículos de 4 metros no cumplen con el compromiso de la nueva movilidad urbana: son pesados, ineficientes, con motores desmesurados, de adquisición costosa y normalmente solo los ocupa un usuario la mayor parte del tiempo. También creemos que los clientes finales tenderán a la movilidad compartida como uso referente, y con la propia adquisición de un vehículo de precio reducido que cumpla con sus necesidades. Para ello, Tecnovelero debe crecer en su división de servicios de movilidad con la incorporación de inversores que aporten valor y sinergias al proyecto, y nos permita poder ofrecer hasta 25.000 unidades/año en el 2024”, destaca.

Tecnovelero buscará la colaboración con las administraciones y otros entes para la creación de hidrogeneras e hidrolineras

De este modo, el marco de desarrollo para el primer prototipo está fijado para 2024, y a continuación se desarrollará la industrialización del mismo: “Cada día es un reto diferente, ya que afrontamos la coyuntura actual del mercado de la inmediatez; pero en todo caso, seguimos la planificación inicial de Tecnovelero: ser una empresa de carácter tecnológico que desarrolla productos y servicios para los ciudadanos”.

Y añade que los retos que están abordando actualmente son la profesionalización del equipo tecnológico de desarrollo, el crecimiento del equipo de movilidad, la capacidad de adaptación a un entorno cambiante y la búsqueda de financiación futura, que asegure su crecimiento e implantación de las soluciones que ofrecen, tras la homologación, en sus diferentes etapas, distribución, fuerza de ventas y Customer Serviceprincipalmente.

“Afrontamos 2021-2022 con el reto de consolidar la plantilla, de hasta 14 empleados, y crecer ordenadamente hasta los 80 planificados para 2024. Más allá de los desarrollos tecnológicos necesarios para la creación de un vehículo impulsado por una pila de hidrógeno, otro de los objetivos del proyecto, y en base a la versión todoterreno de Virante, es llevar la movilidad sostenible y limpia a todas las comunidades del Estado español”, subraya el CEO de Tecnolovelo. Por ello, se buscará la colaboración con las administraciones y otros entes para la creación de estaciones de producción de hidrógeno (las llamadas hidrogeneras), asociadas a la generación de energía verde, y estaciones de abastecimiento de hidrógeno (hidrolineras), en primer lugar, en el ámbito rural de diferentes comarcas de la provincia de Tarragona.

Por último, los CEO de ambas compañías, Lavernia y Aragonés, señalan que “relacionado con el conjunto del proyecto Virante, iniciado en el año 2018 como vehículo 100% eléctrico, algunas empresas y administraciones del territorio ya han mostrado interés por el vehículo, con el fin de estudiar la integración de éste en algunas de sus flotas. Hay acuerdos y acercamientos que llevamos con discreción y que, de dar sus frutos, serán un gran paso hacia una movilidad sostenible en España”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.