Valle Rincón Rodríguez

0 35

”En 2018 la mujer continuará trabajando por su plenaincorporación en la toma de decisiones empresariales”

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es la fecha que dignifica, reivindica y especialmente recuerda con admiración y gratitud a todas aquellas mujeres que lucharon, demandaron, exigieron y transformaron el mundo, arriesgando su pro-pia vida por la lucha de la igualdad de género en todas las facetas: social, político, legal, económico, familiar, entre otros, en un pasado muy difícil y resistente al que vivimos hoy en día. Si bien es cierto, todavía nos falta mucho por recorrer para conseguir una verdadera igualdad de género, no podemos negar todo lo que las mujeres hemos recorrido y avanzado en la historia.

Hay un mundo, el financiero, en el que queremos adentrarnos para testar cuál es el papel de la mujer en pleno siglo XXI. Precisamente, para pulsar una voz autorizada contamos con Valle Rincón Rodríguez, que en su dilatada carrera profesional de más de 18 años, 13 en ámbito internacional, se ha especializado en control interno, Sarbanes Oxley, en áreas de cumplimiento, cierres contables y reporting y control de gestión, auditoría externa e interna, desarrollo de sistemas y consultoría de riesgos de negocio. Además, dirige un programa ejecutivo formativo en cultura financiera de la empresa, Enfoque 360º, de Wolters Kluwer.

¿Cómo visualizas el papel de la mujer en las finanzas del 2018?

En los últimos años, en el mundo de las finanzas se han dado avances, pero aún queda por recorrer un largo camino, ya que son muchas las mujeres a las que aún no se las involucra en la toma de decisiones. Solo un número muy reducido llega a ocupar cargos directivos como puede ser el puesto de CEO (director general), y no estamos representadas adecuadamente en los consejos de administración.

Pienso que el 2018 será un año importante, en el que la mujer continuará trabajando por su plena incorporación en la toma de decisiones empresariales, y la sociedad y las empresas tomarán cada vez más conciencia de la importancia de eliminar las barreras existentes enfocando sus esfuerzos para lograr equipos de profesionales plurales, independientemente de la condición de género de sus integrantes.

¿Una profesional como tú con una dilatada experiencia internacional tendrá unas valiosas consideraciones sobre las diferencias del papel de la mujer de unas zonas geográficas a otras del mundo?

Por supuesto, así es. Tuve la oportunidad de trabajar en países del mundo donde por cuestiones religiosas, culturales, económicas existe un mayor atraso en estos temas, y lamentablemente, las mujeres tienen un papel menos relevante en la marcha de la sociedad y, por supuesto, en la toma de decisiones empresariales respecto a las mujeres que trabajan en Europa. Pienso que nuestros esfuerzos deben enfocarse en hacer visibles estas situaciones y en analizar la idoneidad de las medidas que deben adoptarse para empezar a disminuir la significante brecha y desigualdad de género existentes en esos países.

¿Seguro que en bastantes ocasiones has sido la única presencia femenina en reuniones de trabajo? ¿Has vis-to una evolución en los últimos años con un aumento de compañeras en los puestos de responsabilidad de las distintas áreas de las empresas?

Sí, en algunas reuniones he sido la única presencia sin corbata, aunque debo decir también que han sido reducidas y se han dado tanto en países de Europa como fuera de ella. En estas ocasiones siempre me he mostrado firme y me he sentido libre para expresar mi juicio profesional, porque estaba convencida de que esa era la razón por la que yo estaba asistiendo a esas reuniones. En los últimos años he visto una evolución positiva a la hora de promocionar o contratar a mujeres para liderar proyectos o hacerse responsable de áreas y no únicamente a nivel local, sino también a nivel internacional.

¿Cuáles han sido tus referentes en estos temas de igualdad de género?

Principalmente mi familia y mi entorno, mis padres me han educado en el principio de la igualdad de género, haciendo hincapié que el éxito es resultado del esfuerzo continuo y me han inculcado la importancia que tiene la formación. Mi hermano Roger, que desgraciadamente falleció hace un par de años, siempre me impulsaba a llevar a cabo nuevos retos por muy difíciles que pudieran parecer y nunca pensó que mi posición de mujer fuera óbice para no intentarlos o conseguirlos; él, que era un gran aficionado de los cómics y un excelente dibujante, siempre me decía que faltaban más heroínas en el universo Marvel y pienso que es cierto.

¿Es cierto que la mujer en la empresa debe demostrar mucho más su talento o valía que cualquier compañero para acceder a puestos de responsabilidad? Y, ante la evidencia de la existencia de una brecha salarial, ¿cómo crees que podría reducirse hasta de-jar de producirse, aunque no es tarea fácil?

Lamentablemente, pienso que la mujer ha sentido que debe demostrar más su talento, pero entiendo que esto es así, porque partimos de una situación de desequilibrio y en algunos casos, percibimos que nuestro trabajo se había juzgado previamente solo por nuestra condición de mujer. En cualquier caso, cada vez estamos más convencidas de que nuestro trabajo y esfuerzo nos definen como las profesionales que somos.

Tanto en disminuir la brecha salarial como en eliminar la discriminación, la transparencia, la formación y la normalización en estos temas son cruciales, tanto en las empresas como en la sociedad; las empresas deberían tener presente entre sus objetivos, a la hora de hacer sus planes de negocio, el asegurarse de que existe esa igualdad en las organizaciones y establecer medidas para conseguirlo, pero siempre partiendo de la premisa de la meritocracia. Otras iniciativas que pueden ser positivas pueden ser medidas que fomenten la conciliación familiar, incrementar el permiso paternal, el currículo anónimo en el que la condición del candidato no se revela y establecer estrategias en los departamentos de recursos humanos para incentivar la búsqueda de talento interior para puestos de alta dirección. Es importante visibilizar el talento y los éxitos independientemente de la condición. Aunque aún queda mucho camino por recorrer, es importante establecer prioridades en las que trabajar por esta igualdad. Me preocupa que iniciativas recientes, como la de reivindicar el género gramatical de algunas palabras pueden llegar a diluir la importancia y esfuerzos de otras iniciativas por la lucha de la igualdad. Las medidas y los esfuerzos deben trabajarse desde diversos ámbitos de las organizaciones y de la propia sociedad y deben involucrar siempre a los hombres en la búsqueda de la pluralidad.

“Me preocupa que iniciativas recientes como la de reivindicar el género gramatical de algunas palabras pueden diluir otras iniciativas por la igualdad”

¿La mujer debe estar presente por cuota o por sus méritos, o asegurar una cuota es una herramienta de partida para que haya un acceso mayor de las mujeres a puestos relevantes?

Me resulta curioso que me hagáis esa pregunta hoy, porque la respuesta hubiese sido muy diferente hace tan solo unos años. Antes, consideraba que esta forma de discriminación positiva no era la mejor manera de solucionar la desigualdad; no entendía la imposición de la mujer en los órganos de decisión, entendiendo que las empresas deberían estar convencidas de que la meritocracia debía ser el único y mejor criterio para ocupar esos puestos. Lamentablemente, las cifras y avances en estos últimos años revelan que las cuotas son necesarias, aunque sea de forma temporal, al menos a corto y medio plazo, porque partimos de una situación de desigualdad importante.

Según un informe de WomenCEO de octubre de 2017, el número promedio de mujeres respecto al número total de miembros en consejos de administración dentro de las empresas del IBEX 35 es tan solo del 21,8%. Si analizamos de forma individual las empresas podemos ver que, en 8 de esas empresas, el número de consejeras es igual o inferior al 10%.

Se habla de un techo de cristal, pero en verdad considero que es un muro difícil de derribar. Según el Foro Económico Mundial se estima que en el año 2133 llegará la igualdad entre hombres y mujeres. Estamos ante una situación de desigualdad difícil de corregir y la pregunta que tal vez deberíamos empezar a plantearnos, más que cuotas o méritos, es cuánto tiempo puede perpetuarse esta situación en el tiempo. Estoy convencida de que cuando esta situación de inequidad se corrija no serán necesarias.

Todas las empresas buscan talento y colocar a los más competentes para liderar, sea hombre o mujer, donde la formación es clave para alcanzar y mantener ese nivel, como experta en formación en temas financieros, ¿qué nos podrías decir sobre la formación en cultura financiera de la empresa, y, concretamente, qué crees que aporta tu curso especialmente para lograr que alguien, además de ser competente, sea competitivo en su sector?

Hoy en día las empresas han tomado conciencia de tener una robusta cultura financiera en todos los departamentos para su buen funcionamiento y gestión. Nuestro curso está enfocado a la preparación de los perfiles actualmente demandados por el mercado laboral, perfiles polivalentes, transversales, con un gran conocimiento del negocio y versátiles con capacidad de adaptarse a los cam-bios en el entorno especialmente motivados por la nueva era digital en la que estamos inmersos. Nuestro curso tiene un enfoque muy novedoso y ambicioso (el enfoque 360º) de cubrir todo el negocio y llegar a todos esos conocimientos y prácticas financieras clave que deben estar bajo el enfoque de cualquier profesional independientemente del puesto o área en la que trabaje.

Tenemos el privilegio de contar con un equipo docente plural, brillante, multidisciplinar, que cuenta con una dilatada experiencia profesional que acompañará a los alumnos en ese recorrido. Entendemos que la diversidad de conocimientos y experiencias analizados en el curso van a enriquecer los perfiles de los alumnos que realicen este curso y les resultará de gran ayuda en su recorrido profesional en las empresas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.