Sumérgete en la gran fiesta del agua

0 485

Del 14 de junio al 14 de septiembre, Zaragoza se convertirá en el destino elegido por millones de personas. Visitantes procedentes de diferentes puntos del planeta llegarán hasta el meandro de Ranillas, un bello espacio natural dibujado por el cauce del río Ebro a su paso por la capital aragonesa, en el que emerge el vanguardista recinto ferial dedicado a Expo Zaragoza 2008. Una cita que bajo el lema «Agua y Desarrollo Sostenible», pretende propiciar la reflexión y el debate en torno a este preciado recurso, mediante la celebración de numerosas actividades. A lo largo de 93 días tendrán lugar encuentros científicos, conferencias, espectáculos y un sinfín de actos que convertirán a Expo Zaragoza 2008 en la gran fiesta del agua en la tierra.

En Expo Zaragoza 2008 todo es mágico. El agua aquí no es insípida e incolora. Todo lo contrario. En el recinto expositivo, el agua adquiere múltiples tonalidades y sabe a solidaridad entre pueblos. Y, lo que es más importante, convertida en protagonista absoluta de la muestra internacional, el agua se eleva a la categoría que se merece.

La planificación y diseño de las espectaculares infraestructuras y edificios, la programación de los actos científicos y culturales, todo gira en torno al tema del agua y desarrollo sostenible. El propio emplazamiento de la expo, el meandro de Ranillas, un rico ecosistema ribereño que caprichosamente traza el cauce del río Ebro a su paso por Zaragoza, establece un diálogo más que directo con el agua.

Para facilitar la interpretación del tema general de la exposición y transformarlo en una herramienta que permita la concepción de la oferta temática y la orientación de los 102 países participantes, organizaciones internacionales, comunidades autónomas españolas, empresas y organizaciones no gubernamentales, los contenidos se han agrupado en tres subtemas nucleares y un cuarto transversal que, a su vez, dan origen a las grandes exposiciones presentes en la expo: Agua, recurso único; Agua para la vida; Los paisajes del agua y El agua, elemento de relación entre los pueblos.

Expo Zaragoza 2008 desarrolla esta temática en catorce espacios expositivos: tres pabellones temáticos, seis plazas temáticas, tres pabellones colectivos, el Pabellón España y el Pabellón de Aragón.

Estandartes de la expo

El recinto ferial cuenta con una superficie total de 25 hectáreas, sobre las que se han edificado los pabellones y plazas que albergarán los contenidos expositivos de este importante encuentro. Unos pabellones emblemáticos, convertidos ya en iconos de la modernidad experimentada por la capital aragonesa de la mano de este evento.

El Pabellón Puente es una de las principales referencias de la Exposición. Facilita el acceso peatonal al recinto desde el sur de la ciudad y el eje del bulevar de la estación Intermodal de Delicias, a la vez que alberga una de las grandes exposiciones: «Agua, recurso único». La crisis de los recursos hídricos, las alternativas para su buen gobierno y posibles escenarios de futuro conforman una exposición sugestiva y vibrante que concluye subrayando el significado del agua como derecho humano.

El proyecto arquitectónico es obra de la iraquí Zaha Hadid y llama la atención por su estilizada forma. El puente se apoya en los extremos del río y en una isla central situada en el cauce. Con una longitud de 720 metros, cuenta con una forma orgánica, trenzada, que simula un gladiolo que se abre y se cierra.

El puente va de lado a lado, sobre unos montículos que descienden suavemente hacia las orillas del Ebro y es, según el equipo responsable del proyecto, un objeto que nace de las condiciones naturales del río y sus riberas.

El coloso del agua

El edificio más visible de la Exposición Internacional, la Torre del Agua, de 76 metros de altura, es un elemento reconocible tanto por su gran volumen como por su especial forma en gota de agua posada sobre el zócalo. Su disposición interior hueca y el esqueleto de cristal conforman también los aspectos arquitectónicos más característicos de un edificio que está llamado a ser el faro del río Ebro. El diseño lleva la firma del arquitecto Enrique de Teresa y el alarde de ingeniería se ha desarrollado gracias al trabajo realizado por Julio Martínez Calzón.

La Torre del Agua se convierte así en uno de los edificios emblemáticos de la Exposición Internacional, un referente visual, cuya incidencia alcanza una amplia dimensión territorial, más allá del recinto Expo.

La Torre del Agua se plantea como un contenedor vertical en el que se de sarrolla la expografía denominada «Agua para la vida», una exposición abierta, sin un discurso lineal, donde el visitante puede construir su propio discurso. Es una instalación artística que ofrece una experiencia a través de los cinco sentidos y apuesta por el diseño y las nuevas tecnologías audiovisuales, a la vez que alberga el contenido científico del edificio.

La exposición se divide en dos ámbitos, al igual que el resto del edificio: el zócalo y la torre. En el zócalo, el contenido de la «La naturaleza del agua» se apodera de este espacio escenográfico y, desde una visión horizontal, desarrolla los siguientes apartados: Agua es, Planeta agua, Paisajes azules, Somos agua, La magia del agua, Ciclos del agua y, en su espacio central, la gran escultura Lluvia.

La torre acoge la exposición «Agua en mente». En su interior domina la visión vertical y las dimensiones más reducidas del espacio en planta y excepcionales en su volumen, con un hito a recordar: la escultura Splash. La obra representa el momento dinámico en el que las fuerzas que actúan sobre una gota la dividen en infinidad de gotas más pequeñas que salpican. En el diseño y la ejecución de Splash se combinan arte, medios de comunicación, ciencia, ingeniería y tecnología.

La torre está dedicada a la dimensión cultural del agua y se estructura en los siguientes apartados: Agua para la vida, Agua en mente, Splash y Nube.

Pabellón Puente entre las dos márgenes del Ebro, uno de los edificios emblemáticos de la Expo. / JAVIER BELVER

El recorrido por la Torre del Agua invita a mirar el mundo que conocemos de otra manera. Es una oportunidad para percibirel agua con los ojos, los oídos, la piel… y la imaginación, que hará posible que conozcamos las diferentes visiones del agua. En la cima de la Torre del Agua, el visitante se encuentra con una Nube que podrá atravesar. Esta nube tendrá efectos de luz con matices de colores azules y blancos en movimiento. Como por arte de magia podremos caminar más allá de las nubes y, por fin, gozar de la mejor vista de la Expo y de Zaragoza que se puede contemplar desde el mirador situado en lo más alto.

Homenaje fluvial

El recorrido por los tres grandes pabellones expositivos de Expo Zaragoza 2008 concluye en el edificio que alberga el Acuario Fluvial. Convertido en el acuario de agua dulce más grande de Europa, cuenta con unos 5.000 ejemplares de 300 especies de fauna, características de diversos ríos del mundo, que contemplaremos distribuidos en 60 peceras y terrarios. En España, será el único acuario con una combinación tan rica de especies de agua con reptiles, mamíferos y anfibios. El objetivo del pabellón en el que se encuentra instalada la exposición «Paisajes del agua» es educar, investigar y divulgar.

El edificio propone al visitante un recorrido natural por cinco grandes ríos del planeta. Muestra el Nilo que, situado en el noreste de África, fluye hasta el mar Mediterráneo a través de Uganda, Sudán y Egipto; el Amazonas, el gran río sudamericano que atraviesa Perú, Colombia y Brasil; el Mekong, uno de los mayores ríos de Asia que atraviesa China, Birmania, Tailandia, Laos, Camboya y Vietnam; el Darling, el río más largo de Australia y el Ebro, el más caudaloso de España.

En este espacio está proyectado recrear, además, un gran río central para explicar que todos los ríos tienen algo en común y para establecer la relación entre la formación de los cinco continentes y el agua dulce. El estanque simula en su conjunto el origen del mundo.

El Acuario Fluvial formará parte de los equipamientos que la ciudad de Zaragoza recibirá tras la celebración de la Exposición Internacional, contribuyendo al desarrollo de la actividad turística de la capital aragonesa.

 
De izquierda a derecha y de arriba abajo, la Torre del Agua, el Acuario Fluvial y el Centro de Visitantes. / EXPO ZARAGOZA 2008

En la imagen inferior, vista aérea del Parque del Agua. / ENVUELO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.