Silvia Ventero Agudo: “A los ingenieros recién titulados les animo a salir fuera de España porque la experiencia es impagable”

0 19
Una reestructuración en la empresa donde trabajaba le hizo replantearse su futuro laboral e interesarse por las oportunidades que ofrecían los organismos internacionales. Ahora trabaja desde hace cinco años en la sede central de la ONU, en Nueva York, concretamente en el Departamento de Soporte a las Misiones de Paz, y desde 2015 es jefa de la Unidad de Combustibles. Silvia Ventero destaca que la resistencia física y mental, junto a la perseverancia, son esenciales en su trabajo; y recuerda que su formación como ingeniera técnica industrial (rama química) y sus conocimientos en la especialidad de petroquímica y polímeros fueron esenciales para encontrar su primer empleo, unido a su versatilidad y flexibilidad.

Lleva cinco años trabajando en soporte logístico a las Misiones de Paz de la ONU, ¿cómo empezó a trabajar en la organización?

En 2011, una restructuración de mi empresa me puso de nuevo en el mercado laboral. Entre otras alternativas, me interesé por los puestos de trabajo que ofrecían los organismos internacionales y me inscribí en las bolsas de trabajo (roster) de profesionales para la gestión de combustibles en la ONU. En agosto de 2011 entré en dos de dichas bolsas de trabajo y en febrero de 2012 recibí una propuesta para unirme a la ONU, a su Misión de Paz en Sudán del Sur (UNMISS).

¿Cuáles son sus funciones?

Actualmente trabajo en Nueva York en la sede central de la ONU, en el Departamento de Soporte a las Misiones de Paz, y soy la jefa de la Unidad de Combustibles. Mi unidad realiza la coordinación con todas las misiones de paz para asegurar el suministro de combustibles, carburantes y lubricantes. Para entender la magnitud, piensa que la ONU tiene desplegados más de 140.000 cascos azules y unos 25.000 funcionarios civiles. También tenemos función de supervisión técnica interna para asegurar que en nuestra área de trabajo se cumplen las normas de la ONU.

¿Qué le gusta más de su trabajo?

Aunque parezca un lugar común, poder trabajar con personas de diferentes orígenes tanto personales como profesionales; también que trabajo en proyectos con objetivos muy específicos junto con el desafío de desarrollar dichos proyectos, que son de muy distintos ámbitos y situaciones.

«Mi unidad realiza la coordinación con todas las misiones de paz de la ONU para asegurar el suministro de combustibles, carburantes y lubricantes»

¿Y qué es lo que le gusta menos?

La ONU es un organismo internacional, jerárquico, donde el trabajo de soporte, obviamente, está condicionado a las decisiones políticas que toma la organización. Acostumbrada a trabajar en el sector privado, la burocracia ligada a cualquier organismo público es lo que llevo peor. En cuanto al trabajo en las misiones, por supuesto, no puedo dejar de mencionar las condiciones de seguridad y dureza en las que se desarrolla el trabajo.

¿En qué misiones ha trabajado?

Empecé a trabajar en abril de 2012 en Sudán de Sur, en la Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS), en un lugar llamado Malakal, en la frontera entre Sudán y Sudán del Sur. Estuve hasta septiembre de 2013, ejerciendo de responsable de los almacenes integrados de suministros y del control de los activos. Aunque la vida era dura, tuve bastante suerte, porque viví en un momento de paz. Luego me fui a Monrovia, Liberia, para trabajar como jefa de Combustibles en Misión de Naciones Unidas en Liberia (UNMIL). Mi responsabilidad principal era gestionar la distribución de combustible en la misión. Allí estuve hasta diciembre de 2015. Mi estancia, por cierto, coincidió con el brote epidémico de ébola.

¿Qué habilidades o aptitudes son necesarias para trabajar en la ONU?

Para cada puesto de trabajo se necesitan distintas habilidades y aptitudes específicas, pero es cierto que hay algunas que son comunes a todos los trabajadores, especialmente a aquellos que trabajan sobre el terreno. La resistencia física y mental son esenciales. En la mayoría de las misiones, no está permitido que las familias vivan en la zona, por razones de salud y seguridad. La malaria es enfermedad endémica, y obviamente en todas ellas hay riesgo para la integridad física. Y después del trabajo, las posibilidades de entretenimiento son bastante limitadas. La capacidad de trabajar con personas de diferentes orígenes profesionales y culturales, la capacidad de trabajar con recursos limitados, la flexibilidad y la capacidad de reacción ante situaciones extremas e inesperadas. Por ejemplo, en Liberia, que llueve 8 meses al año y que las carreteras no están asfaltadas, nosotros siempre trabajábamos con un plan B. El trabajo en equipo es esencial en una misión en la que todos somos muy interdependientes. Y finalmente, yo diría que la perseverancia.

¿Cómo es un día habitual de trabajo?

En mi actual trabajo, como coordinadora del aprovisionamiento de combustible a las misiones, mi unidad trabaja en coordinación con las misiones en establecer los pliegos de condiciones de los contratos de suministro o los cambios de los existentes, debido a cambios en los mandatos de las misiones. Actualizamos las normas de referencia para la gestión de los combustibles y supervisamos las operaciones de las misiones. Parte de esta actividad requiere visitar las misiones. En estos momentos estoy preparando una conferencia para los jefes de combustible de las misiones y un cur-so-taller sobre una herramienta electrónica de gestión de combustibles que se utiliza en el terreno.

Como ingeniera técnica industrial química, por la Universidad Politécnica de Madrid, además de los conocimientos que le han aportados estos estudios, ¿qué otros valores o aptitudes piensa que le ha reportado?

Obviamente, en mi caso, que estudié la especialidad de petroquímica y polímeros, fueron esenciales para encontrar mi primer trabajo. También me aportaron la necesidad continua de querer saber más, versatilidad y flexibilidad.

¿Cómo ve la situación de la profesión de la ingeniería en la actualidad?

Las ingenierías siempre han destacado como las carreras de mayor proyección profesional. No creo que esto haya cambiado mucho. Yo obtuve mi titulación hace bastante tiempo y no estoy muy familiarizada con los nuevos grados, pero espero que un valor muy reconocido en el mercado laboral de mi época, como era la versatilidad, no se haya perdido. Un ingeniero, especialmente uno industrial, puede desarrollarse en diversos campos dentro de una empresa, no solamente los específicamente técnicos, aunque la parte técnica sea, por supuesto, fundamental.

¿Qué consejos daría a los jóvenes que acaban de terminar su carrera de ingeniería de la rama industrial de cara a su futuro profesional?

No creo que diga nada nuevo. La época en la que encontrabas un trabajo y si no querías no tenías necesidad de buscar otro se ha acabado. Eso provoca cierta inseguridad que es necesario gestionar. Los ingenieros necesitan mantenerse continuamente al día, necesitan ser elegibles continuamente incluso si no están buscando trabajo. En concreto, pienso que los ingenieros de la rama industrial son muy apreciados en el mercado laboral. Les diría que no tengan miedo a salir de España, porque eso les proporcionará una experiencia vital impagable.

Como profesional de la logística y la distribución, ¿qué destacaría de sus anteriores trabajos?

Antes de trabajar en la ONU, desarrollé mi carrera profesional en BP, donde desempeñé diversas funciones. Los últimos años fui la responsable de la distribución y logística de los combustibles a la red comercial. Si tuviera que destacar algo en concreto de ese periodo, sería el compromiso de la empresa y mío propio por la aplicación de los estándares de seguridad en el transporte, que creo que contribuyeron muy eficazmente a la reducción de accidentes y bajas, demostrando que la seguridad es una inversión y no un gasto.

¿Cuáles son sus próximos proyectos?

Me gustaría seguir trabajando durante un tiempo en Nueva York, pero no descarto a medio plazo volver al terreno. La verdad es que a pesar de todas las ventajas que ofrece una ciudad como esta, algunas veces echo de menos la vida en misión. Y en ningún momento renuncio a volver a España y continuar desarrollando mi carrera profesional allí.

A pesar de residir en el extranjero, ¿vuelve de forma asidua a España?

Cuando trabajaba en el terreno tenía un tiempo periódicamente de «descanso y recuperación», y volvía a España con bastante frecuencia. Ahora lo hago por vacaciones, un par de veces al año.

Nota de la entrevistada

El punto de vista expresado por la entrevistada no refleja necesariamente el de la Organización de las Naciones Unidas.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más...