Luces en el túnel

0 54
Con la crisis, que obliga a intentar ver luces al final del túnel, haydos palabras que llevan iluminación o pesadilla a más de unapersona o empresa que no se quiere doblegar ante el pesimismo de la situación. Estas son innovacióny emprendimiento. Elecosistema de las startups no deja de crecer o, por lo menos, elintento de generarlas. Recibir formación sobre esta materia, quesegún algunos modificará el mundo, refuerza una continua propaganda de lo beneficioso que puede ser en el campo profesional. Lógicamente para que cale el discurso siempre se habla deproyectos exitosos o ideas que sí han visto la luz al final del túnel.Pero en este país donde todavía funciona el vuelva usted mañana y se sitúa en los últimos puestos en facilidad para organizaruna empresa, la cuestión no es tan simple. Thomas Edison dijoque los sueños que no se llevan a cabo se convierten en pesadillas.

Ken Morse, fundador y director durante 13 años del Centro de Emprendimiento del MIT, en la última edición de este año de Emtech España ofreció una ponencia sobre innovación y emprendimiento en la cual manifestó el talón de Aquiles deEspaña: «Necesita emprendedores más ambiciosos y con más experiencia». Preguntado en una entrevista realizada por la revista Ticbeatqué consejos daría a los emprendedores, respondió: «Analicen qué necesidades aún no han sido resueltas en su mercado fuera del mismo y busquen las fórmulas para hacerlo. Que se olviden de los modelos de negocio y de los productos que ya están en el mercado, que piensen en grande y sean ambiciosos».

«LOS EMPRENDEDORES DEBERÍAN TRABAJAR DURANTE OCHO O DIEZ AÑOS EN UNA EMPRESA BIEN GESTIONADA ANTES DE DAR EL SALTO Y FUNDAR SU PROPIO NEGOCIO. ADEMÁS, DEBEN COMENZAR CUANDO TENGAN UN EQUIPO RAZONABLEMENTE COMPETENTE Y UNA SOLUCIÓN QUE RESUELVA UN PROBLEMA A FUTUROS CLIENTES»

«Los emprendedores deberían trabajar durante ocho o diezaños en una empresa bien gestionada antes de dar el salto y fundar su propio negocio. Además, deben comenzar cuando tenganun equipo razonablemente competente y una solución queresuelva un problema a futuros clientes. Por supuesto, losemprendedores no deben pensar en obtener inversión externahasta que no tengan algunos clientes y hayan probado que suproposición de valor funciona. Hay una gran carencia de emprendedores con amplio conocimiento del mercado a la velocidad que se precisa para llegar a este».

Aunar emprendimiento tecnológico con emprendimiento económico es uno de los retos. Twitter ha comenzado a cotizar enBolsa sacando a la venta 70 millones de acciones con las quepretende recaudar 1.820 millones de dólares (1.346 millones de euros), una decisión muy meditada por la compañía debido a los temores de repetir la misma experiencia de la red socialFacebook, que situó el valor en su máximo y provocó que estellegara a caer de manera estrepitosa.

La comparación con la red social de Mark Zuckerberg es inevitable, pese a que los gestores de Twitter evitaron los paralelismos. Facebook colocó 421 millones de títulos a un precio de38 dólares la unidad, lo que le dio una valoración de 104.000millones en el estreno. Ahora vale el 30% más, tras perder lamitad del valor en los seis primeros meses. Twitter servirá, portanto, para medir la tensión interna en la nueva burbuja tecnológica y el ánimo de los inversores con los índices en EE UU enmáximos. Linkedin, que también cotiza en el NYSE, vale el 140% más que cuando debutó en el parqué en mayo de 2011. Nosiguieron la misma suerte Groupon y Zynga, que arrastran unacaída del 60% si se compara con el valor de la oferta.

La leyenda dice que no hay triunfo sin perdedores. NoahGlass, ha revelado la historia de traiciones que hay tras el millonario negocio y que recoge el periodista Nick Bilton, del NewYork Timesen su libro titulado Hatching Twitter. Bilton narracómo la red nacía cuando varios amigos se recuperaban de unalarga noche de fiesta. En ese particular contexto, a Noah Glassle llegó la idea de concebir una plataforma donde los usuarioscontaran qué hacían en cada momento y que, años después, ha revolucionado el mundo de la comunicación con gran éxito. En su cuenta de Twitter, Glass explica su versión con el título de Istartet this(Yo empecé esto).

Otros dos conceptos que rondan siempre a los emprendedores son: ideas y talento. Ángel Gabilondo explica en su libro Elsalto del ángel: «tener talento no equivale a gozar de un estadoya asentado que por sí solo garantiza éxito». «El talento no es unanaturaleza, ni es un RH, y requiere no solo ciertas condiciones,también otras, las de desarrollo y oportunidad». Se trata, portanto, nos dice Gabilondo, «de generarlo, de aprenderlo y deenseñarlo». Una palabra que deberíamos borrar en épocas deincertidumbre y es desánimo. Hay especialistas en ello. Por eso,tenemos que apreciar a los que son capaces de impulsar y depromover lo más valioso de los demás.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.