Los ascensores alzan el vuelo

0 50

El mercado español de aparatos elevadores lleva tres años de crecimiento sostenido gracias a las exportaciones y al auge de las actividades de construcción de obra nueva y rehabilitación

El sector de los ascensores lleva tres
años creciendo. Incluidos la prestación
de servicios de instalación, mantenimiento
y la reparación de aparatos. Registró
2.250 millones de euros de ingresos en el
año 2017, el 3% superior al año anterior.
Se recupera así de la fuerte caída registrada
entre 2008 y 2014 a consecuencia
de la crisis económica y el estallido de la
burbuja inmobiliaria.

La favorable coyuntura y el aumento
de la actividad en el sector de la construcción,
tanto en lo que respecta a obra
nueva como a rehabilitación y reformas,
explican la prolongación de la tendencia
ascendente, según el estudio sectorial
Ascensores, publicado recientemente
por el Observatorio Sectorial DBK de Informa
(filial de CESCE).

La instalación de elevadores registró
unos ingresos de 460 millones de euros,
mientras que el mantenimiento y la reparación
de equipos fue de 1.790 millones.
La instalación de ascensores aumentó el
10% debido a una mayor demanda, tanto
para edificios de nueva construcción
como ya construidos. Las actividades de
mantenimiento, en cambio, registraron un
suave aumento de solo el 1,5%, a pesar
de la intensa competencia en el precio y
la elevada concentración: medio millón de
aparatos, la mitad del mercado, está en
manos de Zardoya Otis, Thyssenkrupp y
Schindler. Sin embargo, la necesaria modernización
de las instalaciones más longevas
seguirá siendo un factor dinamizador
del sector desde el punto de vista de
la producción y del empleo. Se prolonga
la tendencia de paulatino incremento del
grado de concentración de la oferta, de
forma que los cinco primeros operadores
alcanzaron en 2016 una cuota de mercado
conjunta del 67%.

En los últimos años se ha registrado,
además, una favorable evolución de las
exportaciones, que en el período 2016-
2017 superaron los 600 millones de
euros anuales. Francia continúa siendo
el principal destino, a notable diferencia
respecto al segundo país, el Reino Unido.

En 2016 desarrollaban las actividades
de fabricación y venta, instalación, mantenimiento
y reparación de ascensores y
otros aparatos elevadores alrededor de
400 empresas, junto a las que opera un
reducido número de compañías dedicadas
a la comercialización de componentes
y puertas. Durante los últimos años,
el número de empresas se mantiene estable,
tras el notable descenso que tuvo
lugar en la primera mitad de la década
actual, aunque siguen produciéndose
operaciones de compra y fusión.

Sector laboral atractivo

La elevación es un sector laboralmente
atractivo. En 2016 empleaba 20.500
personas, y cada año las empresas necesitan
cubrir 700 nuevos puestos, según
datos de la Federación Empresarial
Española de Ascensores (Feeda), que ha
lanzado una campaña orientada a los jóvenes
que estudien las ramas de FP de
técnico en mantenimiento electromecánico
y técnico en mecatrónica industrial.
Feeda recuerda que las empresas deben
reponer bajas permanentes y temporales,
jubilaciones y nuevas contrataciones por
el aumento permanente o temporal de la
actividad, algo que cada vez es más complicado.

El sector de los ascensores no había
vivido una revolución semejante desde la
aparición de los primeros aparatos eléctricos.
El último grito son sistemas inteligentes,
conectados al Internet de las cosas
(IoT, en sus siglas en inglés), que mejoran los costes de mantenimiento y son más
seguros y eficientes energéticamente.
La paulatina incorporación de sensores
conectados permite a los operadores de
mantenimiento obtener información valiosa.
Pero también mejoran el flujo de pasajeros
a través de aplicaciones móviles.

Un hecho que influirá sensiblemente
en los futuros ejercicios es la entrada en
vigor, el pasado 1 de septiembre, de las
nuevas normas para elevadores: la norma
EN81-20 contiene los requisitos técnicos
para el diseño de los ascensores eléctricos
e hidráulicos y la norma EN81-50
contiene los requisitos de procedimientos
y ensayos para los ascensores eléctricos
e hidráulicos.

Javier Catalina, presidente de la Feeda
expresaba, con motivo del 40 aniversario
de la organización, la necesidad de seguir
afrontando los nuevos desafíos que afectan
al sector. Por ejemplo, exige la revisión
del RD 88/2013 que regula la instrucción
técnica complementaria de ascensores
adaptándola a los nuevos requisitos normativos
y estableciendo nuevas medidas
para el incremento de la seguridad, tanto
del parque existente, como de los sistemas
de gestión para asegurar la calidad
del mantenimiento. También reclama el
cumplimiento del RDL 1/2013, que regula
los derechos de las personas con
discapacidad y su inclusión social, “en un
país con cinco millones de edificios con
problemas de accesibilidad”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.