Ingenieros de la rama industrial, en lo más alto de las empresas y el emprendimiento

0 23

El perfil generalista, la capacidad de adaptación, la polivalencia y el afán de seguir aprendiendo son algunos de los factores que ayudan a nuestros profesionales a llegar a la cima en el sector industrial

La gran polivalencia y capacidad de adaptación de los graduados en ingeniería de la rama industrial e ingenieros técnicos industriales constituyen las piedras angulares para que estos profesionales sean muy valorados por las empresas. Y es que la base generalista que adquieren en sus titulaciones del ámbito industrial, unida a la especialización y la adaptación que pueden adquirir después en las empresas para las que trabajan los convierten en un bien muy preciado por las compañías.

Desde Técnica Industrial hemos realizado un amplio recopilatorio de los directivos y emprendedores más destacados de los diferentes colegios de graduados en ingeniería de la rama industrial e ingenieros técnicos industriales distribuidos por todo el territorio español, del que se desprende tanto el considerable número de colegiados que ocupan puestos de dirección y gerencia en empresas, como el amplio abanico de sectores productivos a los que se dedican.

La gama de trabajos que realizan estos profesionales es muy amplia y diversa, por lo que resulta complicado elaborar una lista concreta de todas las áreas de trabajo que desempeñan o para las que están capacitados como técnicos competentes en la materia. Sin embargo, sí podemos destacar algunas de las áreas más comunes, como el sector de las energías renovables, centrales eléctricas, subestaciones y CC TT, generación, transporte y transformación energética, diseño de estructuras mecánicas y de nuevos productos de consumo, el sector de la automoción, redes e infraestructuras de comunicación y domótica, construcción de industrias, instalaciones térmicas de edificios, plantas de energía solar o eólica e investigación en I + D + i, por citar algunos ámbitos en los que desempeñan su trabajo. A ello hay que añadir la dirección de obra, la docencia, el peritaje judicial, la prevención de riesgos laborales, la redacción de proyectos de ingeniería y la certificación energética de edificios, entre muchas otras ocupaciones profesionales.

Y es que los ingenieros del ámbito industrial ocupan, tanto en los niveles intermedios como directivos, los perfiles profesionales más demandados. Pese a la delicada situación que ha atravesado el mercado laboral en los últimos años, el último informe de Spring Professional, la consultora de selección de mandos intermedios y directivos del Grupo Adecco, sobre el perfil directivo que más demandan las empresas, sitúa a estos profesionales en los puestos más altos de la tabla.

Formación continua

El equilibrio entre conocimiento, experiencia, habilidades y aptitudes se ha modificado sustancialmente en los últimos años. Las empresas de hoy en día buscan profesionales con una sólida formación y que, al mismo tiempo, hayan ido reciclándose en cuanto a nuevos conocimientos y nuevas tecnologías se refiere, por lo que la formación continua a lo largo de la vida es fundamental. Si a ello unimos el dominio de uno o más idiomas extranjeros, la capacidad de comunicación, el liderazgo y el trabajo en equipo, la flexibilidad y la capacidad de adaptación a nuevas situaciones, tener ciertas cualidades comerciales, la tolerancia al estrés y la disposición a cambiar de residencia si fuera necesario, las oportunidades aumentan.

Todo parece indicar que a medio plazo asistiremos a una profunda transformación de las empresas, caracterizada por la globalización y la digitalización de sus negocios y la producción. La industria 4.0, el Big Data, la nube (cloud), el internet de las cosas, la movilidad, etc. automatizarán aún más los procesos y dotarán de potentes capacidades de análisis que permitirán simular escenarios y reducir riesgos. En este sentido, las personas y la tecnología tendrán que ir más que nunca de la mano para adaptarse a esta nueva realidad. Y ante este panorama, los ingenieros serán cada vez más necesarios y estarán más presentes en las empresas, con cuyo trabajo sin duda contribuirán a hacerlas crecer y mejorar su competitividad (un ingeniero en cada pyme industrial).

Entre los perfiles de los directivos y emprendedores del colectivo de ingenieros técnicos industriales y graduados en ingeniería de la rama industrial, encontramos tanto a jóvenes profesionales que se han embarcado en la difícil tarea de poner en marcha un negocio, como a aquellos que gracias a sus conocimientos, preparación, esfuerzo y tesón han logrado ocupar y afianzarse en puestos directivos y de gerencia de importantes empresas.

Empresas familiares

A ellos hay que unir otro perfil: el de los profesionales que con su trabajo diario y buen hacer dirigen prestigiosas empresas familiares, con una trayectoria fuertemente consolidada. Es el caso de Roberto Arcos Galiano, ingeniero técnico industrial (colegiado en Albacete), presidente del consejo de administración de Arcos Hermanos, empresa fundada por su bisabuelo, y que constituye el mayor fabricante español de cuchillería y uno de los más importantes del mundo dentro de su sector. La empresa cuenta con un equipo de 500 personas distribuidas en sus centros de Albacete y Madrigueras, más los trabajadores de los centros especiales de empleo con los que la empresa Arcos colabora a través de la Asociación de personas con discapacidad de la provincia de Albacete (AMIAB).

Roberto Arcos comenzó a trabajar en la empresa en diciembre de 1976, concretamente en el departamento técnico, diseño de modelos y utillaje, métodos y tiempos y dirección técnica. Además, es el presidente de la Comisión Económica del Consejo Social de la Universidad de Castilla-La Mancha, entre otros destacados cargos en su haber.

Especial mención merece también Manuel Gómez-Franqueira Álvarez, colegiado de Ourense, que ostenta la presidencia del Grupo Coren, cooperativa que aglutina entre cooperativistas y empleados a más de 6.000 personas y que con una facturación superior a los 1.000 millones de euros, es la primera empresa agroalimentaria de España. La empresa se fundó en 1959 por iniciativa de su padre, Eulogio Gómez-Franqueira, a partir de las antiguas Uteco. Manuel Gómez-Franqueira se incorporó a Coren en 1975, en calidad de director de industrias, y después ocupó la gerencia de Producciones Ganaderas y la dirección comercial. En 1984 accedió a la dirección general y desde 2011 es presidente y consejero delegado.

Los ingenieros del ámbito industrial ocupan los perfiles profesionales más demandados en los niveles intermedios y directivos

Otro directivo relevante es José Enrique Rodríguez Jorge, también de Ourense y director del Grupo Rodríguez López Auto, la primera empresa fabricante de ambulancias y vehículos especiales de nuestro país, que también exporta al resto de Europa, así como a América Latina y Sudáfrica. El origen de la empresa se remonta a principios de la década de 1980, cuando el equipo técnico que la compone se dedicaba a la fabricación de carrocerías para vehículos en general. A partir de la década de 1990 se especializó en la fabricación de vehículos de transporte sanitario, y se convirtió en menos de 15 años en líder en ventas del mercado nacional.

Multinacionales de capital español

En cuanto a grupos multinacionales de capital español presididos por empresarios y profesionales de relevancia, a la vez que ampliamente laureados, cabe destacar a Sampol, empresa fundada en 1943, cuya actividad se focaliza en los sectores de infraestructuras del trans-porte; generación y distribución de energía; instalaciones industriales; hoteles y edificios singulares e infraestructuras de telecomunicaciones. Sampol tiene presencia permanente en España, México, República Dominicana, Jamaica, Costa Rica, Panamá y Cabo Verde, y ha desarrollado proyectos en 12 países y 3 continentes. Sus referencias incluyen más de 55 aeropuertos; sistemas de metro de 6 ciudades, plantas de generación eléctrica y cogeneración para clientes públicos y privados, e instalaciones en cientos de hoteles y resorts, hospitales y palacios de convenciones.

Al frente de este importante grupo empresarial encontramos a Gabriel Sampol Mayol, ingeniero técnico industrial mallorquín (colegiado de Illes Balears) que, entre otros importantes reconocimientos, recibió la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo otorgado por el Gobierno de España, en 2011, o el Primer Premio del V Concurso al Mejor Comportamiento Ambiental, organizado por el aeropuerto Madrid-Barajas, por su compromiso en la implantación de medidas para preservar el entorno, en 2013.

Gabriel Sampol empezó a trabajar en la empresa que recibe su mismo nombre en 1953, y de la que se hizo cargo 14 años más tarde, tras fallecer su padre. Durante su gestión, ha conseguido convertir una empresa familiar en una multinacional, con más de 100 ingenieros especializados, y una facturación anual de 160 millones de euros.

Por su parte, Jorge Sierra Fernández, ingeniero técnico industrial de Lugo, es el propietario de Uro Vehículos Especiales, empresa fundada en 1981, en el campo de la fabricación de vehículos todoterreno para aplicaciones industriales, y que actualmente es líder en su sector dentro del mercado español, y constituye una referencia a nivel mundial en el ámbito de los fabricantes de vehículos especializados para usos en todo terreno.

En la provincia de Granada encontramos dos destacados ingenieros técnicos industriales. Ángel Noguera Martínez, presidente de Instalaciones Negratín, grupo industrial y de servicios con presencia internacional desde 1998, que opera en los sectores de energía, industria y distribución eléctrica. En la actualidad, realiza proyectos en Europa, Latinoamérica y Asia, con delegaciones en España, Perú, Chile, México, Honduras, Japón y Reino Unido. Y José Antonio Lopera Benítez, director de tecnología de distribución España en Pro-diel, compañía de carácter tecnológico e industrial orientada a la sostenibilidad y la seguridad a través de productos y soluciones integradas de alto valor añadido en ingeniería, desarrollo, construcción y mantenimiento de proyectos de distribución y transporte eléctrico; generación eléctrica mediante tecnología renovable; proyectos de eficiencia energética; infraestructuras en tratamiento de aguas, y distribución y transporte de gas.

Desde que en 1994 iniciara su actividad, Prodiel siempre ha presentado un crecimiento continuado en toda su trayectoria empresarial, que se ha acentuado, si cabe, desde que en 2009 entrara la actual estructura accionarial y directiva. Su sede central se encuentra en Sevilla, y en la actualidad cuenta con filiales en Chile, Colombia, Perú, Brasil, México, Panamá y Marruecos. En total, cuenta con más de 800 profesionales.

También encontramos casos como el de Jordi Frigolé, ingeniero técnico industrial gerundense, actual director de la fábrica de Nestlé en Girona, que entró en la compañía en 1986, incorporándose a la entonces recién inaugurada planta de producción de Nescafé Descafeinado como técnico de mejoras del sistema de automatización de la planta. En 2000 fue nombrado jefe del departamento técnico de Electricidad y Automatización del Product Technology Centre de Orbe (Suiza) y, como tal, responsable del área técnica de automatización de todas las fábricas de Cafés y Bebidas del Grupo Nestlé en todo el mundo.

Además de la dirección de empresas privadas, este colectivo de ingenieros también ocupa puestos de responsabilidad en las Administraciones, como Adolfo Alegre Izquierdo, jefe de la sección de prevención de incendios en el Ayuntamiento de Valencia, y en organismos públicos, como Jaime Gregori Vives, que es subdirector de operaciones Este en Renfe. Ambos son colegiados de Valencia.

Fundar la propia empresa

Hasta el momento, hemos hablado de presidentes, directores generales y gerentes de empresas, pero ¿qué podemos decir de los emprendedores? Por citar algunos ejemplos, ponemos el punto de mira en Sevilla, donde destacan varios ingenieros técnicos industriales por haberse embarcado hace ya bastantes años en la difícil tarea de fundar una empresa, y que hoy en día se han convertido en verdaderos referentes del sector. Es el caso de José Mª Piñar Parias y Rafael Rodríguez Álvarez, ambos fundadores de Elmya, empresa centrada en el sector de las energías renovables y las instalaciones eléctricas, creada en 1966 y que, actualmente, está presente en varios países de Europa y Sudamérica, ofreciendo servicios de desarrollo, ingeniería, construcción, operación, y mantenimiento. También destaca Manuel Cañete, fundador de Guadalclima, empresa fundada en 1990 y que ha ejecutado con éxito numerosos proyectos públicos y privados, y que formó parte del comité fundador de la Asociación de Técnicos de Energía de Andalucía. Además, cuenta con numerosas instalaciones pioneras y emblemáticas en todo el territorio nacional. En la actualidad, la plantilla está formada por 30 profesionales en sus diferentes departamentos, con ingenieros, arquitectos técnicos, técnicos de obra y personal de administración y atención al cliente.

El 45% de los emprendedores que montan una empresa en España son ingenieros

También encontramos en la ciudad hispalense a Luis Viu Beltrán, fundador de Montrel, empresa de referencia en Ingeniería Oil&Gas creada 1963, con el objetivo de dar respuesta a la demanda del sector industrial a la hora de proporcionar instalaciones de ingeniería eléctrica eficientes, seguras y de elevada garantía técnica. En concreto, esta empresa realiza el diseño y la ejecución de todo tipo de instalaciones eléctricas, electromecánicas y energéticas en baja, media y alta tensión, además de ser especialistas en instalaciones especiales para atmósferas explosivas. Asimismo, desarrolla instalaciones electromecánicas para factorías y plantas industriales, subestaciones de transformación en media y alta tensión y la generación de energía eléctrica con grupos electrógenos, y cuenta con una división de ingeniería informática y seguridad privada.

Y terminamos con otro ingeniero técnico industrial emprendedor de Sevilla. Se trata de Martín Talaverón Román, fundador de Procisa, empresa creada en 1980 que se dedica a la implementación de soluciones singulares y avanzadas, tanto en proyectos de automatización, control y seguimiento de la producción, como en gestión de procesos, aplicando modernos métodos y tecnologías. Les avalan, entre otras certificaciones, las específicas de líderes a nivel mundial en automatización, como Siemens y Rockwell Automation.

Estos son solo algunos ejemplos de los numerosos directivos y emprendedores, a modo de pequeña muestra, que decidieron asumir nuevas y grandes responsabilidades, por su capacidad de liderazgo y carácter emprendedor.

En cuanto a las perspectivas de futuro, a finales de 2015, la firma de servicios profesionales KPMG presentaba un informe en el que los directivos encuestados daban por superada la crisis económica y se mostraban optimistas de cara al futuro, aunque no todos los sectores lo sean en la misma medida. Más de la mitad, el 56%, consideraba que su sector evolucionaría positivamente en el siguiente año, y el 38% pensaba que seguiría igual. Solo el 3% consideraba que evolucionaría de forma negativa. Por sectores, el más optimista es la industria del automóvil, por delante de las empresas de consumo y las vinculadas al sector químico.

Actividad emprendedora en España

Según el último Informe GEM España (Global Enterpreneurship Monitor, la red mundial sobre emprendimiento más importante), presentado en 2016, la tasa de actividad emprendedora (TEA) sigue creciendo desde 2013, cuando sufrió un leve descenso hasta alcanzar ese año el 5,7%. Durante los últimos años se ha mostrado cierta estabilidad en la capacidad emprendedora, a pesar de que los niveles del TEA fueran superiores antes de la crisis.

El incremento de la TEA, que mide las iniciativas emprendedoras con menos de tres años y medio de vida en el mercado, supone un incremento de los emprendedores nacientes y una mejora en las oportunidades para iniciar un negocio. Al analizar los motivos por los que las personas deciden iniciar un proyecto empresarial, observamos en el informe que más del 73,5% de la TEA corresponde a emprendedores por oportunidad, y el 24,8% a emprendedores por necesidad. Actual-mente, más de la mitad de la población considera el emprender como una buena opción profesional.

El informe sitúa a España en la media de los países europeos con emprendedores motivados en formar un negocio, a pesar de que esté por debajo de la media de países impulsados por la innovación (8,5%). No obstante, España se sitúa, en este terreno, por encima de países como Italia y Alemania.

Directivos y emprendedores en el sector industrial

Los diez ingenieros técnicos industriales cuyas fotos y cargos aparecen bajo estas líneas son algunos de los que se mencionan en este reportaje, pero solo una pequeña muestra de los numerosos profesionales colegiados que ocupan cargos relevantes en las empresas del sector industrial en España.

Los nuevos negocios presentan un perfil caracterizado por empresas de pequeño tamaño, de uno a tres empleados, que ofrecen servicios sobre todo a consumidores locales. Sin embargo, solo el 30% proporciona iniciativas innovadoras y la mayoría no tiene, al menos a corto plazo, aspiraciones de internacionalización.

Otros datos que destaca el informe es que 8 de cada 10 nuevas empresas pertenecen al sector servicios y consumo. Además, a pesar de que sigue existiendo una brecha de género, esta ha disminuido ligeramente en los últimos años. Actualmente seis de cada diez emprendedores en fase inicial son hombres y cuatro de cada diez son mujeres.

El principal obstáculo para emprender que han mencionado los 36 expertos que consulta el citado informe es el acceso a la financiación pública/privada, por eso recomiendan continuar apoyando la financiación de iniciativas emprendedoras, fortalecer el emprendimiento a través de la educación y fortalecer las políticas gubernamentales de apoyo al emprendimiento.

Perfil del emprendedor

Un estudio realizado por Spain Startup, basándose en los proyectos presentados para la Startup Competition de 2016, indica que el perfil del emprendedor actual lo constituye mayoritariamente un hombre de 34 años con formación universitaria (97%) y preferentemente ingeniero, en el 45% de los casos. En cuanto a los tipos de proyectos que lanzan, hay un claro predominio de la apuesta por las nuevas tecnologías y los emprendedores primerizos. Además de las competencias habituales de un emprendedor convencional, el tecnológico tendrá que sumar otras como consecuencia de la relación entre el mercado al que se dirige y el peso de la tecnología en su proyecto.

Por este motivo, también deberá desarrollar todas las capacidades necesarias para desempeñar con éxito tareas como la puesta en el mercado de la I + D + i, el análisis del valor de mercado y comercial del esfuerzo tecnológico, el correcto entendimiento del ámbito de financiación y la subvención de la I + D.

En lo que respecta a la creación de empresas, el número de nuevas empresas de alta tecnología creció en 2016 por encima de la media nacional, el 12%, llegando a 5.100 creaciones, y la inversión se elevó el 99% en este sector, pasando de 75 a casi 150 millones de euros. En diciembre, las compañías tecnológicas constituidas, unas 385, supusieron el 5% del total.

El 82% de las sociedades creadas durante 2016 pertenecía a servicios de tecnología punta, y el resto a sectores manufactureros de tecnología alta o media-alta. Por comunidades autónomas, Cataluña fue la región en la que nacieron más empresas en 2016, con 22.157, y también la que más aumentó las constituciones respecto al ejercicio anterior, al sumar 3.409 más. Por detrás se situaron Madrid y Andalucía, con 19.998 y 17.007 constituciones, respectivamente.

Directivos más demandados

Para la consultora Spring Professional, de Adecco, los directivos y mandos intermedios más buscados y cotizados en 2016 se encuentran en el sector de la industria, como el ingeniero de aseguramiento de calidad y costes, un perfil de alta relevancia debido al interés de las grandes empresas de proyectos EPC (Engineering, Procurement and Construction). Este candidato debe ser capaz de aplicar de manera correcta planes de calidad según la normativa vigente dentro del área de construcción. El objetivo de sus funciones es conseguir cumplir con rigor el control de calidad del cliente, a la vez que atiende los costes de proyectos, y alcanzar los objetivos marcados. El salario de estos perfiles varía de 65.000 a 90.000 euros brutos anuales.

Sin embargo, el profesional más remunerado es el responsable de proyectos de cogeneración, que ha de tener estudios de ingeniería de la rama industrial. Esta figura tiene como misión asegurar la eficiencia dentro de las empresas energéticas mientras lidera a un equipo multidisciplinar de técnicos. También se encarga de supervisar y coordinar las actividades de ingeniería, construcción y comisionado. Estos profesionales cobran de 75.000 a 100.000 euros brutos al año.

Otro perfil muy buscado por las empresas es el ingeniero de logística, responsable de optimizar el tráfico de la mercancía de la compañía y de las rutas y flujos logísticos, y que se encarga de realizar el seguimiento de los flujos de entrada y salida de mercancías considerando tiempos y plazos, así como la adaptación de los procedimientos de trabajo para lograr una máxima eficacia y calidad de servicio. Su salario abarca una horquilla de 35.000 a 40.000 euros brutos anuales fijos más un porcentaje de variable.

La Guía del mercado laboral 2017, elaborada por la empresa de selección de personal cualificado Hays, posiciona como los perfiles directivos más demandados en el ámbito de la ingeniería los correspondientes a director/a industrial; director/a de producción; responsable de I + D; ingeniero/a responsable de proyectos; director/a ingeniero/a de calidad; responsable de compras y comprador/a sénior. También solicitan ingenieros/as comerciales en el ámbito del marketing.

Las posiciones de project manager con idiomas siguen siendo clave este año para seguir optando a asegurar una excelente gestión de los nuevos proyectos. También lo son los directores de operaciones y figuras de mejora continua, tanto ingenieros como managers, para asegurar una buena optimización de procesos de fabricación. Además, las empresas refuerzan, cada vez más, sus departamentos de ingeniería, I + D y diseño para asegurar crecimientos en proyectos.

El perfil más remunerado es el de responsable de proyectos de cogeneración con estudios de ingeniería de la rama industrial


Uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan las empresas es el de encontrar los candidatos idóneos, en particular especialistas y líderes, ya que para que una empresa funcione y salga adelante es primordial construir un equipo adecuado. Según Spring Professional, el 35% de los perfiles demandados el pasado año hacía referencia a puestos directivos; el 27% a mandos intermedios, y el 38% restante a personal técnico cualificado.

Además, la retribución ofertada en estos puestos ha oscilado entre los 45.000 y los 100.000 euros brutos al año, esto es, por encima del salario medio español, que es de 1.637 euros brutos al mes, según el último Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo.

Los directivos más valorados

En una sociedad como la actual, en la que la innovación es un concepto clave para mejorar la productividad, enfocada a generar resultados, el candidato ideal es un directivo capaz de transformar los negocios, de hacerlos crecer y aumentar su rentabilidad. Estos perfiles cada vez más solicitados en sectores como Sanidad, Industria y Energía.

Los principales retos a los que tienen que hacer frente para conseguir ser más competitivos y subir escalones en la lista industrial europea pasan por que los costes de la energía no sean tan altos, acelerar la baja inversión en I + D, cambiar el marco de regulación en el que se mueve la industria, así como el modelo educativo, y elevar el pequeño tamaño de muchas empresas.

Rango salarial

En cuanto al rango salarial, un directivo de una empresa industrial cobra de media 80.000 euros brutos al año, frente a los 75.000 euros que gana un ejecutivo con el mismo rango en el sector del comercio y el turismo. No obstante, en los cargos directivos también se producen diferencias en función del tamaño de la empresa. Así, el director general de una gran compañía gana de media 136.615 euros brutos al año, mientras que ese mismo cargo en una compañía pequeña tiene un sueldo medio de 73.500 euros.

Por otra parte, gracias a la expansión internacional de las empresas españolas, unida a la formación continua de los ingenieros y a la experiencia internacional de muchos de ellos, ha mejorado todavía más el perfil internacional y la cotización de los directivos españoles. Debido a la situación económica de los últimos años, ha habido un alto porcentaje de profesionales que se ha visto obligado a trabajar fuera de España, adquiriendo una experiencia y un expertise que ha mejorado su reputación en el mercado y ha elevado sus expectativas salariales.

El dominio de diferentes idiomas ha sido un elemento clave al que se añade la ventaja competitiva del español. Este es el caso de los profesionales que son particularmente apreciados en ámbitos como la ingeniería, a la que aportan el aval de su participación activa en grandes proyectos internacionales. En este sentido, la demanda nacional de posiciones técnicas ha subido el 10% respecto al año anterior por las necesidades del sector. También se cotizan para grandes proyectos de construcción, en diversas actividades industriales, y se valoran mucho aquellos que aportan experiencia en sectores como la automoción y la gestión de productividad.

El auge actual de los puestos directivos no responde a una moda pasajera, sino al reconocimiento y a la necesidad de contar con buenos profesionales con gran capacidad de adaptación y liderazgo; entre los que, sin duda, se encuentran los ingenieros de la rama industrial.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más...