Ingeniería de vanguardia para discapacitados

0 342

Las tecnologías facilitan la accesibilidad y la plena inclusión de las personas con discapacidad. Solo en España hay cuatro millones de discapacitados a quienes los nuevos desarrollos están haciendo más fácil su vida cotidiana. Su incorporación al trabajo sigue siendo la gran asignatura pendiente

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 15% de la población mundial, unos 900 millones de personas, padece algún tipo de discapacidad. En los últimos años, ingenieros y diseñadores vienen desarrollando cada vez más aplicaciones y artilugios destinados a mitigar las dificultades a las que se enfrentan estas personas y favorecer su autonomía.

El colectivo de personas con discapacidad es cada vez más numeroso: se calcula que en España son 4 millones de personas, de las cuales 1,5 millones están en edad laboral. Las tecnologías desarrolladas por ingenieros técnicos pueden convertirse en un poderoso alia-do, tanto en su vida cotidiana, como en el acceso al mercado de trabajo. Pero las medidas son todavía insuficientes. Sin ir más lejos, con relación a Internet y las re-des sociales, el Observatorio Estatal de la Discapacidad advierte de la persistencia de la brecha digital en las personas con discapacidad y de las barreras para acceder a la web en igualdad de condiciones, según datos del informe Olivenza 2017.

El trabajo es otra de las asignaturas pendientes de las tecnologías inclusivas. A pesar de los grandes avances en materia de empleo de las personas con discapacidad, la desigualdad sigue patente: solo el 37,9% de las personas con discapacidad es activa (tiene empleo o lo busca); de los 1,3 millones de personas con discapacidad en edad laboral, solo una cuarta parte trabaja, frente al 58,2% de la población general; la tasa de paro sigue siendo superior entre la población con discapacidad (32,2%, frente al 24% de la población en general).

Principales usuarios

Según una encuesta de la Fundación Adecco, el 84% de personas con discapacidad asegura que las nuevas tecnologías han mejorado su vida y el 60% dice ser usuario de aplicaciones específicas. Los usuarios que hacen mayor uso de estas aplicaciones son aquellos con discapacidad visual (77%) y los que tienen discapacidad auditiva (73%), seguidos de la física (65%) y la intelectual (50%).

Las tecnologías de la información y la comunicación permiten a las personas con discapacidad buscar empleo online, eliminando el factor desplazamiento, y desempeñar ciertos puestos de trabajo para los cuales antes estaban excluidos. Una persona con discapacidad motora puede teletrabajar o manejar ratones de diadema, mesas regulables en altura y teclados con teclas de gran tamaño y trabajar como administrativo. Y también localizar lugares de ocio y turismo accesibles a través de aplicaciones como Accesibility y Disabled Park, puntos negros de un municipio (bordillos, socavones, estrecheces) y permitir localizar a una persona con discapacidad en cualquier momento, con la app CerQana.

La discapacidad visual tiene solución con pantallas de gran formato, lectores de pantalla, impresoras de braille y lupas que amplían la vista hasta un 1.500%. También mediante apps como el ayudante inteligente Siri o el VoiceOver, en Apple, y el servicio de accesibilidad Google Talk Back o Lazzus (creado por CIDAT), un asistente para los desplazamientos que crea un campo de visión auditivo.

Los problemas auditivos se corrigen con intérpretes de lengua de signos, emisoras de frecuencia modulada o prótesis auditivas. Petralex es un aparato auditivo artificial que funciona por los mismos principios que los dispositivos portables habituales; Pedius es una app que permite a las personas sordas realizar llamadas telefónicas a través de tecnologías de síntesis y reconocimiento de la voz.

La oferta tecnológica para las personas con discapacidad intelectual es residual, añade el informe: son apps basadas en pictogramas intuitivos como Pictogramas.es o un sistema para que las personas con trastorno del espectro autista u otras discapacidades similares puedan centrarse en una única tarea.

En 2016, la fundación AMPANS premió a un equipo de investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos por su proyecto DEDOS, para la realización de actividades educativas en mesas multicontacto y actividades colaborativas para personas con discapacidad cognitiva y trastorno del espectro autista. Por su parte, investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) han desarrollado una tecnología pionera, denominada Stage-sync, para que las personas con discapacidad auditiva y visual puedan disfrutar en el teatro de los espectáculos musicales. La experiencia tuvo lugar en el teatro Calderón de Madrid con la comedia musical de Broadway La Familia Adams. Esta innovación incluye un software que permite, mediante un sistema de realidad aumentada, ver los subtítulos adaptados y a un intérprete de lengua de signos de forma totalmente individual, y escuchar la audiodescripción, a las personas ciegas, de forma individual. Además, el sistema se sincroniza automáticamente con la obra, sin intervención humana, gracias a técnicas de inteligencia artificial que detectan lo que sucede en el escenario. Después, el espectador recibe los contenidos de accesibilidad a través de la aplicación GoAll. Stage-sync va aprendiendo a medida que se van realizando representaciones y se adapta a los cambios de ritmo y actores que se suelen producir en el teatro. Utilizando técnicas de deep learning combinadas con procesamiento de audio consigue una sincronización perfecta entre la representación y los elementos de accesibilidad.

Discapacidades neuromusculares

La prevalencia de las enfermedades neuromusculares es elevada, en torno al 1 por 1.000 de la población mundial. En España se estima que hay más de 30.000 personas con lesión medular, y cada año se producen entre 800 y 1.000 nuevas lesiones, en su mayoría por causas traumáticas relacionadas con los accidentes de tráfico. La parálisis cerebral afecta a uno de cada 500 nacidos en el país, y la incidencia de esclerosis múltiple es de 47.000 casos.

La lesión medular conlleva complicaciones secundarias, como la diabetes y la osteoporosis, implica elevados costes económicos para el paciente y complica su inclusión social y laboral. Estas personas podrían caminar de forma autónoma si dispusieran de un exoesqueleto robótico para asistir de forma externa el movimiento de las piernas anulado por la lesión. Sin embargo, la mayoría de los exoesqueletos que están actualmente en el mercado tienen un coste económico elevado, son difíciles de manejar y no están adaptados al paciente. Una innovación española puede cambiar este paradigma. El exoesqueleto ABLE (Assistive BioRobotics Low-cost Exoskeleton) ha sido diseñado y desarrollado por el Laboratorio de Ingeniería Biomecánica (BIOMEC) de la Universidad Politécnica de Cataluña, que pertenece al Centro de Investigación en Ingeniería Biomédica (CREB). Más económico, ligero e intuitivo, este dispositivo se personaliza a la capacidad funcional del paciente. Su diseño parte de soportes pasivos, que se fabrican en la ortopedia y que ya tienen la mayoría de pacientes, y se les añade solo los mecanismos y sensores esenciales para facilitar la recuperación funcional de la marcha. Son tres sus componentes modulares: un sistema de actuación en la rodilla que hace la función de músculo artificial, un sensor situado en la zona de la tibia que detecta la intención del usuario y una mochila que contiene la electrónica y una batería. Este proyecto fue uno de los tres que recibieron una mención de la EIT Health del European Institute for Innovation & Technology y se ha desarrollado en el marco del Plan Nacional de I+D, en el que también han participado grupos de investigación de la Universidad de A Coruña y de la Universidad de Extremadura.

La Fundación del Lesionado Medular y la empresa social Mouse4all también colaboran para promover el uso de dispositivos móviles entre los afectados por lesiones medulares. La solución de accesibilidad Mouse4all permite a las personas con discapacidad motora grave, consecuencia de una parálisis cerebral, lesión medular, tetraplejia, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica o enfermedad neuromuscular, manejar la pantalla táctil de un móvil inteligente o tableta con solo mover una palanca con el mentón o clicar pulsando con la cabeza. Esta innovación permitirá aumentar la privacidad, autoestima y autonomía de las personas con discapacidad física, permitiéndoles estar conectados con sus amigos y familia.

Otrfa es una iniciativa enfocada a personas con necesidades especiales es la empresa Eneso, cofundada por la ingeniera de telecomunicaciones Esther Gar-cía Garaluz en el Parque Tecnológica de Málaga. enPathia, su primer proyecto que lanzó hace unos años, es un periférico que sustituye el ratón y el teclado para controlar el ordenador o la tableta con los movimientos de la cabeza. Está pensado para personas que hayan perdido la movilidad del cuello para abajo, como tetrapléjicos, pacientes de enfermedades neurodegenerativas o con parálisis cerebral grave. La próxima versión será inalámbrica, más compacta y compatible con varios sistemas operativos.

Cátedras Indra

Bajo el nombre de Cátedras Indra de Tecnología Accesible, Indra colabora con 11 universidades españolas y 3 de Latinoamérica para desarrollar soluciones y servicios innovadores en el área de accesibilidad e inclusión. Por ejemplo, la Universidad Carlos III de Madrid trabaja en el proyecto Light Access Logistics. Pretende desarrollar un sistema de comunicaciones basado en luz visible (utilizando leds de bajo coste) que sea capaz de llevar codificada información útil para ser procesada por el usuario en un entorno de actividad logística. El usuario puede captar dicha información de forma cómoda y sin interacción por su parte haciendo uso de un pequeño receptor óptico que recoge la luz visible y descodifica los datos enviados desde el emisor. Este receptor podría ir embebido en un sistema flexible insertado como wearable en una vestimenta. Este sistema se puede incorporar de forma inmediata al puesto de trabajo de la persona con diversidad funcional, transmitiéndole de manera precisa la información necesaria del producto almacenado. Las ventajas de este tipo de comunicación frente a tecnologías inalámbricas como wifi, Bluethooth o RFID es la mayor seguridad desde el punto de vista de la salud del usuario, y barato, al emplear la infraestructura básica de la iluminación del edificio y componentes ópticos y eléctricos económicos, de fácil adquisición y reposición. Es un sistema confinado al área que ilumina la luz del le3d, que no interfiere con otro tipo de comunicaciones inalámbricas como las anteriormente mencionadas y no requiere de ninguna autorización previa para su instalación al utilizar parte del espectro electromagnético libre. Según los investigadores, el grupo de beneficiarios potencial son personas inmigrantes con dificultades con el idioma y usuarios con algún tipo de deficiencia auditiva.

El proyecto e-Glance, de la cátedra Indra-Adecco en CTB, desarrolla una aplicación de realidad aumentada para personas con discapacidad visual. Esta tecnología ofrece información relevante sobre su entorno, mediante vibraciones y sonidos en el smartphone. De esta forma, mejora su percepción y orientación espacial y, por tanto, facilita su adaptación al lugar de trabajo y su integración laboral, al poder realizar de forma sencilla tareas como planificar una ruta en medio de múltiples obstáculos móviles u obtener información sobre la localización e identificación de personas y objetos a distancia.

Por su parte, la cátedra del Centro de Investigación en Ingeniería Biomédica CREB-UPC desarrolla la app inclusiva Smile @Work, que permite el aprendizaje en el entorno laboral para personas con discapacidad intelectual. Está basada en la tecnología de los juegos y entornos realistas en 3D, similares a entornos laborales reales y situaciones que ponen a prueba las capacidades profesionales y personales de los trabajadores.

El proyecto APR (Asistente Personal Robótico), desarrollado por la cátedra Indra-Fundación Adecco en la Universidad de Lleida, desarrolla un asistente robótico móvil que pueda desplazarse con facilidad en un entorno doméstico o de trabajo. Aunque el robot aún no está listo para su comercialización, sí se ha probado y validado el concepto de telepresencia y sus funcionalidades y se han desarrollado pruebas de funcionamiento en condiciones reales en el entorno universitario, muy similar al de oficina.

Tecnologías de escucha

Menos del 20% de las personas con pérdida de audición usan audífonos, según investigadores de la universidad Carlos III, que desarrollan el proyecto Audismart, lo que pone de relieve la necesidad de nuevos enfoques para las tecnologías de escucha, con el fin de reducir la brecha entre los que tienen pérdida de la audición y los que son capaces y están dispuestos a acceder a la atención. Con AudiSmart, la persona que tiene baja audición podrá ponerse unos auriculares, incluso inalámbricos, en su teléfono inteligente, y la app personalizable, mediante algoritmos específicamente diseñados, modificará las distintas frecuencias del sonido amplificando unas y reduciendo otras para conseguir el sonido óptimo, haciendo este un entorno más incluyente.

La Fundación Vodafone España anuncia que se encuentra abierta la convocatoria pública de los Proyectos de Transformación Digital, con el objetivo de apoyar nuevas iniciativas basadas en la innovación tecnológica aplicada a las personas con discapacidad, que favorezcan su plena inclusión y participación en nuestra sociedad. Este proyecto forma parte de Conectados por la Accesibilidad, una comunidad de personas, entidades y organizaciones que sirve de punto de encuentro para conseguir, a través del uso de soluciones y herramientas TIC, ser un referente para los procesos de transformación digital en los entornos de vida de las personas con discapacidad. En esta comunidad participan actualmente más de 150 entidades locales. Más de 4.095 personas con discapacidad y profesionales comparten retos y experiencias que empoderan a las personas con discapacidad y contribuyen a su desarrollo personal.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.