Gregorio Tierraseca Palomo, expresidente del Cogiti y de la UAITIE, y exdecano del Colegio de Madrid

0 18

El 29 de mayo de 2015 nos dejaba nuestro amigo y compañero de profesión Gregorio Tierraseca Palomo. Deja atrás un intenso legado difícil de superar. Persona sencilla, de origen humilde, con un altísimo espíritu de entrega y trabajo que le llevó a lograr los más altos escalafones profesionales e institucionales.

Destaca de él su honestidad personal y profesional, y su entrega íntegra, sin fisuras, a la profesión a la que dedicó su vida, constituyendo y conformando pilares sólidos para el gran colectivo de la ingeniería técnica industrial.

Nacido en Madrid en 1931, se tituló como perito industrial mecánico en 1963, y en 1971 como ingeniero técnico industrial. Simultaneó sus estudios de perito industrial con el trabajo en el Centro de Investigación y Desarrollo de la Armada (CIDA), cuya vinculación perduró hasta el final de su trayectoria profesional. En el CIDA estuvo integrado en la sección de Metalotecnia, y llegó a ser una autoridad en interpretación de espectogramas y en análisis en visión directa. Durante bastante tiempo realizó análisis químicos de materiales, e incluso antes de ponerse en marcha la Junta de Energía Nuclear desarrolló los primeros análisis radiactivos que se hicieron en España.

Ocupó la jefatura del Laboratorio de Ensayos Mecánicos, dando lugar durante su mandato a la creación de normas de obligado cumplimiento en la Armada. Hasta su jubilación le fue encomendada la Jefatura de Compras. Como actividad complementaria, prestó su colaboración en el Ayuntamiento de Móstoles, como jefe de los Servicios Técnicos. Desde 1964, también ejerció la profesión libre.

Formó parte muy activa de su Colegio de Madrid y de la Asociación Centro desde el año 1968, cuando fue elegido vicesecretario, cargo que repitió en 1971. En 1977 pasó a ser vicepresidente; en 1981, vocal primero. Y fue en 1985 cuando lideró el Colegio de Madrid como decano y presidente, cargo que tuvo hasta 2001.

Nuestras instituciones nacionales constituyeron también para él un alto nivel de compromiso y responsabilidad corporativo, iniciándose como vicesecretario nacional del Consejo Superior en la reunión celebrada en Palma de Mallorca en 1972. En 1990 logró la presidencia del Cogiti, que desempeñó hasta 1999. En 1993, lo conseguía también como presidente de la UAITIE, liderando las representaciones de la ingeniería técnica industrial hasta 1999.

Pasó igualmente por nuestra mutualidad, la Mupiti, donde fue elegido secretario general en el año 1969. Durante los años 1974 y 1979 volvió a formar parte de su junta directiva.

Cuenta con innumerables condecoraciones y reconocimientos. La Asociación Nacional de Peritos e Ingenieros Técnicos Industriales (ANPITI) le otorgó en 1972 la distinción de Socio de Mérito, y en 1992, la actual UAITIE le condecoró con el máximo galardón profesional, la Insignia de Plata (número nacional 63). Recibió homenajes como colegiado de honor en los siguientes colegios: Aragón, Ávila, Illes Balears, Ciudad Real, Guadalajara, León, Madrid, Palencia, Las Palmas, Principado de Asturias, Salamanca, Segovia, Soria, Toledo, Valladolid y Zamora.

Sirva esta reseña para confirmar nuestra gratitud a Gregorio y para que nunca quede en el olvido el agradecimiento de la ingeniería técnica industrial, nuestro respeto y reconocimiento por haber entregado a nuestra profesión sus mejores capacidades y habilidades.

Nuestro recuerdo es la mejor ofrenda que podemos hacer a quien todo lo dio por nuestra profesión. Gregorio Tierraseca era nuestro amigo y no hay nada que pague su ausencia y nuestro desconsuelo. Descanse en paz.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más...