De lo sustractivo a lo aditivo: un paso hacia la fábrica digital

0 21

Los procesos aditivos incluyen, entre otras, todas las tecnologías de prototipado rápido con métodos como la impresión 3D, la estereolitografía y el sinterizado selectivo láser

Hablar de fabricación aditiva es hablar del diseño asistido por ordenador. Los procesos aditivos tienen en común el hecho de que pueden generar geometrías muy complejas de forma muy rápida. Se diferencian de los tradicionales en que pueden imitar mejor las formas de la naturaleza (ergonomía, aerodinámica, hidrodinámica) sin encarecer el proceso.

Muchos procesos de producción convencional, como el fresado, el torneado y el esmerilado, están comprendidos en lo que se denomina fabricación sustractiva, porque el proceso implica la extracción de material para generar la pieza final: los fabricantes empiezan con un bloque de metal o de madera y eliminan el material sobrante hasta producir el objeto deseado. Los procesos aditivos son exactamente al revés. Los objetos se hacen agregando material –en forma estratificada– hasta constituir la pieza.

Según se recoge en un documento de Cotec, presentado recientemente, las tecnologías de fabricación aditiva, al aprovechar el conocimiento de la era digital, les permiten superar limitaciones y suponen una auténtica revolución respecto a los procesos tradicionales al permitir fabricar por deposición controlada de material, capa a capa, aportando exclusivamente allí donde es necesario, hasta conseguir la geometría deseada, en lugar de arrancar material (mecanizado, troquelado) o conformar con ayuda de utillajes y moldes (fundición, inyección, plegado). En el sector del molde y la matricería es muy útil para construir moldes o partes de moldes de fabricación muy complejos, con características como canales interiores de refrigeración para controlar la refrigeración de la pieza allí donde se necesite.

EN EL SECTOR DEL MOLDE Y LA MATRICERÍA, ESTAS TECNOLOGÍAS SON MUY ÚTILES PARA CONSTRUIR MOLDES O PARTES DE MOLDES DE FABRICACIÓN MUY COMPLEJOS

Estandarización de procesos

Sectores como el aeronáutico y el automotriz tienden a la subcontratación para a la fabricación de piezas. Estos imponen unos criterios muy exigentes de calidad, la cual provoca que sean las empresas con un mejor sistema de calidad las que resulten más competitivas. La estandarización de los procesos de fabricación aditiva genera una mejora de los procesos que permiten dar respuesta a las necesidades y expectativas de los sectores más exigentes.

“Con la fabricación aditiva, la personalización no encarece el proceso porque permite fabricar productos, sin penalizar el coste, independientemente de si se tiene que fabricar un determinado número de piezas iguales o todas distintas. Esto facilita la personalización, que es una de las principales tendencias actuales en el desarrollo de productos de alto valor añadido y uno de los paradigmas que persigue la industria en los países desarrollados al considerarlo clave para su sostenibilidad”, defiende el informe.

Aunque existen limitaciones y retos tecnológicos que deben resolverse, el enorme potencial de las ventajas que la tecnología aporta al cambiar conceptualmente la forma de fabricar (de lo sustractivo a lo aditivo) abre un mundo infinito de interesantísimas oportunidades de nuevos productos y modelos de negocio para el futuro. La medicina, aeronáutica, automoción, joyería, arte y textil se encuentran entre sus principales aplicaciones.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más...