Ciudades como fábricas de energía verde

0 184

El punto diferenciador de Otem2000 es ser especialista en la creación de sistemas híbridos transitables generadores de energía para las ciudades en colaboración con socios internacionales

Tras graduarse como ingeniero técnico industrial mecánico, Antoni Orti adquiere experiencia en empresas de diferentes sectores y forma parte de grandes equipos de trabajo. «Por desgracia, en aquel tiempo en las Universidades no existían muchos planes o convenios de formación industria-universidad», se lamenta. «El colegio [profesional] me ha ayudado en la perfección y especialización».

En 2012, la falta de proyección profesional en la empresa en la que llevaba 13 años llevó a Orti a tomar una drástica decisión. «Necesitaba nuevos retos que me permitieran seguir creciendo profesionalmente. Emprender fue el reto. No fue fácil, pero no cambiaría nunca esta decisión por todo lo que me ha aportado esta experiencia», asegura el fundador de Otem2000, una empresa de Martorell (Barcelona) que entre otras invenciones ha creado un pavimento híbrido que combina la energía cinética del movimiento humano y la solar para convertirla en energía eléctrica y que ha probado en ciudades como Rotterdam.

Gestión empresarial

«Todo técnico siempre tiene carencias en dirección y gestión de empresas. Hay que reforzar con formaciones complementarías: cursos, másteres y, si es posible, un MBA. Otra opción es la de emprender con un socio que domine estos temas. Emprender un negocio tecnológico solo no es fácil». Por este motivo, Orti cree que la emprendeduría se tendría que trabajar como una asignatura más. «En aquel tiempo, cuando yo estudiaba, no era así. Ahora se empieza a trabajar desde primaria». El proyecto Cultura Emprendedora en la Escuela, impulsado por la Diputación de Barcelona, en el que participan niños y niñas de quinto de primaria, es un ejemplo. «Valoramos muy positivamente este proyecto en el que hemos hecho de padrinos y creemos que es totalmente necesario para trabajar desde pequeños el espíritu emprendedor que todos tenemos».

A la hora de crear la empresa, siempre ha tenido el apoyo de su socia, Eva Carmona Reifs, y de profesionales y amigos que ya emprendieron antes. Tuvieron que arrancar la compañía con ahorros personales. «En España las energías renovables no tienen ni el reconocimiento ni el apoyo que tendrían que tener, más bien al contrario. El claro ejemplo lo tenemos con el conocido impuesto al Sol. Así que hemos buscado el posicionamiento fuera, en países como Holanda, Inglaterra y Alemania, más sensibles y concienciados con el medio ambiente y las energías renovables. Y también empezamos a recibir peticiones desde Estados Unidos».

«Colaborar con otras empresas ayuda a crecer más rápido y reduce riesgos»

Como directivo, Orti delega y confía mucho en su socia. Su rol dentro de Otem2000 es desarrollar nuevos productos innovadores, «así que el papel del ingeniero es prioritario» en una empresa de pequeño tamaño que fomenta el uso y la implementación de las energías renovables. A la hora de emprender, estudian el mercado y observan que «allá donde había más demanda de energía (las ciudades) era donde precisamente había más carencia de energías renovables, y que la clave era la integración de estas soluciones renovables en entornos urbanos para generar energía en el punto de consumo».

El punto diferenciador de Otem2000 es ser especialista en la creación de sistemas híbridos transitables generadores de energía. «Nos ha costado mucho lograr este objetivo. Pero hemos trabajado con grandes socios industriales. Implicar empresas ya posicionadas en el mercado nos ha ayudado a mantenernos, pero necesitamos más para desarrollar soluciones todavía más innovadoras», señala Orti.

El objetivo de Otem2000 es transformar las ciudades en fuentes generadoras de energía verde, para que generen gran parte de la energía que necesitan. Para ello, tiene que existir un escenario clave que aún no se da: la eficiencia energética. Los edificios, más eficientes energéticamente hablando, estarán conectados y compartirán energía. Y las infraestructuras, como las carreteras, podrán generar energía verde para cargar los futuros vehículos ecológicos, asegura Orti.

Aventura internacional

El trabajo con socios industriales ya posicionados en varios sectores y mercados les permite avanzar en la aventura internacional. «Ir solo no es lo más idóneo por el consumo de recursos, tiempo y dinero propio. Compartir un proyecto con otras empresas ayuda a crecer más rápido y reduce riesgos, siempre que el acuerdo al que se llega sea bueno».

Orti opina que los ingenieros técnicos industriales pueden ser muy buenos emprendedores «siempre que tengan inquietud para abandonar la zona de con-fort y emprender. Tengo grandes amigos ingenieros técnicos industriales que lideran startups. El porcentaje es mucho más elevado en otros países, pero en el nuestro se están creando centros tecnológicos en las universidades que incuban grandes startups», dice. «Asesorarse muy bien, registrar el producto si es muy innovador (proteger el know how es clave) y gestionar muy bien los recursos (equipos de trabajo y, sobre todo, el dinero) son sus principales consejos para emprender. «Si no se ve claro, es mejor esperar para no morir en el intento», advierte.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.