AIQBE, 30 años de desarrollo industrial en Huelva

0 225

La Asociación de Industrias Químicas, Básicas y Energéticas de Huelva (AIQBE), que concentra el 85% de los empleados industriales de la provincia, celebra sus primeros 30 años de trayectoria satisfecha por los logros alcanzados y preparada para asumir los nuevos retos de futuro

La Asociación de Industrias Químicas, Básicas y Energéticas de Huelva (AIQBE) es una de las más importantes asociaciones industriales en España y agrupa a la mayoría de las grandes empresas y factorías industriales de la provincia de Huelva1, aproximadamente al 85% de los empleados y el 95% de la facturación provincial de este tipo de industrias. Este año la asociación celebra sus primeros 30 años de trayectoria satisfecha por los logros alcanzados y preparada para asumir los nuevos retos de futuro. Hay que remontarse hasta 1959, año en el que Sevillana de Electricidad instala la central térmica Cristóbal Colón2 en la Punta del Sebo de Huelva para encontrar el origen de lo que con el tiempo se ha convertido en el importante núcleo industrial que se asienta actual-mente en los términos municipales de Huelva y Palos de la Frontera. Pero no fue hasta la aprobación de los planes de desarrollo de 1963, que designaban a Huelva, San Juan del Puerto y Palos de la Frontera como sede de un polo de desarrollo industrial cuando las industrias actualmente asociadas a AIQBE comenzaron a instalarse.

Introducción

La historia de AIQBE arranca con la formación en 1975 de la Asociación Sindical de Industrias para la Protección del Medio Ambiente (Asima) para estudiar, controlar y defender el medio ambiente.

Posteriormente, en 1977, Asima pasa a convertirse en la Asociación Profesional de Empresarios para la Protección del Medio Ambiente (Aspema) coincidiendo con el Plan de Acciones Urgentes (PAU) de mejoras de las emisiones atmosféricas de las industrias de la Punta del Sebo, un plan con el que se consiguió reducir las emisiones de SO2, el mayor problema atmosférico en ese momento.

En 1986, Aspema es absorbida por AEIQEA (Asociación de Empresarios de Industrias Químicas, Energéticas y Afines) ampliando sus líneas de actuación a otros ámbitos de carácter institucional, técnico y de comunicación y que se puede considerar el germen de lo que hoy es AIQBE.

Fue en aquella época cuando se puso en marcha el ambicioso Plan Corrector de Vertidos Líquidos, que incluía importantes medidas correctoras como una fuerte apuesta de futuro desde las empresas y las Administraciones. Y fue en paralelo a este plan, cuando en 1988 la asociación AEIQEA pasó a denominarse Asociación de Industrias Químicas y Básicas de Huelva (AIQB).

En una última etapa, ya en 2012, como consecuencia de la relevancia de la producción energética entre los socios de AIQB, las siglas vuelven a modificarse para convertirse en la actual Asociación de Industrias Químicas, Básicas y Energéticas de Huelva (AIQBE).

Así, a lo largo de estos años se han ido sumando nuevas industrias y desapareciendo otras, como muestra de lo viva que está la asociación, sin que por ello hayamos perdido la esencia de nuestra razón de ser y de nuestros fines, aunque los hayamos adaptado a las
necesidades surgidas en cada momento.

Objetivos

En este sentido, AIQBE trabaja con
dos grandes objetivos. Por un lado, conectar
entre sí las empresas asociadas
y establecer relaciones con las Administraciones
y la sociedad. Y, por otro,
promover la mejora continua (benchmarking)
en la operativa de nuestro día
a día, tanto en los aspectos medioambientales,
como en el mantenimiento y
eficiencia energética de cada una de las
plantas, sin olvidar todos los aspectos
relacionados con la prevención de riesgos
laborales y salud, RR HH, comunicación,
etc.

Para desarrollar el primero de los
objetivos, AIQBE se ha convertido en
un interlocutor solvente. Así la asociación
participa intensamente en actividades
vinculadas a la comunicación,
educación y formación, entre otras, y
actúa de enlace entre las empresas asociadas
y las Administraciones, tanto a
escala europea y nacional, como autonómica,
provincial y municipal. Esta
labor institucional se extiende a otros
colectivos de los que también forma
parte, como la Federación Onubense
de Empresarios (FOE), la Confederación
de Empresarios de Andalucía
(CEA) y la Federación de Industrias
Químicas Españolas (Feique).

Asimismo, AIQBE es patrono de la
Fundación Andaluza Beturia para la
Investigación en Salud (FABIS) y de
otros organismos al servicio de la sociedad
onubense (Consejos de medio
ambiente y sociales). Contamos con
representación en el Consejo de Administración
de la Autoridad Portuaria
de Huelva y estamos fuertemente
vinculados a la Universidad de Huelva,
donde patrocinamos la cátedra AIQBE,
para promover la investigación, el
desarrollo tecnológico, la innovación y
la difusión de resultados científicos, y
participamos en su consejo social.

En cuanto a la mejora continua, el
segundo de los objetivos, desde AIQBE
mantenemos una actividad permanente
de formación y actualización
a través de cursos y jornadas técnicas
promovidas desde las distintas comisiones
y grupos de trabajo de la asociación,
el verdadero motor para detectar
los problemas y necesidades del
sector, intercambiar conocimientos y
experiencias comunes, etc. Esta transferencia
de conocimiento ha derivado
en que, a día de hoy, las plantas asociadas
a AIQBE tengan los niveles más
bajos de accidentabilidad existentes y,
como revelan las mediciones reales, los
niveles más bajos de emisión de estas
industrias en Europa, muy por debajo
de los límites exigidos.

AIQBE, un sector estratégico para
la economía

A falta de recabar los datos agregados
de 2015 veremos los de 2014. Las empresas
de AIQBE facturaron 11.836
millones de euros (figura 1). La distribución
sectorial de la producción
estuvo encabezada por el refino de petróleo
y gas, que representó el 68% del
total. La metalurgia del cobre aportó
el 15%; los productos químicos básicos,
el 13%; los fertilizantes, el 2%, y
la energía eléctrica y la pasta de papel,
el 1%, respectivamente, (figura 2).

Las inversiones realizadas en 2014
por las empresas asociadas fueron de
84 millones de euros. Se dedicó casi
el 70% a la mejora de los procesos
productivos, así como a la protección
ambiental (16%) y a la seguridad y salud
laboral (12%), lo que refleja el gran
compromiso y la apuesta por la calidad
en estas industrias (figura 3).

También debo recordar los efectos
multiplicadores de la actividad productiva
de AIQBE en el conjunto de la
economía provincial. En 2014, el valor
añadido bruto fue de 1.504 millones de
euros y el número de empleados, 9.368
en total (figura 4).

Los asociados de AIQBE fueron,
por otra parte, contribuyentes significativos
de las Administraciones públicas,
a las que aportaron un total de
27 millones de euros. De ellos, el 43% correspondió al impuesto de bienes inmuebles; el 24% al de actividades económicas; el 14% al canon de ocupación de terrenos, y el 12% fueron otros impuestos y tasas de los Ayuntamientos de Huelva y Palos de la Frontera.

A todo ello hay que añadir que en 2014 no se incoaron expedientes administrativos a las empresas de AIQBE por temas de seguridad laboral y nuestras empresas cuentan con planes de igualdad y están acogidas a los máximos estándares de certificación y códigos éticos existentes en cada uno de sus sectores.

Por último, la aplicación de las mejores tecnologías disponibles y la continua inversión en el área medioambiental (figura 5) a lo largo de estos años ha sido y es una constante en las empresas asociadas, lo que ha contribuido a una paulatina reducción de su impacto ambiental.

Retos de futuro

Es mucho lo conseguido hasta la fecha, pero 30 años de actividad es tiempo suficiente para realizar un balance y asumir los nuevos retos que tenemos por delante para seguir contribuyendo al desarrollo industrial de nuestra provincia.

En este sentido, aprovechamos el 30 aniversario de la asociación para renovar nuestro compromiso por reforzar la comunicación3 y colaboración entre AIQBE, las Administraciones y los ciudadanos y sus asociaciones, y por seguir mejorando la operatividad de nuestras plantas de la mano de la innovación tecnológica.

Pero tenemos otros objetivos ambiciosos por los que también vamos a seguir trabajando, como atraer nuevas inversiones a nuestra provincia y contribuir así a la creación de riqueza y al incremento del empleo industrial que se merece Huelva. En este empleo de calidad, el de las empresas de AIQBE, el 95% del personal es indefinido y cuenta con un nivel salarial superior al de otros sectores, con un gran impacto en la economía local.

Desde la asociación estamos convencidos de que Huelva es un lugar privilegiado para la instalación de industrias de todo tipo, como muestra la permanencia de la industria pesada en la zona desde hace más de 50 años.

La zona cuenta con una climatología muy adecuada y con el agua necesaria para evitar la construcción de embalses nuevos ante la llegada de futuros proyectos industriales. Hay materias primas procedentes de las industrias ya instaladas, terrenos disponibles y un puerto con vocación industrial y gran disponibilidad de servicios. El abastecimiento energético está garantizado con la existencia de varios ciclos combinados y plantas de biomasa. En el entorno se asientan empresas de servicios especializados y suministros industriales. Asimismo, Huelva cuenta con una universidad y centros de formación profesional (también en Palos de la Frontera) con una oferta formativa específica para preparar a los futuros profesionales de la industria.

Nuestra situación estratégica en el sur de Europa frente a los Canales de Panamá y el mercado americano, en el paso al Mediterráneo y Canal de Suez, y en el paso desde el norte de Europa al Cabo de Buena Esperanza (Sudáfrica y océanos Índico y Pacífico) nos favorece. Y contamos con redes de comunicación por autopista y ferrocarril y la disponibilidad de dos aeropuertos internacionales a 100 kilómetros de distancia a este y oeste.

Por tanto, se tiene todo a favor para atraer nuevos proyectos y poder albergar grandes expectativas de futuro. La industria química (junto al agroalimentario) será el sector que más crecerá en los próximos años, sobre todo debido al aumento de la población, y necesitará buscar lugares apropiados para su instalación. ¿Por qué no en Huelva?

Ha llegado la hora de que Huelva vuelva a recibir inversiones industriales de peso y desde AIQBE vamos a luchar por ello, caminando por la senda de la industrialización iniciada por la Administración para mejorar el nivel de vida y la calidad del empleo de las futuras generaciones.

Notas

1 Actualmente componen AIQBE las siguientes empresas con plantas en Huelva y Palos de la Frontera: Air Liquide, Atlantic Copper, Algry Química, BioOils, CEPSA Química, CEPSA Refinería La Rábida, CLH, Electroquímica Onubense, Enagas, ENCE, ENDESA Generación, Fertiberia Huelva, Fertiberia Palos, Gas Natural Fenosa y REPSOL.

2 Tres grupos que han sido actualmente sustituidos por un ciclo combinado.

3 Recuperación del día de la Industria (figura 6), remodelación de la web www.aiqbe.es y creación del Twitter @Aiqbe30 y un logo propio del aniversario (figura 7) entre otras decisiones.

Bibliografía

AIQB (1989). Libro Blanco de la Industria Química y Básica en Huelva. (Inédito)

Miró Chavarría J (Inédito). El Polo de Desarrollo de Huelva (impresiones personales)

www.aiqbe.es (consultado el 10 de enero de 2016)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.