Sara García Álvarez

Fundadora de empresa de diseño y fabricación de prototipos, y piloto profesional de motociclismo

0 493

”Emprender es durísimo, pero merece muchísimo la pena”

La trayectoria de Sara Álvarez es una historia de superación. Primero, no dejó de luchar hasta ser ingeniera (es Ingeniero Técnico Industrial, especialidad mecánica, y Graduada en Ingeniería Mecánica por la Universidad Carlos III de Madrid), y después, puso todo su empeño y esfuerzo en convertirse en piloto profesional de motociclismo, logrando un extenso palmarés, además de ser la primera mujer que ha competido en el Rally Dakar sin asistencias. Natural de Zamora, la tierra que vio nacer a uno de los mejores pilotos de motociclismo de la historia, como fue Ángel Nieto, también ha visto crecer a otro ejemplo de superación.

Este año 2021, ha recibido además el Premio Pódium al mejor deportista absoluto de Castilla y León, que convoca la Consejería de Cultura y Turismo del Gobierno castellano leonés. Y es que su palmarés no pasa inadvertido: vencedora absoluta del Vespa Raid Maroc en 2015, campeona del mundo de Bajas en 2017,  campeona de España de Rally TT en 2016 y 2017, primera mujer en participar en el Rally Dakar en la categoría Original, es decir, sin asistencia mecánica (2019), y primera mujer europea y segunda del mundo en completar el Rally Dakar sin asistencia mecánica (2020), 2ª en la categoría de mujeres, sin asistencia, en el Rally Dakar 2021, subcampeona del mundo en la especialidad de Bajas y 4ª clasificada en la general de féminas en 2020.

Ingeniería y deporte, unidos en esta ocasión, han ayudado a Sara García  a desarrollar su faceta de dirección y coordinación, donde la gestión del tiempo es primordial, tal y como ella misma afirma.

Sara García forma parte del elenco de ingenieras que han sido elegidas para participar en el proyecto “Mujeres ingenieras de éxito y su impacto en el desarrollo industrial”, el programa que ha puesto en marcha la Unión de Asociaciones de Ingenieros Técnicos Industriales y Graduados en Ingeniería de la rama industrial de España (UAITIE), y que incluye la exposición itinerante “Mujeres ingenieras de éxito”. Gracias a esta entrevista, hemos podido conocer un poco más a esta campeona.

¿Qué le llevó a decidirse por una carrera técnica?
Las salidas profesionales.

Una vez terminados los estudios, ¿cómo recuerda sus inicios en el ámbito de la Ingeniería?
Fue muy duro, ya que finalicé mis estudios en 2012, en plena crisis, y el plano laboral había cambiado radicalmente.

Técnico de laboratorio de homologación de vehículos, Ingeniera de Diseño de I+D en el sector de Defensa y directora de uno de los centros tecnológicos punteros de Europa figuran entre los puestos que ha desempeñado en el ámbito profesional, ¿con cuál de ellos se identifica más?
Cada uno me ha aportado mucho a nivel profesional, pero creo que en el que he estado más cómoda y me he sentido más realizada ha sido dirigiendo el parque tecnológico. Creo que las labores de dirección y coordinación encajan perfectamente con mi perfil.

– También fundó su propia empresa de diseño y fabricación de prototipos en Zamora, ¿cómo fue la experiencia? ¿A qué se dedicaba exactamente?
Emprender es muy duro pero merece muchísimo la pena. Siempre digo que fue mi máster, mi posgrado. Durante esos años aprendí a aplicar todo lo que había visto en la carrera, ya que mi empresa abarcaba desde el contacto con el cliente, el diseño de la solución que necesitaba y la fabricación de la misma.

¿Qué opinión le merece la profesión de ingeniero/a hoy en día?
Creo que ingeniero de la rama industrial es una de las profesiones que más campos abarca, por lo que puedes desarrollarte en muchísimos ámbitos y lo veo muy positivo.

¿Qué es lo que más le gusta de su profesión?
La capacidad de crear.

Además de ingeniera emprendedora es conocida su faceta deportiva, como piloto profesional de motociclismo en la categoría de Rally/Raid, ¿cómo se conjugan ambas cosas?
Es realmente difícil llevar las dos facetas de forma paralela, pero si gestionas bien las 24 horas del día, da tiempo a todo. Creo que ello me ha ayudado a desarrollar mi faceta de dirección y coordinación, donde la gestión del tiempo es primordial.

Este año, 2021, ha recibido además el Premio Pódium al mejor deportista absoluto de Castilla y León, que convoca la Consejería de Cultura y Turismo del Gobierno castellano leonés, ¿cómo se siente al recibir este reconocimiento a su esfuerzo y méritos deportivos?
Me enorgullece que se le haya otorgado un premio de tanto prestigio tanto a mi deporte, el motociclismo, como al deporte femenino.

Sara García muestra su trofeo como 2ª clasificada en la categoría de mujeres, sin asistencia, en el Rally Dakar 2021. Foto: Unlimited Dakar, Víctor Cuervo y Kiko Moncada.

¿Cómo es la experiencia de participar en el Rally Dakar?
Como los grandes retos en la vida laboral, es muy sacrificado, pero cuando consigues tu objetivo tienes una satisfacción plena, y si no logras conseguirlo, todo lo que has aprendido en el camino vale su peso en oro.

¿Cómo se gestiona una carrera tan larga a nivel mental? ¿Es necesaria una preparación psicológica además de física?
Hoy en día está muy de moda la salud mental en los deportistas, pero cuando yo comencé a competir era un tema prácticamente tabú, y es uno de los pilares del rendimiento. Gracias a mi psicóloga deportiva Bea Escartín, pude acceder a herramientas que me ayudaron a gestionar el Dakar, pero también pude implementarlas en mi día a día.

¿Piensa que sus conocimientos y aptitudes conseguidas en la Ingeniería también han podido ser de ayuda en el ámbito deportivo?
Por supuesto, y viceversa.

¿De dónde saca esa fuerza y tesón?
Creo que es algo que tiene una parte innata, está marcado en tu forma de ser, pero que también puede trabajarse y mejorarse.

¿Cuáles son sus próximos retos deportivos?
Tenemos la mira puesta en el inminente Dakar 2022.

¿Le ha costado mucho abrirse camino en un deporte donde los hombres tienen una mayor presencia?
Me ha costado y me sigue costando, pero creo que el mayor problema es que mi deporte es un deporte minoritario y, además, para seguir avanzando, necesitamos grandes presupuestos, es decir, grandes empresas que apuesten e inviertan en nosotros; pero estas suelen escoger otros deportes con más repercusión.
¿Y en el ámbito de la Ingeniería? ¿También ha notado en algún momento estas diferencias?
Pienso que cuando eres mujer, siempre tienes que demostrar que puedes desempeñar ciertos trabajos que en un hombre se da por supuesto que va a saber desarrollar.

¿Qué les diría a las jóvenes estudiantes que están dudando si estudiar una Ingeniería?
Les diría que traten de hablar con gente que está trabajando en los puestos que ellas querrían desarrollar, que escuchen sus experiencias y que valoren si eso es lo que desean realizar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.