Los acuerdos de París, aunque insuficientes, abren nuevas posibilidades para el control del cambio climático

0 151
El pasado 12 de diciembre, como final de la Cumbre del Cambio clímatico, se ha aprobó el primer tratado universal y jurídicamente vinculante por el clima. El Acuerdo de París ha sido adoptado por 195 países incluyendo por primera vez a dos de los grandes contaminadores del mundo: EE UU y China. El objetivo al que todos se han comprometido para finales de siglo es limitar el aumento de la temperatura media global en 2 ºC. Sin embargo no se han concretizado la cantidad de emisiones que hay que reducir para hacer esto realidad. Habrá revisiones cada cinco años, el documento establece como fecha límite el año 2020 para que las INDCs sean revisadas y actualizadas y así cumplir con el objetivo.

El documento recoge la necesidad de alcanzar un equilibrio entre las emisiones antropogénicas y los sumideros de carbono en la segunda mitad del siglo XXI, en base a la justicia, y en el contexto del desarrollo sostenible y los esfuerzos para erradicar la pobreza. Para los ecologistas este aporte sigue siendo insuficiente.

La financiación ha sido otro de los aspectos que más han retrasado las negociaciones. Las capacidades económicas y la voluntad de reducir las emisiones de cada país han sido a veces contradictorias, sobre todo en cuanto a los países emergentes como China e India, grandes emisores de CO2. Los países se han comprometido a generar un fondo económico de 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020. El texto final incluye una revisión al alza de esta cantidad, que algunos sectores consideraban insuficiente, a partir de 2025. Con este pacto los representantes de los 195 países reunidos en París no solo admiten que el problema del cambio climático existe, sino que reconocen que el aumento de la temperatura es responsabilidad del hombre.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.